Confidenciales

El 14 de septiembre, se publicó un artículo en Zenodo, un sitio de acceso abierto para compartir trabajos de investigación, que afirmaba que la evidencia genética mostraba que el coronavirus SARS-CoV-2 se produjo en un laboratorio, en lugar de surgir a través de una zoonosis con animales. El artículo de 26 páginas, dirigido por la voróloga china Li-Meng Yan, investigadora postdoctoral que dejó la Universidad de Hong Kong, no ha sido sometido a revisión por pares y afirma que esta evidencia de ingeniería genética había sido "censurada" en las revistas científicas. De hecho, National Geographic se puso en contacto con Yan y los otros tres autores del informe para obtener sus opiniones, pero no recibió respuesta.

 

Un medio venezolano emitió unos documentos de WikiLeaks que desvelan lo que piensa Estados Unidos sobre Venezuela, su pueblo y sus políticos.

Redacción

La investigación conjunta de The Guardian encuentra que ambas partes envían aviones de carga militares a la región, en flagrante violación del acuerdo para poner fin al conflicto.

 

En los últimos días, aparecieron varias historias en los medios de comunicación occidentales de derecha y de tendencia sensacionalista, incluidos Fox News, The Daily Mail y New York Daily News, entre otros, que afirmaron tener un testimonio de un llamado "científica" que de hecho había "desertado" de China a Occidente después de exponer lo que afirmó ser un encubrimiento del COVID-19 por parte de las autoridades del país. Li-Meng Yan, que trabajaba en la Universidad de Hong Kong, había realizado varias entrevistas con estos medios afirmando que su objetivo era llevar la "verdad del COVID-19" al mundo.

 

El senador estadounidense Chuck Grassley de Iowa y Ron Johnson de Wisconsin publicaron un informe que revela "millones de dólares en transacciones financieras cuestionables" que involucran a Hunter Biden, hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden.

 

Un ejemplo paradigmático para su estudio porque reproduce el mismo esquema aplicados en muchos otros acontecimientos. Lo ocurrido en Chile fue la típica operación montada por los anacletos de turno para justificar una inexistente campaña de “desinformación”, generalmente de origen ruso, sobre los acontecimientos en algún país de la órbita occidental. El axioma es muy sencillo: Si las protestas populares ocurren en un país calificado como “enemigo” son legítimas y democráticas. Si ocurren en un país liberal de la órbita globalista, han sido artificialmente alimentadas por campañas de desinformación, rusa, china, iraníes o venezolanas. Para sostener tamaña majadería cobran los anacletos una nómina que pagamos entre todos…

 

El director de la Inteligencia Nacional estadounidense reveló que a finales de 2016 sus servicios ‎tuvieron conocimiento de la existencia de un complot urdido por Hillary Clinton contra el ‎presidente Donald Trump. ‎

 

Komsomolskaya Pravda reveló nuevos hechos sobre la provocación durante la cual ciudadanos rusos fueron detenidos en Bielorrusia antes de las elecciones, y especialmente los nombres de los principales participantes en la operación, que involucró no solo al SBU, sino también al CIA. Aquí está la traducción completa del artículo de KP. Los párrafos que comienzan con guiones son los intercambios entre Alexandre Kots (en negrita) y su fuente dentro de los servicios secretos rusos. Los otros párrafos son comentarios o resúmenes del periodista.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue