La “injerencia rusa” en Cataluña o cómo la prensa plutocrática nos toma por imbéciles

Tras las jornadas de gloria que nos dio el exsubdirector del diario El País, David Alandete, (actualmente, corresponsal del monárquico ABC en Washington) con el cuento de la “injerencia rusa” en Cataluña, unido a Mira Milosevich, del otanista Instituto Elcano, junto a otros mercenarios de la pluma, pensábamos que el tema había quedado enterrado para siempre. El ridículo que hicieron, sobre todo en la comparecencia ante los diputados británicos, fue tan descomunal que no es de extrañar que el diario El País lo “escondiera” con la carta de despido.

Pero aunque resulte sorprendente, la patraña ha regresado con nuevos ingredientes que prometen ofrecer nuevos momentos de hilaridad. ¿Y cómo es posible? Pues es muy sencillo… Las comadrejas de los medios plutocráticos, al servicio de sus amos, piensan –con cierta razón- que los ciudadanos nos creemos acríticamente sus historietas “conspiracionistas”, más propias del simplón pensamiento magufo que el de un periodismo serio con datos contrastables y conclusiones coherentes frutos de la reflexión y el sentido común. Pero nos equivocamos. Y, anticipando la conclusión de este artículo, esto se explica porque, querido lector, nos toman por imbéciles a todos.

Los hechos recientes y hasta la fecha son los siguientes:

  • La actual campaña de intoxicación antirusa se inicia con la publicación del artículo El CNI investiga las conexiones de Rusia con el independentismo catalán publicado en el digital neoliberal Vozpopuli el pasado 8 de noviembre. Allí se decía: “El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) investiga las conexiones de Rusia con el independentismo catalán, según informan a Vozpópuli diferentes fuentes conocedoras de estas pesquisas “Los servicios de inteligencia españoles ya han denunciado en uno de sus informes que la publicación de fakenews (noticias falsas) por parte de medios rusos impulsó el procés en Cataluña; y ha presentado como ejemplos informaciones que fueron difundidas entre la celebración del referéndum ilegal y la declaración unilateral de la independencia (DUI)”. Bien. Aconsejamos al lector la lectura del citado informe AQUÍ. Como comprobarán, lo que dice el artículo es muy diferente a lo que se lee en el informe del CNI. El informe se limita a exponer la doctrina Gerasimov, el gran especialista ruso en guerra híbrida. Y entre muchos otros ejemplos, pone dos noticias de los torpes de RT, de las que ya se disculpó el canal ruso por sus errores de interpretación (incluso en directo en una entrevista en RNE). Agarrarse a dos errores de unos periodistas no muy duchos para montar una “teoría de la conspiración” da el nivel de los anacletos españoles y sus corifeos en la prensa.  Todo lo demás que pone el artículo de Vozpopuli son consideraciones en las que no se aporta una sola prueba de algún tipo de intervención del gobierno ruso, ni hay fuentes contrastables ni merece la más mínima credibilidad. Solo hablan de miesteriosas “fuentes consultadas”… que siempre quedan ocultas.
  • El 23 de noviembre, nuevamente Vozpopuli publica “La justicia española investiga el vínculo de Rusia con Carles Puigdemont”. Esto se pone interesante. Se parte del hecho “increíble” de que el forajido Puigdemont ha sido entrevistado en algún medio ruso. ¿Sorprendente? No. Puigdemont ha sido entrevistado mucho más en medios franceses, belgas, ingleses, holandeses, canadienses, norteamericanos,… Pero estas entrevistas no cuentan para los magufos juntaletras. Debe ser que esas entrevistas las hacen “los buenos” y “no interesa” hablar de injerencia belga, francesa, holandesa, canadiense, etc, etc..
  • Después viene lo “gordo”… Al parecer, el juez Joaquín Aguirre ha abierto un sumario sobre una “supuesta trama rusa” dentro de la causa abierta por la presunta malversación y tráfico de influencias en el PDeCat. La trama se basa en conversaciones intervenidas por la Guardia Civil. En un mensaje de whatsapp,  Víctor Terradellas, ex responsable de Relaciones Internacionales de Convergència (CDC) y presidente de la fundación nacionalista Catmón escribe "A las 5 venía emisario de Putin". Terradellas había realizado un viaje a Moscú apenas un mes antes. "'President', soy Miquel. Estamos reunidos Víctor y yo con esa gente. En 24 horas nos contestan. Además mirarán: 1. Que China diga también lo suyo. 2. Qué viernes antes de hacer nada, hagas videoconferencia con PU". Pero el mismo medio reconoce que la Policía señala que "por el contexto de la conversación, podría tratarse de un error gramatical, aludiendo a realizar una videoconferencia con Putin, tal y como se refleja en reiteradas ocasiones más adelante en la misma conversación". Estos mensajes tan misteriosos ya han sido aclarados en los fundamental como veremos posteriormente. Lo que interesa señalar es que –una vez más- una investigación que está bajo secreto de sumario se ha debido “filtrar” sin querer para que llegara a El Periódico y a Vozpópuli. ¿Se puede comprobar la información? No. ¿Tiene sentido? No. El gobierno ruso nunca ha hecho el más mínimo caso a los separatistas catalanes. No así otros países “aliados” (véase el papel de Bélgica, el Reino Unido, Suiza, Alemania, Finlandia, por no hablar de los infames Bálticos, especialmente Estonia, auténticos “desarrolladores” de todo el sistema informático del entramado separatista catalán). Ni que decir tiene que cualquiera que sepa cómo funcionan las estructuras del Estado ruso, sabe que es ridículo pensar que el presidente Putin se fuera a reunir con un desgarramantas como el Sr Tarradellas.
  • El 15 de noviembre, Vozpópuli publica una nueva entrega: “El plan oculto de los ideólogos del 'procés': montar un ejército catalán con mercenarios de EEUU”… Allí se dice “Montar un ejército catalán contratando mercenarios de Estados Unidos. Esa es la idea que se recoge en la agenda de Víctor Terradellas, exdirigente de CDC investigado por financiar supuestamente la actividad de Carles Puigdemont y costear así los gastos del expresident fugado en Waterloo. La Policía Nacional, que investiga la agenda de Terradellas, muy próximo a Puigdemont, ha hallado anotaciones en las que aparece la empresa Dyncorp, una de las mayores compañías privadas militares norteamericanas, con sede en Virginia, y que es conocida por sus contratos en misiones exteriores por el Gobierno de EEUU. Así lo desvela este viernes Cadena Ser”. Es decir, contratar mercenarios de EEUU para montar un aparato militar y de inteligencia al servicio del separatismo catalán… Extraña “injerencia rusa”…  Solo esto, ya deja en ridículo todo lo dicho más arriba. Más aún: ¿Alguien puede pensar que unos individuos que quieren provocar una fractura en la soberanía de un Estado aliado a los EEUU, contratando mercenarios norteamericanos, iba a pasar desapercibido para los muchos servicios de inteligencia de ese país? ¿Debemos pensar que EEUU estaba callado “dejando hacer” a los enloquecidos separatistas catalanes? Si es así, esto sería bastante más grave que la fantasmagórica “injerencia rusa”, pero ningún medio plutocrático parece interesado en tirar de ese hilo. Reflexionen sobre ello…
  • En la misma edición, Vozpouli sigue “descubriéndonos” el sumario “secreto”. En un artículo titulado "Putin, financiación y bitcoin: el manuscrito que apunta a los lazos de Puigdemont con Rusia”: “La Guardia Civil ha descubierto un manuscrito del equipo de confianza del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont en el que se leen las palabras "Putin", "financiación" y "bitcoin". Así consta en el sumario de la investigación sobre las presuntas subvenciones irregulares al líder del procés al que ha tenido acceso Vozpópuli. En esta causa, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, se investiga además una trama rusa de apoyo a la Declaración Unilateral de Independencia. Según han advertido los agentes del Instituto Armado en un informe al magistrado Joaquin Aguirre, el hallazgo tuvo lugar en un registro efectuado en el domicilio social de la Asociación Igma, sede de Fundación Catmon y Estudilogo -entes cercanos a la antigua Convergència Democrática de Catalunya-. Allí se intervino un documento en el que "en el margen izquierdo aparece la palabra Putin, en el margen derecho, al parecer la palabra Finançament (financiación)". Ponemos aquí tan importante y clarificador documento y que el lector mismo juzgue…

 

El papelajo que encontró la Guardia Civil

  • Pero si seguimos leyendo, se reconoce el alcance de la denominada “trama rusa”: “Aunque la Guardia Civil recoge con interés los apuntes incautados, admite que "desconoce a ciencia cierta el significado de esas palabras, 'financiación', 'bitcoin', que aparecen al lado del apellido del actual presidente ruso Vladimir Putin”. Dicho de otra forma… no se puede establecer ninguna conexión de la palabra Putin con bitcoin. ¿Alguien piensa de verdad que Putin no tiene otra cosa que hacer que enviar unos bitcoins a Puigdemont? Simultáneamente, El Periódico desveló una importante información: “Las gestiones de la Generalitat de Carles Puigdemont  intentó contactar con uno de los dirigentes más oscuros y controvertidos  de Rusia, como es el líder del Partido Liberal Democrático (PLDR) de ese país, el histórico Vladímir Zhirinovski”. El líder de los ultranacionalistas de Rusia, Zhirinovski es un opositor a Putin, un chalado monárquico que obtuvo menos de un 10% en las últimas elecciones rusas. Un personaje pintoresco que ha declarado que si Puigdemont "quiere venir a Moscú, que venga. Aquí puede vivir cómo quiera, puede dar clases de Historia europea en el Instituto de Civilizaciones". Este individuo dirige el Partido Liberal Demócrata de Rusia, una formación considerada de ideología ultranacionalista y xenófoba… o sea, como los amigos de los separatistas catalanes en Bélgica, Escocia, Italia y otros países “aliados”… ¿Esta es la “trama rusa”?
  • El 20 de noviembre, siguiendo una serie de reportajes sobre los “papeles de Escocia” y sin tomar en cuenta las ridiculeces publicadas más arriba, Vozpopuli publica la pieza “El Gobierno tiene “bajo vigilancia” a varios cónsules acreditados en Barcelona”, donde se ponen negro sobre blanco informaciones muy valiosas. Un correo electrónico de Camilo Villarino, jefe de Gabinete de Josep Borrell, al cónsul español en Edimburgo, Miguel Ángel Vecino, avisa que el Gobierno tiene "bajo vigilancia" a algunos cónsules extranjeros en Barcelona por apoyar el independentismo catalán. Como es conocido un cónsul honorario suele ser un nacional del país en el que está acreditado, competente para ejercer un número limitado y secundario de las funciones consulares. El autor del artículo asegura que “El jefe de Gabinete del ministro de Asuntos Exteriores hizo hincapié en que el Gobierno había tenido que promover el cese "de una media docena de cónsules" acreditados en Barcelona. Todos ellos habían sido honorarios, pero la novedad que aportó Villarino en el email es que había "alguno de carrera también bajo vigilancia". Este último implica un salto cualitativo, pues si un cónsul extranjero acreditado en Barcelona muestra simpatías por el secesionismo catalán significa que, o bien lo hace con el apoyo expreso de su gobierno o bien ha sido 'captado' por la Generalitat catalana para su "causa". Hasta ahora, España había exigido el cese de cinco cónsules honorarios, cuatro bajo el Gobierno de Mariano Rajoy -Letonia, Filipinas, Bulgaria y Finlandia- y uno con Sánchez -el de Grecia-. Para colmo, el cónsul de Bélgica es Jan Vandeput y desde el principio de su estancia ha dado muestras de las buenas relaciones entre el Gobierno belga y Puigdemont. Pero curiosamente notamos una importantísima ausencia… ¿Y el cónsul ruso? Vaya, ese no es cesado... Curioso que para ser el cónsul del país que todos los magufos señalan como foco de la “injerencia”, el cónsul ruso no aparezca en la lista de sospechosos del Ministerio de Asuntos Exteriores y con dos gobiernos distintos en Moncloa.
  • El 22 de noviembre “salta la noticia” y el diario El País olvidando el ridículo que hizo con Alandete y sus compinches vuelve a la carga. Publica una serie de piezas pero para no aburrir al lector, nos limitaremos a la más importante: “La Audiencia Nacional investiga los movimientos de espías rusos en Cataluña”: “El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha abierto una investigación que mantiene secreta sobre las supuestas actividades en Cataluña durante el procés de un grupo ligado a los servicios de inteligencia rusos, según confirman tres fuentes a EL PAÍS”. El mismo esquema de siempre, una “investigación secreta” que, no una, sino ¡tres fuentes! la filtran al periódico. Filtración que necesariamente tiene que venir de la Audiencia Nacional o desde la Comisaría General de Información. Piense el lector lo que quiera… Como señala el artículo, las pesquisas han sido encargadas a la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, especializada en la “lucha antiterrorista”… ¿Y los servicios de contrainteligencia a que se dedican? Pregunta retórica, porque ya sabemos que por Cataluña se pasearon miles y miles de urnas, millones de papeletas y miles de activistas para tomar los colegios aquel 1-O y los servicios de información no se enteraron… estarían buscando espías rusos.
  • Aquí El País tira de las clásicas historietas de los medios de desinformación de la OTAN y, especialmente, del entramado montado por el servicio de espionaje británico llamado Bellingcat. La historieta en este caso es la de un siniestro grupo militar de élite ruso denominado Unidad 29155, a la que los servicios de inteligencia de varios países vinculan con “supuestas” maniobras de desestabilización en Europa. Para que el lector se haga una idea, la unidad 29155 es como Spectre, la organización que Ian Fleming se inventó para la saga de James Bond. Dice el periódico: “La supuesta intervención de la Unidad 29155 que ahora investiga la Audiencia Nacional está relacionada con el procés en Cataluña, según confirman a EL PAÍS una fuente judicial y dos fuentes policiales”. Al parecer, las fuentes tan “secretas” es la instrucción del sumario por un juez. Es decir, imposibles de contrastar. Y nos preguntamos… ¿el juez piensa investigar las “filtraciones” a El País?  ¿O no hay tales filtraciones y es todo intoxicación venenosa de los sicarios de la OTAN?
  • La realidad es que todo lo que están publicando los medios pesebreros españoles no son más que extractos (“corta y pega”) de información manipulada, intoxicadora o intrascendente aparecida en Bellingcat (MI6 británico) y Radio Liberty (CIA). Es decir, la punta de lanza de la guerra de desinformación contra Rusia. ¿Alguien con un mínimo de honradez intelectual pude considerarlos fuentes fiables? Es realmente ridículo y da vergüenza ajena que autodenominados periodistas de investigación se dediquen a estas labores tan innobles.
  • En febrero, Bellingcat publicó diversa “documentación” (sin posibilidad de contrastar) sobre los servicios secretos rusos que situaban a un oficial del GRU llamado Denís Serguéiev en dos ocasiones en Barcelona. En ambas había viajado con la identidad falsa de Seguéi Fedotov conocida desde hace años. En el primero de esos viajes, Fedotov llegó a la capital catalana el 5 de noviembre de 2016 y estuvo seis días en España. La segunda se produjo casi un año después, el 29 de septiembre de 2017, solo dos días antes del referéndum ilegal del 1-O. En aquella ocasión, el supuesto oficial ruso permaneció hasta el 9 de octubre. Por supuesto, no hay forma de contrastar que Fedotov sea la misma persona que Serguéiev, ni que se encontrara en Cataluña, ni que sea un agente de la unidad 29155, ni que dicha unidad si es que existe, se dedique a lo que especula Bellingcat y en caso de que existiera y Serguéiev fuera un agente, tampoco demuestran que estuviera en Barcelona para actuar en el proces independentista, ni siquiera podemos comprobar que Serguéiev no sea un agente contratado por algún servicio de inteligencia no ruso, como tampoco tiene sentido que un supuesto general de inteligencia vaya de país occidental en país occidental con los mismos pasaportes desde hace 10 años… ¿Pero es que nadie es capaz de ponerse a pensar un poquito? Todo son elucubraciones, informaciones sesgadas o manipuladas, insinuaciones sin material probatorio, vamos, lo que se conoce como “teoría conspiratoria” o más vulgarmente, una magufada que, esperamos no haga perder mucho tiempo al juez de la Audiencia Nacional.
  • Resulta que según los espías británicos a los que “plagia” El País, el agente Serguéiev es un tipo tremendo que deja a James Bond como un tontolahaba, siendo protagonista de la ejecución de todas las “operaciones rusas” que se han denunciado en los últimos años: atentado a un traficante de armas en Bulgaria, asesinato de Skrypal y su hija, golpe de Estado en Macedonia, elecciones en Francia, independencia de Cataluña,… ¿No notan nada raro? Pues que todas han sido un fracaso… ¡¡¡Vaya superespía!!! La realidad es que toda esta historia es un esperpento cuyo único objetivo es envenenar la mente de los lectores, oyentes y espectadores que sufren los medios de comunicación plutocráticos.
  • Dice El País que según “fuentes cercanas a la investigación” (lo de siempre, fuentes anónimas), esta información ha sido incorporada al sumario abierto por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón. Pero reconocen que “La investigación, aún en una fase incipiente, apunta a que las maniobras del espionaje ruso en Cataluña no estaban coordinadas con los independentistas, sino que su objetivo era desestabilizar España aprovechando la crisis”. O sea, que todo es farfulla para mantener vivo el relato de la “injerencia rusa”.
  • Otra gran “prueba” de la injerencia es que el pasado mayo los servicios secretos alemanes se mostraron “preocupados” por el apoyo ruso al independentismo en Cataluña tras recibir “información” de colegas europeos, que consideraron “muy plausible” y “convincente”. ¿Qué colegas? ¿Qué información? Nada se dice, nada se sabe… Al parecer, el máximo responsable de unos servicios que ni siquiera se enteraron que la NSA tenía pinchado hasta el teléfono de Merkel, presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, Hans-Georg Massen, aprovechó un simposio organizado en Berlín para mostrar su convencimiento de que Rusia actúa “en el caso de los separatistas catalanes, según se ha informado, apoyando su posición a través de actividades de propaganda”. Pero vamos a ver… “según se ha informado” ¿qué y por quién? ¿A ver si es que el Massen ese lo único que ha hecho ha sido leer El País? Y otra pregunta ¿Para actividades de propaganda tienen que mandar los rusos a los “mejores espías” con un general al frente? ¿No les valen media docena de periodistas? Que astrakanada…
  • Hay que decir, porque esto es muy clarificador, que la información del supuesto “James Bond ruso”, Serguéyev o Fedotov, de la ‘Unidad 29155’, el comando ultrasecreto que estaría utilizando el presidente Putin para desestabilizar toda Europa, tiene su origen en el diario estadounidense The New York Times, en un artículo publicado en octubre basándose en “fuentes oficiales de inteligencia” de distintos países… es decir, de espías enemigos. De los enemigos de Rusia. ¿Alguien puede pensar que en este tema y con esas fuentes, el NYT es una fuente confiable?
  • Sin embargo, el 21 de noviembre El Periódico publicaba algo verdaderamente revelador: la entrevista con el supuesto “enlace” de los separatistas catalanes en Moscú. Una información muy importante porque expresa la visión de la otra parte, la de los acusados por los magufos. El ya citado Víctor Terradellas, presidente de CatMón y persona muy cercana a Carles Puigdemont, fue a Moscú tres veces en 2017. Se entrevistó con Sergei Markov, un exdiputado oficialista y polítólogo con contactos en el Kremlin. El dirigente catalán le ofreció el reconocimiento de la anexión rusa de Crimea por parte del Govern de la Generalitat a cambio del apoyo del Kremlin a la declaración de independencia (DUI) catalana. Cuenta Markov a El Periódico: "Nos entrevistamos en tres ocasiones, acompañado de una periodista catalana que me conoce; me quería utilizar como contacto para que yo me dirigiera a los órganos de poder". "Me plantearon que Rusia pudiera apoyar la independencia de Cataluña. Y que (a cambio) Cataluña podría decir que Crimea es parte de Rusia". El académico ruso explica que la respuesta que dio a sus interlocutores fue tajante. "Yo les dije que por el momento el Gobierno ruso estaba muy distanciado del tema (catalán). Nosotros no necesitamos ese reconocimiento, no es cierto eso que dicen los medios occidentales de que buscamos el reconocimiento, tarde o temprano Occidente reconocerá que Crimea es parte de Rusia. ¿Qué diferencia hay ahora o más tarde?". Conclusión, que lo mandó a paseo… Según Markov, ambos interlocutores se reunieron con él en tres ocasiones en el otoño del 2017, "en dos ocasiones seguidas primero, luego se marcharon (de Rusia) y volvieron". De las anotaciones de Terradellas, se deduce que ésta última reunión probablemente tuvo lugar en los días previos a la DUI. Markov asegura desconocer de quién habla Terradellas cuando hace referencia a un "emisario del Kremlin" en los whatsapp que envía a Puigdemont. "Descarta, eso sí, que se tratara de "contactos políticos".  "Contactos políticos entre el Kremlin y Puigdemont no había; pero sí creo que fuera enviada gente de los servicios de inteligencia, figuras de perfil técnico, que se presentaran a si mismas como periodistas... lo que es seguro es que no hubo ninguna persona que pudiera prometerle algo en algún momento", desgrana. Una vez proclamada la DUI por Puigdemont, Moscú mantuvo su postura oficial de no reconocer la independencia catalana y declarar su postura a favor de la integridad territorial española tal como señalaron las declaraciones oficiales de su Ministerio de Asuntos Exteriores, el propio ministro S. Lavrov y hasta el mismo Vladimir Putin.

  

Victor Tarradellas (izda) y el profesor Markov (drcha.)

  • La verdadera injerencia. Ha coincidido que también en estos días se han hecho públicos contenidos del libro de memorias del ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de Mariano Rajoy. José Manuel García-Margallo, tituladas 'Memorias heterodoxas de un político de extremo centro', que se publicarán el próximo mes de enero. El exministro cuenta como Mariano Rajoy y Benjamin Netanyahu nunca tuvieron una reunión bilateral en los siete años que el primero estuvo en el poder, por sorprendente que parezca. Pero siempre se miraron de reojo por el tema de Cataluña, hasta el punto de que España amenazó en 2013 a Israel con el reconocimiento del Estado palestino si Tel Aviv mostraba simpatías por el secesionismo catalán. El entonces ministro de Asuntos Exteriores viajó a Israel en abril en 2013 y mantuvo un encuentro con Netanyahu en Jerusalén, "donde expliqué con absoluta claridad que, si nos molestaban en esto, nosotros reconoceríamos a Palestina", indica refiriéndose a Cataluña. Las simpatías israelíes con el nacionalismo catalán son antiguas, desde que Jordi Pujol puso a disposición de los sionistas la Banca Catalana durante la guerra de 1967.  Pujol siguió cultivando buenas relaciones con el Estado hebreo en sus años como presidente de la Generalitat y desde Tel Aviv se empezó a ver con agrado una Cataluña pro-israelí, no una España que históricamente ha sido defensora de las tesis palestinas. Por ello, el gobierno español miró con lupa la apertura de un consulado honorario israelí en Barcelona en junio de 2017, un acto al que asistió Carles Puigdemont a escasos tres meses del referéndum ilegal del 1-O. Precisamente, el silencio oficial de Israel ante la consulta por la independencia patrocinada por la Generalitat catalana provocó enorme malestar en Madrid. Igualmente, hay que recordar que los Mossos de Escuadra recibían entrenamiento por parte de los servicios israelíes.
  • El que fue jefe de la diplomacia española cuenta que centró su ofensiva exterior en un área geográfica -los países bálticos-, un territorio con ansias de independencia -Escocia- y un país que amagaba con respaldar a una Cataluña independiente -el citado Israel-. A los primeros –Estonia, Lituania y Letonia- les sugirió "claramente" que, si ellos seguían apoyando al separatismo catalán, España pediría que se levantasen las sanciones a Rusia que la UE había adoptado meses antes.
  • En el tema escocés, que también apoyaban y siguen apoyando el secesionismo catalán, tuvo una reunión secreta con Alex Salmond, primer ministro escocés, en el domicilio madrileño del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez-Galán, en la que le dijo que "si ellos seguían defendiendo la misma opinión, yo iba a empezar a decir que España vetaría el hipotético acceso de una Escocia independiente a la UE". En total, Margallo ordenó un total de 22 viajes de naturaleza diplomática a países europeos y no europeos para explicar claramente la cuestión catalana. En Europa se visitaron los tres países bálticos, Croacia, Eslovenia, Francia, Italia, Alemania, Austria, el Vaticano, Suiza, Polonia e Islandia. Fuera del Viejo Continente se "peregrinó" a Estados Unidos, así como a varias organizaciones internacionales. Curiosamente y a la vez sorprendente, no estaba en la lista Rusia, la gran protagonista de la “injerencia” según los pesebreros, señal de que los servicios de información del Estado y el propio Ministerio de Asuntos Exteriores nunca detectaron ningún peligro ruso.

La supuesta “injerencia rusa” no es más que un montaje levantado sobre la “interpretación libre” de un informe (muy malo) del CNI, unas “filtraciones” de la Guardia Civil, la Policía, los Juzgados o la Audiencia Nacional sobre investigaciones que están bajo “secreto”; el papelajo de un separatista catalán que ponía en una esquina el nombre de Putin; tres reuniones del mismo personaje con un exdiputado ruso que despreció su oferta; un superespía que parece que trabaja junto a Mortadelo y Filemón en la TIA, incapaz de acabar una sola operación con éxito; una unidad fantasmagórica llamada 29155, más mala que la Spectra imaginada por Ian Fleming; artículos de corta y pega de las intoxicaciones de Bellingcat, Integrity Iniciative o Radio Liberty, entramados de guerra mediática de la OTAN y los servicios secretos occidentales,… En definitiva, un esperpento que sólo ha podido tener eco en la colección de cabezas deshabitadas que conforman “nuestro” periodismo, con la “patriótica” excusa de que para eso les pagan. Así de triste, penoso y grotesco.

Y mientras tanto, la auténtica injerencia extranjera en el conflicto separatista en Cataluña pasa desapercibida: la actitud infame de los gobiernos de los países Bálticos con su racismo y xenofobia antirusa; algunos países del Este de Europa que solo alimentan la desintegración nacional de los demás porque ellos mismos son producto de la desintegración; partidos ultraderechistas de media Europa, racistas, xenófobos y liberales de estricta observancia; una degenerada Alemania que solo busca rapiñear al resto de los europeos y para eso lleva 30 años promoviendo el separatismo por toda el continente, como detalle basta recordar la instrucción de los directivos de la multinacional alemana T-Systems advirtieron el 18 marzo 2016 de no dejar por escrito el contenido de las reuniones con los separatistas de la Generalidad. Jové dejó constancia de la reunión el 23 marzo 2016: "Trabajar a través de la embajada xq 30% del capital es del Gob. alemán"; unos escoceses insolidarios, olvidadizos de su historia, separatistas por razones egoístas; los nórdicos… ni una mala palabra y ni una buena acción; los Países Bajos, herederos del genocidio colonial y que ahora van dando lecciones a los demás; la “neutral” Suiza, guarida de toda clase de delincuentes; la izquierda francesa, que siempre, siempre, acaba al servicio del capital y escupe sobre las clases más desfavorecidas… O sea, la chusma de “aliados” de España con su puñal siempre dispuesto a ser clavado en la espalda de este viejo y sufrido país. Vamos a ahorrarnos los comentarios sobre los  lobbies norteamericanos proseparatistas, las empresas de mercenarios yanquis o las insidias del genocida Estado judío…

Pero así son las cosas. Lo cierto es que es tan disparatado que hasta el Ministro de Asuntos Exteriores de España, Sr Borrell, estalló de indignación con las magufadas publicadas en estas semanas denominándolas “patrañas”... Pero perdamos toda esperanza. Los sicarios de la pluma venenosa seguirán sacando patrañas. Les dan igual las declaraciones del embajador de la Federación de Rusia en España, lo que diga su Ministro de Exteriores o el propio presidente Putin. Ellos son la “Verdad” y tienen muchas “fuentes bien informadas” y bien regadas con dólares. Para colmo, se creen moralmente superiores y desprecian tanto al público que no se sonrojan vendiendo su mercancía averiada como las acostumbradas patrañas sobre la “injerencia rusa”. ¿Saben por qué? Porque consideran que todos somos imbéciles menos ellos, que son las más listos de la clase…

La Unidad 29155, Spectra, la T.I.A., los enemigos del “mundo libre”… Son lastimosamente ridículos. Solo hay que mirarlos a través de las gafas de la libertad y la honradez para darse cuenta de que van “desnudos”, una visión vomitiva por la repugnancia que provocan. No hay sorpresas, camaradas. Son la gusanera de toda la vida.

Juan A. Aguilar

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue