PSOE-Podemos: Primer gobierno de coalición de izquierdas en España

Viendo en retrospectiva, el pasado 10 de noviembre de 2019 se celebraron elecciones anticipadas a las Cortes Generales (parlamentarias) en España, pero ningún partido obtuvo la mayoría absoluta de escaños en el Congreso para formar gobierno. Es más, ni siquiera las posibles coaliciones entre los 5 partidos mayoritarios suman una mayoría absoluta y todos se ven necesitados de los votos provenientes de minoritarios partidos regionales o nacionalistas (separatistas). Sobre el contexto post-electoral puede leer el artículo: “España tras las elecciones, ¿quién gobernará?”[1].

[1] Fuente: https://www.geopolitica.ru/es/article/espana-tras-las-elecciones-quien-gobernara

¿Un pacto “de izquierdas”?

Desde las mencionadas elecciones, la iniciativa para reunir los apoyos parlamentarios necesarios con los que nombrar al nuevo presidente del gobierno español ha recaído en Pedro Sánchez (Partido Socialista - PSOE), Presidente del Gobierno en funciones desde junio de 2018. El socio principal de Sánchez es Pablo Iglesias (Unidas Podemos - UP), los cuales le han exigido cargos en el gobierno como vicepresidencias y ministerios. Desde el partido socialista rechazaron en un primer momento que el nuevo gobierno pudiera ser de coalición y en su lugar hablaron de “gobierno de cooperación”, es decir, UP debía apoyar al PSOE para formar nuevo gobierno, pero sin formar parte del gobierno. Para UP esto resultaba inaceptable, y de hecho por ese estancamiento en las negociaciones y la falta de otra mayoría alternativa, en noviembre de 2019 se repitieron las elecciones.

Por otro lado está la cuestión del debate territorial dentro de España así como su encaje dentro de la unión europea y la idea de Sánchez es clara como ha señalado en el debate de investidura celebrado el 4 de enero de 2020: “Una España descentralizada y federal en una Europa federal y unida”, lo cual se traduce en una España más débil dentro de una Unión Europea con más competencias sobre sus Estados miembros. Además, los líderes de UP como su máximo dirigente, Pablo Iglesias, también son visiblemente partidarios de la “plurinacionalidad” en España, siguiendo el esquema de Evo Morales en Bolivia. Así pues, el debate territorial dentro de España tiene mucha más complejidad partidista como ahora veremos.

No obstante, a la vista de los resultados electorales en los cuales tanto PP como VOX incrementaron sus escaños, rápidamente tras las elecciones Sánchez (PSOE) e Iglesias (UP) firmaron un acuerdo inicial que ha sido la base de las negociaciones entre ambos partidos de izquierdas. Aquí se pueden dividir las negociaciones en dos sentidos: Poder y propaganda. Aunque desde ambos partidos pretendan mostrar que las negociaciones se basan en “ideas sociales de izquierdas”, la realidad de la política siempre es cruda y severa, y la única “idea de izquierdas” en estas dos formaciones ha sido conseguir o mantener su hegemonía partidista. En definitiva, lo importante ha sido el reparto de poder en los cargos de Gobierno. El PSOE intentando conceder los mínimos cargos y además lo menos relevante posible a UP, y por su parte, UP intentando conseguir los máximos cargos posibles de relevancia en el Gobierno.

Así mismo, Sánchez ha estado jugando la carta de la “crispación”, al igual que su antecesor en la Presidencia española, José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011). Sánchez ha reclamado que las tensiones en el Congreso producen divisiones en la calle, es decir, crispación, y que además eso no es patriótico, según palabras del ahora Presidente. Es decir que de nuevo para la izquierda, si es legítimo protestar contra los políticos, pero no contra ellos cuando van a gobernar, entonces lo patriótico es callarse[1].

[1] Fuente: https://www.elmundo.es/espana/2020/01/04/5e10f455fdddff624a8b46a9.html

Los rompecabezas del separatismo catalán y vasco

Para obtener mayoría absoluta en la sesión de investidura y sobre todo para garantizarse la gobernabilidad durante los 4 años de legislatura, Sánchez necesita el apoyo de partidos regionalistas o nacionalistas (separatistas). En especial se han centrado en las negociaciones con Esquerra Republicana (ERC), un partido separatista y de izquierdas en Cataluña, ya que sus 13 escaños son suficientes para garantizar dicha mayoría absoluta. El problema para Sánchez es que varios de los dirigentes de ERC están condenados en prisión por diferentes delitos (de nuevo, véase el artículo mencionado en la nota al pie nº1), entre ellos por sedición y malversación.

El punto de inflexión en las negociaciones se produjo a mediados de diciembre de 2019 cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) emitió una sentencia en relación con varios dirigentes separatistas catalanes en prisión (Junqueras - ERC) o fugados de la justicia (Puigdemont - JxC). El debate que pretendía resolver la sentencia es el momento exacto en que un candidato electo se considera que ha adquirido la condición de europarlamentario y en consecuencia ya goza de la inmunidad que conlleva dicha membresía. En este sentido el más beneficiado es el ex-presidente de la comunidad autónoma catalana, Carles Puigdemont, fugado de la justicia española en 2017 y ahora eurodiputado en Bruselas tras dicha sentencia. Por el contrario, la situación de Junqueras no varía ya que en la sentencia además de indicar que la inmunidad implica también salir de la cárcel para realizar las formalidades requeridas en el Parlamento Europeo, esto no conlleva el levantamiento de la prisión preventiva, ni mucho menos una vez que hay sentencia firme de prisión (a la que añadir la inhabilitación política).

Por supuesto, para ERC la sentencia es un triunfo de sus postulados y una señal clara de que todos los políticos encarcelados en la sentencia 459/2019 (publicada el 14 de octubre) deben ser puestos en libertad. Y aquí aparece otra división dentro del PSOE, ya que algunos representantes regionales rechazan cualquier pacto con ERC, mientras que otros representantes quieren conseguir ese apoyo de los separatistas catalanes para formar un tripartito de gobierno. Incluso hay división en algunas instituciones estatales ya que mientras la Fiscalía del Tribunal Supremo se opone a la excarcelación de Junqueras, la Abogacía del Estado si ha solicitado la excarcelación para que pueda Junqueras pueda ejercer como eurodiputado. Así mismo hay una disputa por la hegemonía dentro del separatismo catalán entre ERC y JxC, ya que ahora el partido más votado es ERC, mientras que anteriormente lo había sido JxC y sobre todo su antecesor partidista, Convergencia i Unió (CiU).

Además de lo anterior también se suma en esta cuestión de nacionalistas (separatistas) el debate territorial, es decir, las condiciones que ERC o el PNV (Partido Nacionalista Vasco) le marcan a Sánchez a cambio de su apoyo en el Congreso. De hecho, es la misma situación que durante los últimos 40 años se ha repetido sistemáticamente cuando no hubo un gobierno monopartidista con mayoría absoluta. Y ahora el PSOE está en un momento de especial debilidad electoral y estos partidos pretenden maximizar sus beneficios económicos que en este caso hablan directamente de una reconfiguración territorial de España, para que regiones como Cataluña o País Vasco se vuelvan estatalidades y al final puedan incluso ser independientes si lo deciden por referéndum.

Por el lado de los partidos nacionalistas (separatistas) vascos, tenemos a la histórica derecha liberal del Partido Nacionalista Vasco (PNV) dispuesta a recoger cuántos beneficios pueda de la debilidad del gobierno central. Y de hecho, han apoyado a Sánchez en la investidura, porque ha prometido nuevas concesiones del gobierno central a la comunidad autónoma vasca. También la izquierda radical de BILDU se apunta a las mismas exigencias que otros partidos separatistas catalanes pero ellos se abstuvieron en la votación. Con este partido ha habido mucha polémica porque provienen de la rama política de la banda terrorista ETA, y muchos otros partidos, especialmente del bloque de derecha, los considera portavoces de los terroristas y ahora Sánchez también se buscó su apoyo, en este caso, en forma de abstención. Así mismo, las declaraciones contra el Rey, la Constitución y las Fuerzas Armadas Españolas emitidas por diputados de Bildu en el Congreso, también han aumentado la tensión con otros partidos constitucionalistas.

Y finalmente, tras varios meses de negociación, PSOE y ERC alcanzaron un acuerdo por el cual ERC se abstendrá en las votaciones de investidura para que Pedro Sánchez sea nombrado presidente del Gobierno[1]. El acuerdo entre los dos partidos se refiere a dos puntos, la vía política para resolver “el conflicto político” en Cataluña y la creación de una mesa bilateral para negociar y resolver dicho “conflicto”. No obstante, una diputada de ERC le indicó directamente a Sánchez en el Congreso que a ERC no le importa nada en absoluto la gobernabilidad de España, ya que solo están ahí para cumplir sus objetivos, empezando por la liberación de los políticos separatistas presos por sedición[2].

[1] Fuente: https://elpais.com/politica/2020/01/02/actualidad/1577980918_403407.html

[2] Fuente: https://okdiario.com/espana/erc-dice-sanchez-importa-comino-gobernabilidad-espana-5008500

Marruecos, un problema al sur

Durante el pasado mes de diciembre también ha entrado en escena el siempre incómodo vecino meridional que aprovecha cualquier debilidad en la política española para avanzar sus proyectos expansivos. En este caso, el ministro de exteriores marroquí a la vez que insistió en el “derecho soberano” de Marruecos por delimitar sus aguas territoriales, dejó un espacio abierto para el diálogo con España[1].

En los proyectos aprobados en Marruecos, pretenden la anexión de las aguas territoriales del Sáhara Occidental así como su expansión hasta las aguas territoriales del archipiélago canario (España). En ese subsuelo marítimo canario se han hallado montes con importantes yacimientos de teluro o cobalto, imprescindibles para las nuevas tecnologías[2]. Este asunto ha pasado superficialmente en España ya que todas las atenciones estaban centradas en los pactos para formar gobierno y la sentencia del TJUE. Esto último de hecho vitalizó la idea del SPEXIT, o salida de España de la Unión Europea para recuperarse como Estado soberano en el mundo y de hecho el partido VOX ha sido quien más ha aprovechado el SPEXIT indicando incluso que a las instituciones de la UE les interesa una España más débil. Pero al mismo tiempo señalaron que su SPEXIT no aboga por la salida de la UE, sino por un cambio en la UE para respetar la soberanía nacional[3].

[1] Fuente: https://www.eldia.es/canarias/2019/12/29/conflicto-marruecos-aguas-repite-medio/1036961.html

[2] Fuente: http://www.revistaejercitos.com/2019/12/27/marruecos-canarias-y-las-zonas-economicas-especiales/

[3] Fuente: https://www.elmundo.es/espana/2019/12/20/5dfbcf4ffdddffeca98b460c.html

¿Qué hace la oposición “de derechas” y el Monarca?

Por el lado de la derecha, Partido Popular (PP) y VOX son los partidos mayoritarios pero cada cual ha hecho una campaña por su cuenta ya que el PP no quiere mezclarse con VOX, ya que VOX es calificado por otros grandes partidos y grandes medios de comunicación como “ultraderecha”, pero el PP necesita a VOX para cualquier pacto alternativo como lo ha necesitado en otros parlamentos regionales o ayuntamientos. La postura del dirigente del PP, Pablo Casado, ha sido la ausencia e inactividad en los últimos meses, lo cual puede ser indicativo de que espera el descarrilamiento de la coalición PSOE-UP, y el agotamiento de VOX, para así volver a ser el primer partido político de “centro-derecha” en España y tal vez, ganar de nuevo mayoría absoluta o una mayoría suficiente como para no tener que recurrir a complejos pactos de coalición. Mientras tanto VOX ha tomado un papel más beligerante contra los pactos PSOE-UP con los partidos separatistas ya que están en contra de cualquier pacto que sirva para romper España (pero siempre desde un punto de vista “neocon”).

En esta beligerancia incluso han aprovechado las circunstancias internacionales que llevan hasta Bolivia, donde varios diputados viajaron recientemente para reunirse con los ministros de Interior y de Defensa[1]. Recordemos que a finales de 2019 un golpe de Estado o motín nacional por el fraude en las elecciones presidenciales (según se mire), que concluyó con la huida a México (y después a Argentina) del hasta entonces presidente Evo Morales. El incidente que motivó el viaje de los diputados de VOX es que en los últimos días de diciembre apareció la noticia de que 4 agentes españoles del Grupo Especial de Operaciones (GEO) habían participado en un incidente en la embajada mexicana de La Paz (Bolivia). En dicho incidente, los agentes españoles supuestamente habrían intentado acceder armados y encapuchados a la embajada mexicana con el fin de extraer a una serie de refugiados allí, siendo bloqueados por la policía boliviana. En dicha embajada mexicana se refugian como asilados 9 altos cargos de la etapa Morales, los cuales son calificados por el actual Gobierno boliviano como “criminales conocidos”, y acusados por sedición, terrorismo y narcotráfico. Incluso desde el actual Gobierno boliviano acusan al Presidente en funciones español, Pedro Sánchez, de “atropellar la soberanía boliviana”.

Además de la acusación contra Sánchez, también alcanza a UP por la histórica relación de sus líderes con el ex-presidente Morales (al igual que con el chavismo venezolano), en particular por la posible relación y beneficio (financiación ilegal) entre los ahora asilados en la embajada mexicana en Bolivia y miembros de UP como los diputados en el parlamento español, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, así como del PSOE, como el ex-juez Baltasar Garzón o el ex-presidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Y el ministro de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, incluso ha solicitado que el Fiscal General del Estado cite a los anteriormente mencionados para declaren “por la presunta financiación ilegal recibida mediante malversación del dinero de los Bolivianos durante el gobierno de Evo Morales”[2].

En último lugar, la relación entre el jefe de Estado, el rey Felipe VI y Pedro Sánchez son distantes ya que la coalición de Sánchez reuniría a numerosos elementos republicanos y anti-militares. La posición del monarca ha sido el alejamiento de los focos mediáticos, para dejar que las polémicas afecten a otros políticos mientras que la Corona cumple con sus funciones constitucionales. No obstante, varios socios directos o indirectos del PSOE como UP y ERC, además de republicanos, también atacan sistemáticamente a las Fuerzas Armadas Españolas, y el Jefe de Estado además de Rey, también es Capitán General. Y de hecho, en la Pascua Militar celebrado el pasado 6 de enero, el Rey Felipe VI expresó en su discurso el compromiso de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil con España y su Constitución. También el Rey ha reafirmado el compromiso de España en la OTAN[3].

[1] Fuente: http://www.mingobierno.gob.bo/index.php?r=content%2Fdetail&id=689&chnid=11

[2] Fuente: https://twitter.com/LaDialecticaNac/status/1213498001462837248

[3] Fuente: https://www.elmundo.es/espana/2020/01/06/5e131e63fdddff24818b45cc.html

Investidura en dos fases

En la primera sesión de investidura, ERC y Bildu anunciaron que se abstendrían en la segunda votación del día 7 de enero[1]. Por su parte, los dirigentes de la coalición PSOE-UP se catalogan así mismos como una “coalición progresista histórica”. Mientras tanto PP criticó al PSOE por entregarse “a los peores radicales”, y VOX señaló que el PSOE pagará esta “vergüenza histórica”. Aquí se necesitaba una mayoría absoluta para el nombramiento, cosa que Sánchez ya preveía no conseguir, y efectivamente se pasó a la segunda votación.

Ya en la segunda sesión se investidura se produjo la votación que por mayoría simple ha nombrado a Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno, por 167 votos a favor contra 165 en contra. Ha sido la votación más ajustada en la historia reciente del parlamentarismo español. Ahora vendrá la “danza de nombramientos” para cargos ministeriales ya que Sánchez ha remodelado varios Ministerios para sacar competencias y crear otros Ministerios como Ministerio de consumo, o de Universidades. De esta manera pretende acomodar a sus socios de la coalición provenientes de UP. Y en primer lugar, hoy 8 de enero, ya se produjeron los tres primeros nombramientos en la vicepresidencia, siendo una de las tres vicepresidencias para el dirigente de UP, Pablo Iglesias[2]. Así mismo, se hizo ayer viral la fotografía de Pablo Iglesias llorando sin cesar tras la votación de investidura, algo nunca visto en ninguna investidura española, pero proveniente de un partido conocido por su necesidad de espectáculo en el Congreso para hacerse con los titulares del día.

En cuanto al futuro inmediato, tras los nombramientos ministeriales, el gobierno de coalición PSOE-UP deberá aprobar unos nuevos presupuestos generales del Estado. De hecho, su imposibilidad por aprobarlos el año pasado condujo a las elecciones anticipadas. Así mismo el otro gran problema de Sánchez-Iglesias será lidiar con los desafíos separatistas tanto de Cataluña como del País Vasco. Para ello, el tándem de gobierno ha anunciado que tomará medidas de diálogo, y han empezado a hablar de plurinacionalidad y federalización de España.

Esto puede significar cambios internos en el sistema de comunidades autónomas, y profundizarse aún más su sistema desigual en España, hablando de que hay nacionalidades y regiones, es decir, los que importan y el “resto-España” que debe callarse y aguantar el chiringuito político. También es posible un adelanto electoral para el parlamento autonómico catalán. No obstante, dicha situación de creciente tensión y apoyo proveniente del PSOE-UP a exigencias separatistas también servirá para incrementar el apoyo al PP, y especialmente a VOX, que muy probablemente seguirán subiendo en apoyos. Entonces se volverá a cumplir la ley física por la que toda fuerza tiene su equivalente en sentido contrario.

[1] Fuente: https://www.elmundo.es/espana/2020/01/04/5e10a5b621efa03c4c8b45ab.html

[2] Fuente: https://www.20minutos.es/noticia/4108365/0/nombres-ministros-nuevo-gobierno/

Geopolitica.ru

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue