Los talibanes han prometido este martes continuar luchando contra las fuerzas de EE.UU. en Afganistán, después de que el presidente del país norteamericano, Donald Trump, confirmara este 9 de septiembre su decisión de cancelar las conversaciones de paz con este movimiento. Además, han advertido que Washington lamentará haber abandonado las negociaciones.

"Teníamos dos formas de poner fin a la ocupación en Afganistán, una era la yihad y la lucha; la otra eran conversaciones y negociaciones", declaró a la agencia AFP el portavoz del movimiento Talibán, Zabihullah Mujahid.

"Si Trump quiere detener las conversaciones, tomaremos el primer camino y pronto se arrepentirán", ha concluido.

Negociaciones canceladas

En el marco de una rueda de prensa este lunes, el presidente de EE.UU., Donald Trump, confirmó la decisión de parar el proceso de negociación entre su país y el movimiento Talibán.

"Por lo que a mí respecta están muertas", aseveró en referencia a las conversaciones de paz. Esta declaración el presidente de EE.UU. hizo dos días después de anunciar la cancelación del proceso de paz en Afganistán. La decisión de Trump se debió a un ataque en la capital afgana atribuido al movimiento Talibán en el que murieron un soldado estadounidense y once personas más.

Después de que Washington cancelara las negociaciones de paz con líderes talibanes, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, declaró este 8 de septiembre en una entrevista que "solo en los últimos diez días" el Ejército estadounidense había matado "a más de mil talibanes".

Trump sobre las conversaciones de paz con los talibanes: "Por lo que a mí respecta están muertas"

En el marco de una rueda de prensa este lunes, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha confirmado que la decisión de parar el proceso de negociación entre su país y el movimiento Talibán fue suya.

"Por lo que a mí respecta están muertas", ha aseverado en referencia a las conversaciones de paz. Este anuncio el presidente de EE.UU. ha hecho dos días después de anunciar la cancelación del proceso de paz en Afganistán.

Con respecto a la retirada de las tropas estadounidenses del territorio de Afganistán, que en buena parte está controlado por los talibanes, el mandatario de EE.UU. ha señalado que esta maniobra sigue en los planes de su administración, pero se efectuará a su debido tiempo.

"Nos gustaría salir, pero saldremos en el momento adecuado", ha prometido Trump.

En relación con este tema, el 8 de septiembre el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, declaró en una entrevista que fue Donald Trump quien decidió romper las conversaciones con los talibanes, después de que la semana pasada estos mataran a un soldado estadounidense y a otras 11 personas en un ataque perpetrado en la capital de Afganistán, Kabul.

"Cuando vimos esa acción estábamos cerrando una solución […] el presidente Trump dijo: 'Es suficiente. No vamos a hacerlo; no vamos a recompensar ese comportamiento' y lo cancelamos", reveló Pompeo. Además, añadió que "solo en los últimos diez días" el Ejército estadounidense había matado "a más de mil talibanes".

  • Este 7 de septiembre, Donald Trump anunció la ruptura de las negociaciones de paz con líderes talibanes que tenía previsto mantener en el complejo presidencial de Camp David, en el estado de Maryland. La decisión se debió a un ataque en la capital afgana atribuido al movimiento en el que murieron un soldado estadounidense y once personas más.
  • Diplomáticos estadounidenses tardaron meses en abordar con los representantes de los talibanes un plan que posibilitara la retirada de los miles de militares de EE.UU. desplegados Afganistán a cambio de garantías de seguridad por parte de los miembros del movimiento.
  • Tras la cancelación de las negociaciones, los talibanes declararon que esta decisión "perjudica la credibilidad" de Washington y conllevará pérdidas de vidas entre sus soldados. "Los estadounidenses sufrirán más que nadie por cancelar las negociaciones", aseveró su portavoz, Zabihullah Mujahid.

Análisis: Afganistán: Otro fracaso más de la política exterior de Trump 

Yusuf Fernández

Donald Trump ha anunciado la anulación de una cumbre que iba a celebrar con los líderes talibanes afganos en Camp David después de un ataque de los talibanes el jueves en Kabul, que causó la muerte un militar de EEUU y otros rumanos. El objetivo del atentado fue uno de los centros más importantes de los servicios de inteligencia afganos en el país.

Según diversas agencias, se trataba también de un centro desde el que se dirigen las operaciones secretas de drones de la CIA en el país.

Las autoridades de Kabul informaron de doce muertos, incluyendo un militar de EEUU, y varias decenas de heridos.

Este ataque tuvo justo en un momento en el que EEUU ha estado buscando un acuerdo con los talibanes para abandonar el país. Dieciocho años de conflicto han convertido la guerra de Afganistán en la más larga de la historia de EEUU y en otra derrota similar a Vietnam.

Zalmay Khalilzad, representante especial de EEUU para las negociaciones con los talibanes, había declarado el 2 de septiembre que los principios de un acuerdo con los talibanes habían sido ya alcanzados y que el documento necesitaba ya solo de la aprobación de Donald Trump para ser firmado. Sin embargo, los talibanes rechazaron esta declaración afirmando que ningún acuerdo había sido logrado con EEUU.

Las negociaciones directas entre los estadounidenses y talibanes provocaron también la desconfianza del gobierno afgano del presidente Ashraf Ghani, que ha sido mantenido fuera de las mismas y sería el principal afectado por un acuerdo entre EEUU y los talibanes.

El documento contemplaba la retirada de la mayor parte de los 13.000 soldados estadounidenses que quedan en el país en cinco bases afganas a principios del próximo año.

Ghani dijo que los afganos no dejarán que su destino fuera decidido por potencias extranjeras, incluso si son aliados. Los observadores no tienen claro si los talibanes aceptarán negociar con el gobierno de Kabul.

De hecho, los talibanes han incrementado sus ataques en las pasadas semanas, mientras se desarrollaban las conversaciones de paz con los estadounidenses. Recientemente, grandes grupos de militantes atacaron las ciudades de Kunduz y Pul-e Khumri. El gobierno afgano fue capaz, no obstante, de rechazar estos ataques.

En todo caso, los militares estadounidenses, que llegaron a sumar unos 100.000 en el punto más álgido de la guerra, ya no están en condiciones de jugar ningún papel en Afganistán, dada su derrota militar y su impopular presencia.

El deber de asegurar la estabilidad y paz en Afganistán corresponderá al propio pueblo afgano en cooperación con sus vecinos, como Irán, Rusia China y también Pakistán e India.

Trump desea salir de Afganistán, pero la anulación de la reunión de Camp David supone otro fracaso más de su agenda de política exterior, que viene a sumarse a los de Irán, Corea del Norte, Venezuela, la guerra comercial con China y muchos otros.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue