El comandante en jefe de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, Hossein Salami, recuerda que las fuerzas del país "están listas para cualquier escenario" y perseguirán a cualquier agresor.

Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, la fuerza de élite iraní, mostraron este sábado en Teherán una serie de drones interceptados y derribados cuando violaban el espacio aéreo del país. Casi todos ellos presentan daños mínimos y permanecen casi intactos.

La exposición de los vehículos aéreos no tripulados se produce en un momento de creciente tensión en el golfo Pérsico, tras los recientes ataques con drones y misiles contra refinerías petroleras de Arabia Saudita, que EE.UU. atribuye a Irán.

Entre los drones mostrados al público figura el estadounidense RQ-170 Sentinel, interceptado por Irán en 2015 cuando sobrevolaba la ciudad de Kashmar cerca de la frontera con Afganistán, y un RQ-4 Global Hawk —también de EE.UU.— que la Guardia Revolucionaria derribó en el estrecho de Ormuz en junio de este año; así como el británico Phoenix.

Los iraníes identificaron el Global Hawk como una versión avanzada del MQ-4C Triton, aunque en EE.UU. insisten en que solo fue un prototipo del RQ-4A construido durante el desarrollo del Triton.

 

La exposición también hizo hueco a drones más pequeños, como un Hermes israelí, un estadounidense RQ-7 Shadow o ScanEagle. Otro dron derribado por las fuerzas iraníes parece ser una versión del MQ-1 Predator interceptado, según algunas informaciones, en 2016, aunque se desconocen las circunstancias exactas de cómo el aparato terminó en las manos de Teherán.

 

Drones estadounidenses presentes en la exposición en Teherán, 21 de septiembre de 2019.

Además de los drones, la muestra también incluyó el sistema de defensa aérea utilizado durante la intercepción del Global Hawk, el lanzamisiles Khordad-3.

Durante la presentación, el comandante en jefe de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, Hossein Salami, recalcó que las fuerzas iraníes "están listas para cualquier escenario". "Si alguien cruza nuestras fronteras, lo atacaremos", declaró. "Estamos en pos del castigo y seguiremos hasta la destrucción total de cualquier agresor", agregó.

Teherán exhibe su poderío militar durante el desfile anual del Ejército

El Ejército de la República Islámica de Irán lleva a cabo este domingo su desfile militar anual en todo el país para conmemorar la Semana de la Defensa Sagrada con motivo del 39.º aniversario del inicio de la guerra contra Irak (1980-1988), informa IRNA.

Según la agencia iraní, está previsto que se exhiba 'hardware' militar avanzado y algunos otros equipos de las fuerzas armadas. Asimismo, aviones militares y helicópteros harán acto de presencia durante el evento, en el que también participará la Policía.

En el discurso inaugural, el presidente de Irán, Hasán Rohaní, hizo referencia a la "inseguridad" que genera la presencia en el golfo Pérsico de fuerzas extranjeras, a las que instó a "mantenerse alejadas", tras anunciar Washington el despliegue de más tropas en la región. En la misma línea, aseguró que presentará a la ONU un plan de cooperación regional para la paz.

Sus declaraciones llegan en medio de un clima de creciente tensión después de que el 14 de septiembre un grupo de drones lanzara un ataque contra dos refinerías de petróleo de la compañía Saudi Arabia ubicadas al este del país, lo que hizo que la producción de crudo saudita se desplomara durante varios días casi a la mitad, quedando reducida a 5 millones de barriles diarios. Aunque la acción fue reivindicada por las fuerzas rebeldes hutíes de Yemen, Washington acusa a Teherán de estar detrás de estos ataques. Desde el país persa lo niegan y tachan las acusaciones de "mentiras absolutas".

En el desfile del año pasado un atentado perpetrado en Ahvaz, el sur de Irán, dejó 29 muertos y 53 heridos. La acción fue reivindicada por el Estado Islámico. Desde Teherán responsabilizaron a ciertos países de la región y a "sus amos de EE.UU.", prometiendo una respuesta "rápida y decisiva" con el objetivo de "proteger la vida de los iraníes".

Irán presenta una nueva ojiva para un misil balístico de 2.000 kilómetros de alcance

El Ejército iraní realiza este domingo su desfile militar anual en todo el país para conmemorar la Semana de la Defensa Sagrada con motivo del 39.º aniversario del inicio de la guerra contra Irak (1980-1988).

 

Irán ha exhibido este domingo su misil balístico de largo alcance Khorramshahr con una nueva ojiva, durante su desfile militar anual para conmemorar la Semana de la Defensa Sagrada con motivo del 39.º aniversario del inicio de la guerra contra Irak (1980-1988). El misil puede portar varias ojivas de hasta 1.800 kilogramos y tiene un alcance de 2.000 kilómetros.

Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica también han mostrado otros 18 misiles balísticos, además de una serie de nuevos equipos militares.

Además, en los desfiles de este domingo se ha presentado un nuevo sistema de artillería llamado Ha'el, así como la versión casera del sofisticado sistema ruso de defensa antimisiles S-300, apodado Bavar 373.

"No dejaremos que nadie viole nuestras fronteras"

En el discurso inaugural, el presidente de Irán, Hasán Rohaní, hizo referencia a la "inseguridad" que genera la presencia en el golfo Pérsico de fuerzas extranjeras, a las que instó a "mantenerse alejadas", tras anunciar Washington el despliegue de más tropas en la región. En la misma línea, aseguró que presentará a la ONU un plan de cooperación regional para la paz.

"No dejaremos que nadie viole nuestras fronteras", ha advertido, agregando que Teherán "extiende la mano de la amistad a todos sus vecinos".

Sus declaraciones llegan en medio de un clima de creciente tensión después de que el 14 de septiembre un grupo de drones lanzara un ataque contra dos refinerías de petróleo de la compañía Saudi Aramco ubicadas al este del país, lo que hizo que la producción de crudo saudita se desplomara durante varios días casi a la mitad, quedando reducida a 5 millones de barriles diarios. Aunque la acción fue reivindicada por las fuerzas rebeldes hutíes de Yemen, Washington acusa a Teherán de estar detrás de estos ataques. Desde el país persa lo niegan y tachan las acusaciones de "mentiras absolutas".