La prensa anglosajona y sus pesebreros en lengua española nos han intentado nuevamente tomar por imbéciles a los ciudadanos occidentales. Hay que destacar al monárquico ABC o la crónica del “agente” antiruso Xavier Colás, que pasa por ser “corresponsal” del diario El Mundo en Rusia, que se han limitado a “copiar y pegar” lo que las agencias proOTAN han vomitado estos días.

¿Cuál es la cuestión? Pues que el denominado equipo de investigadores internacionales (JIT), que lleva intentando responsabilizar a Rusia del derribo del vuelo MH17 de Malasya sobre Ucrania en 2014, que costó la vida de 298 personas, ha “encontrado unas supuestas grabaciones” que implicarían al “entorno de Putin” en la tragedia.

¿Cuál es la realidad? Que dichas grabaciones no demuestran nada porque nada tienen que ver con la catástrofe del avión. Muy mal tienen que estar las cosas para el grupito del JIT cuando tienen que recurrir a intoxicaciones tan burdas. Un grupito cuyas conclusiones han sido puestas en duda incluso por el presidente de Malasya, responsable del avión (aunque esto no se lo cuentan los medios vasallos de la OTAN).

El infame equipo internacional de investigadores (JIT) dice que ha revelado el contenido de nuevas conversaciones telefónicas entre los sospechosos "dirigentes (separatistas) de la DNR (República Popular de Donetsk) y altos responsables rusos". Lo cierto es que si alguien puede pasarnos una copia de esas grabaciones para ser analizadas lo agradeceríamos… porque curiosamente, todos esos medios a sueldo no han puesto ¡un solo enlace a las citas grabaciones supuestamente publicadas!

Las supuestas llamadas entre los funcionarios en Moscú y los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania se realizaron principalmente a través de 'teléfonos seguros' proporcionados por los servicios de seguridad rusos… y que el JIT ha conseguido porque se los ha proporcionado… ¿quién? ¡Pues el SBU, el servicio secreto ucraniano! De risa.

Las conversaciones interceptadas dicen mostrar que dos líderes de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD) habían estado en contacto con Vladislav Surkov, un colaborador de Putin que desde hace tiempo se encarga de supervisar lo que pasa en Ucrania. También estaban al habla con Serguei Aksyonov, líder de un partido de Crimea y designado por Moscú para gobernar la península después de que tropas rusas liberasen el territorio de los golpistas de Kiev.

En una conversación el 3 de julio de 2014, los intoxicadores del JIT dijeron que el propio Surkov indica que los refuerzos vendrían de Rusia: "El sábado ya partirán hacia el sur para estar listos para el combate". Según el equipo investigador, hubo llamadas entre las fuerzas rebeldes y las de en Moscú "a diario para discutir asuntos financieros y militares de la RPD".

¿Y qué tiene que ver todo esto con el derribo del avión? Nada. Pero ¿qué le importa eso  a los mentirosos e intoxicadores profesionales? Pues eso, nada.

"La profundidad de la influencia rusa es relevante para investigar a otras personas involucradas en el derribo del MH17. Es por eso que lanzamos este nuevo llamamiento para testigos", dijo el JIT. Los pinchazos, según dicen, sin mostrar una sola evidencia, fueron obtenidos de la principal agencia de seguridad de Ucrania, el SBU.

Lo revelado apuntala las "indicaciones de vínculos estrechos entre los representantes del gobierno ruso y los dirigentes de la DNR”. Algo que ya sabía todo el mundo… Pero sibilinamente dejan caer la intoxicación para que el pobre lector caiga víctima de la mentira: “suscitan interrogantes sobre su posible implicación en el despliegue del BUK (sistema de misiles antiaéreos de fabricación rusa) que provocó la destrucción del avión", agregó.

El equipo investigador también cree haber identificado la voz de Aleksander Borodai, un ruso que se convirtió en un líder popular. "Estoy cumpliendo órdenes y protegiendo los intereses de un estado, la Federación Rusa. Y esa es la conclusión", se puede escuchar decir a Borodai. ¿Y qué tiene que ver esto con el derribo del avión? Exactamente eso que el lector está pensando… Nada.

El gobierno ruso, que ha negado su participación en el derribo del avión, ya ha replicado que no puede verificar la autenticidad de esas conversaciones. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, dijo en una conferencia de prensa en Moscú que estas conversaciones interceptadas llegan tras una ola de "noticias falsas" sobre el tema y deben considerarse con escepticismo.

Y nos hacemos una última pregunta… ¿Por qué las autoridades ucranianas han tardado cinco años en entregar esas supuestas grabaciones al equipo de investigadores? ¿Se las han encontrado ahora en un cajón? ¿O estaban escondidas en el mismo lugar donde siguen escondidos los datos de radar de la Fuerza Aérea ucraniana y de los controladores aéreos? ¿O estaban junto a las imágenes de los satélites estadounidenses que monitorizaban el cielo de Ucrania durante el conflicto de aquellos días?

¡Qué mal le tienen que ir las cosas a los sicarios de la OTAN que “investigan” aquella tragedia!

Cualquier día de estos nos pondrán una grabación de Putin ordenando el derribo del avión. Caradura tienen para eso y para más… Porque ellos piensan que Vd, querido lector, es imbécil.

Brechas en el caso del MH17, que Occidente no pudo cerrar

Durante varios años, el llamado equipo de investigación ha estado manipulando la investigación del accidente del avión de pasajeros malasio MH17 en el Donbass el 17 de julio de 2014. Al mismo tiempo, los «argumentos» presentados en los Países Bajos solo plantean nuevas preguntas sin respuesta.

Con base en las actividades del equipo de investigación, queda claro que la divulgación de la verdad sobre el accidente aéreo no es el objetivo de los expertos. Así, en realidad tomaron la evaluación de los eventos políticos en el Donbass y difundieron conversaciones telefónicas interceptadas por el Servicio de Seguridad de Ucrania-SBU, en las que no hay una palabra sobre el Boeing de Malasia.

Al mismo tiempo, nadie se molesta en tratar de explicar dónde el Servicio de Seguridad de Ucrania tiene una cantidad tan grande de conversaciones supuestamente interceptadas que mencionan sospechosamente el sistema de misiles antiaéreos Buk e incluso hablan de la relación entre los comandantes. Al mismo tiempo, los servicios especiales ucranianos no pueden presentar grabaciones de audio similares de las negociaciones entre el personal militar de la RPD y la RPL durante la derrota de los elementos de Kiev en las «calderas».

También es digno de mención que los expertos del equipo de investigación internacional no interrogaron a los detenidos por las fuerzas de seguridad ucranianas en agosto del 2014, a quienes representaban como «testigos» del ataque. Obviamente, este interrogatorio arrojaría luz sobre lo que sucedió, pero no a favor de la versión occidental de los acontecimientos. Una situación similar es que la información de que el misil con el número de serie 8869032 que fue transferido a la unidad militar en Ucrania en la época soviética no se verificó. Además, no se sabe dónde, en el momento del desastre, estaba el batallón de sistemas de defensa aérea Buk de Ucrania.

En lugar de evidencia real, los «expertos» del equipo de investigación internacional presentaron solo fotos y videos dudosos de origen desconocido que no pudieron confirmar la versión de culpar a Rusia.

Análisis: El vuelo MH17 o cómo el Equipo de Investigación Conjunta meter un búho en un globo terráqueo

Dmitry Borisenko

En el ruso moderno, existe una refrán que habla de cómo «meter un búho en un globo», es decir algo ilusorio, y, leyendo el informe del Grupo de Investigación Conjunta-JIT que investiga el caso del Boeing de Malasia derribado sobre Ucrania en el verano del 2014, puedo decir con confianza que esto es lo que están haciendo estos valientes. Además, su búho es pequeño y el globo es enorme, lo que convierte sus increíbles esfuerzos para atraer al búho a este globo en una farsa que ha sido observada durante varios años por toda esa parte de la humanidad que está familiarizada con un concepto como la lógica. Digo parte de la humanidad, porque en la cima de la actual burocracia de Bruselas con lógica hay un completo «Ales Kaput».

En este artículo no operaré con cifras y hechos, la parte rusa los proporcionó en volumen suficiente, realizando sesiones especiales del Ministerio de Defensa sobre el accidente de Boeing, aclarando a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y publicando los datos de mis propias experiencias realizadas por Almaz-Antey, que se refería a los medios de cómo fue derribado “Boeing” y mucho más.

Como dijo un héroe en una famosa película soviética: «Confiemos en la lógica y el sentido común».

Comencemos. El equipo de investigación recurrió a «posibles testigos» que pueden testificar o proporcionar información sobre una lista completa de problemas. Aquí están

— La influencia de Rusia en la «República Popular de Donetsk»

— Comunicaciones

— Áreas de influencia desde el exterior-Gestión

— Áreas de influencia desde el exterior-Financiación

— Áreas de influencia desde el exterior-Operaciones militares

Divino, ¿no es así? La lista completa nos indica que los investigadores solo están interesados ​​en los testimonios que se pueden servir para el enjuiciamiento de Rusia. ¿O me estoy perdiendo algo? ¿Quizás esta lista contiene un llamado a testigos potenciales para testificar sobre una posible participación en la tragedia de las Fuerzas Armadas de Ucrania o los servicios especiales de Ucrania? ¿Quizás haya una llamada en la lista para testificar sobre la participación de las agencias de inteligencia occidentales en la organización del accidente del Boeing de Malasia? ¿Y por qué no podrían participar en esta historia?

También organizaron un golpe de estado en Ucrania, y ahora las agencias de inteligencia de EE.UU. organizaron un golpe de estado en Bolivia, y anteriormente trataron de organizarlo en Venezuela. Entonces, ¿por qué el equipo de investigación no está considerando esta versión? Se ajusta muy lógicamente al concepto de la política de sanciones de Occidente hacia Rusia, hacia la transformación de Ucrania en un estado anti-ruso. Como dijo el mismo héroe de la película, «¡Esto está claro! Ya lo veo! ¿Quizás tomaron temas similares para considerarlos antes? No Ni siquiera hubo intentos. El tema de la responsabilidad de Ucrania por el espacio aéreo no cerrado para la aviación civil en la zona de hostilidades sigue siendo su «talón de Aquiles». Entonces, ¿dónde está la objetividad de la investigación?

La ley romana dice: «Busca a quien le beneficia el crimen», veamos, ¿y quién recibió el beneficio de esta tragedia? Rusia. Bueno, solo si consideramos a Putin y los líderes rusos masoquistas, que por lo tanto querían empeorar la situación económica en el país, dando lugar a la imposición de ciertas sanciones económicas contra Rusia, entonces tal versión podría tener lugar. Pero Putin puede ser considerado un dictador, un líder autoritario, un oficial de la KGB, pero ciertamente uno no puede aplicar a Putin un insensato. El presidente de Rusia no es un político ilógico. Por el contrario, sus acciones son siempre muy lógicas y consistentes. Y, en este contexto, él es el último que estaba interesado ​​en el derribo del Boeing y la muerte de cientos de personas. ¿Y quién se benefició de esta tragedia? ¿Los golpistas que llegaron al poder en Ucrania? Por supuesto, todo el beneficio. La condición de víctima de agresión, que, aunque lo habían hecho después de la reunificación del pueblo de Crimea con Rusia, se complementó de inmediato con un impresionante paquete de sanciones antirrusas, ya que en el caso de Boeing era «un ataque militar directo contra un avión civil sobre territorio ucraniano». ¿Ayuda y «simpatía» de Occidente? Por supuesto que sí. ¿Representación de Ucrania como víctima del «dictador sangriento Putin» a los ojos del hombre occidental de la calle? Dado el sesgo de los medios de comunicación occidentales, sin duda. Pero Ucrania recibió lo principal: la legitimación del neonazismo, que fue el motor del golpe. Al igual que el neonazismo boliviano se ha convertido ahora en el motor de un golpe de estado en Bolivia. Detrás del ruido informativo creado, las marchas con símbolos nazis y la quema de personas por los neonazis en Odessa, y el bombardeo de las fuerzas armadas ucranianas en el Donbass desde múltiples sistemas de lanzamiento de cohetes, artillería pesada y aviación, de alguna manera retrocedieron en el fondo. La tragedia de Boeing se convirtió en una especie de cortina de humo informativa, más allá de la cual el mundo no podía ver el verdadero estado de las cosas en Ucrania y estaba horrorizado por lo que estaba sucediendo allí. La tragedia del Boeing fue la cobertura informativa perfecta para las autoridades ucranianas.

Además, esto le dio a Kiev la oportunidad de desarrollar el tema de la supuesta invasión rusa. Lo que en realidad no existía, pero que se suponía que debía existir en la mente de la opinión pública occidental. ¿Recuerdan la hermosa película estadounidense «La cola menea al perro»? Al igual que en esa película, para salvar la imagen internacional de los nacionalistas y racistas que llegaron al poder en Kiev, las autoridades en Ucrania necesitaban una guerra, y no siquiera victoriosa, sino todo lo contrario. Un país sangriento, tan democrático y casi europeo debería haber sido amado en Occidente, apreciado y querido, mientras ocurría la ilegalidad en Ucrania, los periodistas fueron asesinados, la libertad de expresión fue cancelada, pero lo peor fue que muchas personas murieron en el conflicto civil armado en el sudeste del país. Pero para Poroshenko y su séquito reconocer este conflicto como una guerra civil, eran imposible. Cualquier definición: agresión rusa, terrorismo, ataque de marcianos,… pero nunca «guerra civil».

Ahora veamos, y quién más se benefició del derribo del Boeing y arrojar la responsabilidad sobre Rusia. Pues nuestro Occidente tolerante, democrático, blanco y esponjoso e inexplicable. La Anciana Europa + el Nuevo Mundo.

No es ningún secreto para cualquiera que haya estudiado el golpe de estado en Ucrania, saber quiénes lo prepararon, y como invirtieron, según ellos, $ 5 mil millones, que designaron a los nuevos líderes y para qué se hizo todo esto. El propósito de todos estos movimientos políticos era Rusia, y los principales postulados fueron los siguientes:

-La formación de una opinión pública que respalde la imposición de sanciones contra Rusia, por su debilitamiento económico y, por lo tanto, desestabilice la situación en la Federación de Rusia y desacredite al liderazgo político del país y personalmente a Vladimir Putin;

-Construir una imagen de Rusia en el mundo como la principal amenaza global;

-La formación de un conflicto latente en la frontera rusa que haga desviar sus fuerzas y medios para resolver este problema.

Todavía había objetivos más pequeños, pero no hablaré de ellos ahora. Entendimos lo principal. Occidente también se benefició de la tragedia de Boeing.

Y ahora, quiero presentarles los conceptos básicos de una profesión como la dirección (cine, teatro). ¿Saben lo que me enseñaron los primeros tres años en la academia de teatro? Capacidad para formular una súper tarea. La supertask, para decirlo simplemente, es que, de hecho, cuando filmamos una película, debe poderse usar una sola oración para describir el argumento. Por ejemplo, los que previamente recordamos a William, el nuestro, Shakespeare, sabe que  la súper tarea de la película «Hamlet» se vería así: el hijo a toda costa quiere vengar el asesinato de su padre.

Y cada estornudo, cada gesto, cada movimiento en la película está dirigido a una cosa: resolver la súper tarea. El director, al hacer una película, verifica cualquier acción con una simple pregunta: «¿Cómo funciona para resolver la súper tarea?» Si no, entonces se descarta sin piedad.

Ahora extrapolemos nuestro conocimiento de dirección a la situación de Boeing. La súper tarea de Estados Unidos y sus socios europeos, o más bien vasallos, ya que no se ha hablado de una verdadera asociación durante mucho tiempo, fue muy comprensible: debemos detener a Rusia en su búsqueda para construir un mundo multipolar. Verifique cualquier paso de Occidente basado en esta súper tarea, y verá que todo funciona para conseguir resolverla, y todo lo que no sirve para resolverla no se hace. Simple y claro. Todos los artículos enumerados en la apelación del Grupo de Investigación del Boeing están trabajando en la súper tarea occidental. Y todo lo que escribí antes sobre los beneficios de las autoridades ucranianas y los Estados Unidos con sus vasallos, no encaja en la súper tarea establecida, por lo que nunca habrá preguntas sobre ellos. No habrá una investigación objetiva de la tragedia de Boeing hasta que aparezca un nuevo director en el liderazgo político de los Estados Unidos y Europa Occidental, que formule una nueva súper tarea y comience a buscar un nuevo éxito político. Incluso estoy listo para darle un nombre a esa nueva supertarea: «Chicos, vivamos todos juntos». Y veremos cómo las acciones de nuestros socios occidentales, comenzando por los jefes de estado y terminando con los medios de comunicación, cambiarán radicalmente, y tal vez la lista del Grupo de Investigación para el desafortunado Boeing de Malasia consistirá en un solo elemento:

-Estamos buscando testigos que sepan al menos algo sobre la tragedia de Boeing, sin guiños discretos hacia Rusia.

Sin embargo, estoy casi seguro de que esto no sucederá en un futuro cercano, lo que significa que las declaraciones de Rusia de que la investigación debe abordarse de la manera más objetiva posible y sacar conclusiones no de falsificaciones de Internet y conversaciones telefónicas, sino en base al trabajo conjunto de especialistas, seguirá siendo la voz de alguien que clama en el desierto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue