La Caída: 1945

Autor: Antony Beevor

Categoría: Historia militar

Editorial: Crítica

Págs. 568 pp.

Una obra maestra de la historia moderna. Antony Beevor reconstruye en este libro la última gran batalla europea de la segunda guerra mundial y la estremecedora agonía del Tercer Reich. Con rigurosas técnicas documentales semejantes a las empleadas en Stalingrado pero con mayor aliento épico y más densidad política, Beevor combina como nadie un extraordinario talento de militar e historiador con unas dotes narrativas fuera de lo común para describir tanto la complejidad de las grandes operaciones militares y la lógica de las decisiones de sus mandos como los sentimientos de la gente común atrapada en un torbellino de fuego y metralla: la desesperación de Hitler, los deseos de venganza de Stalin, la impotencia de Guderian o la astucia de Zhukov, pero también la paradójica inocencia de unos niños jugando a la guerra con espadas de madera en mitad de sus casas destruidas por las bombas o el asco y el resentimiento de las mujeres brutalmente violadas por soldados soviéticos al tiempo que fanáticos de las SS ejecutan a cualquiera que se atreva a ondear una bandera blanca...

«Berlín se parece -ha escrito Michael Burleigh- al gran poema épico de Alexander Solzhenitsyn Noches prusianas, sólo que apoyado en impresionantes fuentes documentales. Es una obra maestra de la historia moderna.»

La batalla de Berlín se convirtió en el auténtico “Götterdammerung”, el Crepúsculo de los Dioses, de la Alemania nazi. Y la obra de Antony Bevoor nos muestra claramente aquel episodio final del III Reich. No solo nos detalla con sumo cuidado lo que estaba ocurriendo en las altas esferas de poder alemán y soviético (con la consabida documentación que hace Bevoor en los archivos soviéticos, que por otro lado hasta hace poco no podían consultarse) y las consecuencias paralelas que las decisiones de estos tenían en el soldado de a pie y en el civil indefenso que estaba metido entre la lucha de estos dos regímenes despiadados.

Además la obra de Bevoor nos ofrece dos aspectos hasta entonces desconocidos de la batalla de Berlín. Por un lado la violación masiva de las mujeres alemanas por parte del soldado soviético. Y la operación de los servicios secretos soviéticos de apoderarse del material nuclear alemán almacenado en Instituto de Física Kaiser Wilhelm situado en Dahlem.

Berlín 1945 - La caída tuvo que afrontar duras críticas en Rusia y otros países. El embajador ruso en el Reino Unido denuncia la obra como una "pesadilla" y una "calumnia contra los hombres que liberaron al mundo del nazismo". O.A. Rzheshevsky, profesor y presidente de la Asociación rusa de historiadores de la Segunda Guerra Mundial, ha acusado a Beevor de resucitar en la práctica los puntos de vista racistas y desacreditados de los historiadores neonazis, que describieron en su momento a las tropas soviéticas como unas "hordas de infrahombres asiáticos". Los temas centrales de esta obra -no por el lugar que ocupan en ella, sino por su amplitud- son cabalmente las brutales atrocidades cometidas por los soldados y oficiales soviéticos contra la población alemana, la resurrección de la imagen de las "hordas asiáticas", que la propaganda nazi martilleó en las cabezas de los alemanes, así como más tarde lo hizo un pequeño grupo de historiadores neonazis, de los que Alemania se separó ya hace tiempo. La principal conclusión del libro, a partir de la cual el autor conduce la totalidad de sus discusiones sobre el tema de las brutales atrocidades cometidas por los militares soviéticos, y especialmente las violaciones de mujeres alemanas.

Beevor ha respondido a las protestas rusas. Afirma que utiliza extractos del informe del general Tsigankov, el jefe del departamento político del 1 Frente Ucraniano, por citar el incidente. Él respondió a Rzheshevsky diciendo: "El profesor OA Rzheshevsky incluso me acusó de repetir la propaganda nazi, cuando en realidad la mayor parte de la evidencia sobre el tema surgió a partir de fuentes soviéticas, especialmente los informes del NKVD en GARF (Archivo Estatal de la Federación Rusa), y una amplia gama de informes personales fiables ". Beevor declaró que espera que los historiadores rusos "adopten un enfoque más objetivo al material en sus propios archivos que están en desacuerdo con el mito heroico del Ejército Rojo como 'libertadores' en 1945". Otros historiadores británicos, como Richard Overy, de la Universidad de Exeter, han criticado la indignación de Rusia respecto al libro y han defendido a Beevor. Overy acusó a los rusos de negarse a reconocer los crímenes de guerra soviéticos; "En parte, esto se debe a que consideran que gran parte de ellos fue la venganza justificada contra un enemigo que había cometido actos mucho peores, y en parte se debió a que estaban escribiendo la historia de los vencedores".

Perfil del autor

ANTONY BEEVOR estudió en el Winchester College y en la Real Academia de Sandhurst. Siguiendo las huellas de uno de los más célebres historiadores sobre la Segunda Guerra Mundial, John Keegan, Beevor es autor de numerosas obras que para algunos son controvertidas, e innovadoras para otros, en particular sobre las batallas de la Segunda Guerra Mundial (Stalingrado, Berlín y Creta), pero también una historia de la Guerra Civil española que ha recibido igualmente críticas, por parte de la derecha española, u otras obras sobre el siglo XX en general.

En tanto que antiguo oficial del 11º Regimiento de Húsares del Ejército británico, ha tenido acceso, tanto para la batalla de Stalingrado como para la de Berlín, a los archivos soviéticos, inaccesibles para los investigadores hasta 1991. De este modo ha renovado en profundidad la Historia militar y política de la Segunda Guerra Mundial.

Sus trabajos más conocidos, los superventas Stalingrado y Berlín 1945 - La caída, explican batallas de la Segunda Guerra Mundial entre la URSS y la Alemania nazi. Han sido celebrados por su estilo vibrante y preciso, y por el uso de los archivos soviéticos recientemente puestos a disposición de los investigadores para su consulta. Por el libro Stalingrado recibió el Samuel Johnson Prize, el Wolfson History Prize (1998) y el Hawthornden Prize (1999).

Sus obras hablan de las atrocidades cometidas por ambas partes en conflicto, pero resultan especialmente remarcables por su estudio prácticamente exhaustivo de los crímenes menos conocidos cometidos por el Ejército Rojo desde su entrada en territorio alemán, incluyendo el pillaje y la violación masiva y sistemática de mujeres alemanas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue