En respuesta a los ataques militares saudíes a Yemen, las fuerzas yemeníes han lanzado misiles balísticos contra un aeropuerto en la provincia saudí de Najran.

De acuerdo con las declaraciones del portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general de brigada Yahya Sari, las fuerzas yemeníes han disparado este martes una serie de misiles de corto alcance de tipo Badr-1 contra objetivos militares en un aeropuerto en la región de Najran, en el suroeste de Arabia Saudí.

El ataque, según Sari, ha sido una respuesta a la agresión liderada por Arabia Saudí contra Yemen, y ha provocado fallos en el servicio y tráfico aéreo del aeropuerto de Najran.

Además, ha confirmado que Riad ha perpetrado 52 ataques aéreos contra Yemen en las últimas horas, si bien las fuerzas yemeníes han tomado las precauciones necesarias para evitar víctimas civiles.

El ataque yemení se ha producido tres días después de un bombardeo mortal dirigido por Arabia Saudí contra la prisión de Al-Maqsuf, situada en la provincia de Al-Dhamar, en el suroeste de Yemen. Según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la cifra de muertos fue de más de 100 personas.

Drones yemeníes bombardean la base aérea Rey Jalid en Arabia Saudí

La unidad de drones del Ejército yemení y el movimiento popular Ansarolá han lanzado una serie de ataques contra hangares de aviones militares en Arabia Saudí.

De acuerdo con Yahya Sari, el portavoz del Ejército de Yemen, un escuadrón de aviones no tripulados de combate Qasef-2K, de fabricación nacional, atacó el martes por la noche con mucha precisión los objetivos designados en la base aérea MalikJalid (Rey Jalid), en la región fronteriza de Asir (suroeste de Arabia Saudí).

El vocero ha advertido de que las fuerzas yemeníes continuarán con los ataques de represalia mientras el reino árabe no cese su agresión militar y el injusto bloqueo que ha impuesto a este país más pobre del mundo árabe. Fue casi hace una semana que la Fuerzas Aérea del Ejército y del movimiento popular yemení Ansarolá bombardearon el mencionado aeropuerto militar.

Entre tanto, una fuente militar yemení no identificada informó el lunes de una serie de ataques misilísticos y de artillería contra las posiciones de los mercenarios saudíes en el área montañosa Jabal Al-Qais en Jizan, situada en el suroeste de Arabia Saudí.

Las fuerzas yemeníes lanzaron, en concreto, tres misiles de fabricación nacional, modelo Zelzal-1, dejando decenas de muertos y heridos en las filas de los saudíes.

Las fuerzas yemeníes lanzan a menudo ataques de represalia contra posiciones vitales y militares de Arabia Saudí y sus mercenarios como respuesta por los bombardeos a Yemen y el bloqueo aéreo y naval al que someten a ese país.

El Ejército y los comités populares yemeníes lograron repeler también un ataque a gran escala de mercenarios de Arabia Saudí en la ciudad de Harad (noroeste), tras 24 horas de lucha, según informó el lunes el general Sari.

Yemen lleva alrededor de cuatro años fragmentado por una guerra lanzada por Arabia Saudí y sus aliados con el fin de restaurar en el poder al fugitivo expresidente yemení AbduRabuMansurHadi, y reducir la influencia del movimiento popular Ansarolá en el país.

El pasado miércoles, el ministro yemení de Salud, Taha al-Mutavakel, cifró en 140 000 el balance de víctimas civiles contabilizadas desde el inicio de la guerra contra Yemen en 2015. Además, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha calculado que de seguir la guerra el número de víctimas mortales podría alcanzar la cifra de 500 000 para finales del año 2020.

ONG: Baréin recluta a terroristas para reprimir a disidentes

El régimen de Al Jalifa recluta a “terroristas” y “extremistas” para reprimir a los activistas políticos, revela un ONG pro derechos humanos con sede en EE.UU.

La Organización No Gubernamental (ONG) Americanos por la Democracia y los Derechos Humanos en Baréin (ADHRB) reveló en un comunicado emitido ayer martes que las autoridades bareiníes reclutan a grupos “terroristas” y “extremistas” para participar en la represión de los manifestantes que se oponen a las políticas de la pequeña monarquía árabe.

Entre las misiones de los grupos reclutados, figura “el asesinato” de los líderes de la oposición; una medida que “ha preocupado” al ente pro democracia con sede en Washington, de acuerdo con la publicación.

ADHRB, mediante el comunicado, ha pedido a las autoridades bareiníes que pongan fin a la represión con mano de hierro que ejercen contra los opositores y que respeten sus derechos a la libertad de expresión.

De igual modo, ha pedido la liberación de “todos los presos políticos” que se encuentran en cárceles bareiníes por su tendencia política.

De acuerdo con los activistas bareiníes, muchas personas, entre ellos líderes de los grupos de la oposición, médicos, profesores, estudiantes y funcionarios, se encuentran en las prisiones, donde también han sufrido torturas.

Amparado y protegido por EE.UU., los Al Jalifa siguen violando los derechos humanos de los ciudadanos desde 2011. Durante todos estos años, Baréin ha ido reprimiendo a los manifestantes antigubernamentales porque las críticas hechas por otros países y las organizaciones internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se limitan en comunicados y palabras y nunca se convierten en una medida práctica para salvar a los bareiníes que siguen exigiendo a diario la renuncia de este régimen.

La ONU dice que Estados Unidos, el Reino Unido y Francia son cómplices en los crímenes de guerra de Yemen

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU criticó a los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia por su complicidad en crímenes de guerra en Yemen por parte de la coalición liderada por Arabia Saudita, advirtiendo que alentar tales crímenes vendiendo armas u otra ayuda también es ilegal.

«Declara que a sabiendas ayuda a las partes en conflicto en Yemen en la comisión de violaciones sería responsable de la complicidad en las violaciones relevantes del derecho internacional humanitario», declaró el Grupo de Expertos Eminentes Internacionales y Regionales del ACNUR sobre Yemen en un extenso informe publicado en Martes.

Con el número de informes públicos que alegan y a menudo establecen violaciones graves del derecho internacional humanitario, ningún Estado puede alegar que no tiene conocimiento de que tales violaciones se cometan en Yemen.

El informe de 274 páginas enumeró posibles crímenes de guerra cometidos por ambas partes en el conflicto, incluidos ataques aéreos y bombardeos, minas terrestres, «tácticas de asedio», ataques a hospitales y otra infraestructura vital, arrestos y ejecuciones arbitrarias, tortura y reclutamiento forzado de niños en combate. Los escritores afirmaron haber enviado los nombres de los principales individuos militares y políticos de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Yemen y el movimiento Houthi al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para una mayor investigación y posible enjuiciamiento.

El Reino Unido y Francia caen bajo un escrutinio especial como signatarios del Tratado sobre el Comercio de Armas, que prohíbe la venta de armas si un país cree que se utilizarán para cometer «atrocidades masivas». Sin embargo, incluso los que no son partes en el TCA pueden enfrentar «delitos» responsabilidad de ayudar e incitar crímenes de guerra «ya que después de cinco años de lucha» ya no puede haber excusas para no tomar medidas significativas para abordar «la crisis humanitaria y las violaciones del derecho internacional que tienen lugar en Yemen.

El Tribunal de Apelaciones del Reino Unido dictaminó en junio que el gobierno «no había hecho ningún intento» de determinar si Arabia Saudita estaba usando sus armas para violar el derecho internacional, y aunque el Secretario de Estado Liam Fox dijo que suspendería las licencias para exportar a la coalición saudita, El Departamento de Comercio Internacional dijo que apelaría el fallo. En julio, el presidente Donald Trump vetó un proyecto de ley raro respaldado por los dos partidos para terminar con la venta de armas a Arabia Saudita por Estados Unidos, quien se quejó de que «debilitaría la competitividad global de Estados Unidos» y dañaría las relaciones con los aliados. Y el gobierno francés ocultó las ventas de armas de su gente por completo, luego amenazó con arrestar a los periodistas que expusieron las ventas por publicar información confidencial.

El informe de UNHRC también proporcionó una actualización sobre la impactante escala de la crisis humanitaria, revelando que casi una cuarta parte de la población yemení estaba desnutrida a principios de 2019, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, con 230 de 333 distritos en riesgo de hambruna y 24,1 millones de personas que necesitan asistencia simplemente para sobrevivir.