El movimiento popular yemení Ansarolá captura misiles antitanques guiados durante la reciente operación “Victoria de Dios” en la provincia saudí de Najran.

Se trata de misiles guiados antitanques (AGTM) ERYX, de fabricación canadiense, tal y como se aprecia en el vídeo publicado el martes por el Ejército yemení sobre la segunda fase de la operación “Victoria de Dios”, que fue lanzada en represalia por las agresiones de Arabia Saudí contra Yemen.

Asimismo, en otro vídeo de los enfrentamientos en Najran —publicado el domingo— se ve cómo las fuerzas yemeníes neutralizaron los objetivos saudíes, entre los cuales destacaban vehículos LAV-25 de fabricación canadiense.

Canadá figura entre los países —a saber: EE.UU., el Reino Unido, Francia, España, Suiza, Alemania, Italia, Canadá y Suecia— que venden mayor cantidad de armas a Riad, de acuerdo con los datos proporcionados por el Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés).

Últimamente y a medida que van en aumento las pérdidas de vidas humanas como consecuencia de los bombardeos y el bloqueo impuestos por Riad a Yemen, varios grupos pro derechos humanos han urgido al cese del comercio de armas con el reino árabe.

Arabia Saudí perdió 350 vehículos en la batalla de Nayran

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen aseguró tener documentos y pruebas sobre la participación de Al Qaida y el Daesh en las filas de la coalición saudí en su guerra contra Yemen.

El general Yehya Sari hizo los comentarios en una conferencia de prensa el martes 1 de octubre, durante la cual reveló nuevos detalles sobre la Operación “Victoria de Dios” lanzada conjuntamente por los Comités del Pueblo de Ansarulá y el Ejército yemení en el eje de la provincia saudí de Nayran, al sur del reino, que limita con la provincia yemení de Sanaa.

Él se refirió a la liberación de regiones importantes en el eje de Nayran y más específicamente las regiones de Kataf”, indicó el sitio online del canal de televisión yemení Al Masirah, cercano a la organización Ansarulá.

Según él, la operación fue precedida por misiones de vigilancia e inteligencia que contribuyeron a su éxito.

También informó que en la operación participaron varias unidades de los Comités Populares de Ansarulá, junto con unidades del Ejército, incluidas las que se ocupan de los misiles y los drones.

“La fuerza balística ejecutó 6 operaciones. La más importante fue el ataque al aeropuerto de Nayran con misiles balísticos”, dijo.

“Por su parte, la defensa antiaérea llevó a cabo 40 operaciones para enfrentarse a los helicópteros Apache saudíes y obligarlos a retirarse”. De las otras 16 operaciones antiaéreas, dos se llevaron a cabo conjuntamente con la artillería y otras dos con la fuerza balística.

La operación, que fue dirigida conjuntamente por el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor de Yemen, permitió a las fuerzas yemeníes controlar unos 150 kilómetros cuadrados en territorio saudí.

“Nuestras fuerzas han logrado liberar las dos regiones de Al Farea y Al Soh, en las alturas que dominan la ciudad de Nayran”.

Según él, la aviación de la coalición saudí llevó a cabo 600 incursiones durante esta fase, “pero los esfuerzos del enemigo desde el aire para salvar a sus fuerzas terrestres fracasaron”, aseguró.

“Sus fuerzas terrestres perdieron 350 vehículos y vehículos blindados”, dijo, de los cuales 150 fueron tomados como botín.

“Lo que tomamos en el botín durante esta batalla nos permitirá luchar durante varios meses”, dijo.

El general Sari reveló además que los yemeníes han encontrado documentos y pruebas que demuestran la participación de Al Qaida y Daesh en las filas de esta coalición, sin especificar cuáles.

Los saudíes pierden vehículos que todavía no habían pagado a Canadá

Con respecto a la entrega de armas a la coalición, una fuente canadiense afirmó que “las fuerzas saudíes están luchando con un arsenal por el que aún no han pagado el precio a Canadá”.

“Arabia Saudí aún le debe 1.000 millones de dólares a Canadá por vehículos que han sido capturados por los huzíes yemeníes”, dijo una fuente de Ottawa al sitio en línea de la televisión libanesa Al Mayadin.

Afirmando que “los vehículos blindados ligeros son la joya de la fuerza blindada de las Fuerzas Armadas canadienses”, la fuente canadiense se sorprendió de que cayeran tan fácilmente en manos del Ejército yemení y los Comités Populares.

Agencias internacionales rebajan la calificación crediticia de Arabia Saudí tras los ataques a las instalaciones petrolíferas

La calificación crediticia de Arabia Saudí se ha reducido debido al mayor riesgo de ataques a sus instalaciones petrolíferas, en lo que constituye un nuevo golpe para un gobierno liderado por un ambicioso príncipe joven que busca modernizar la economía y diversificarla lejos del petróleo.

La agencia calificadora Fitch dijo el lunes que había rebajado la calificación crediticia de Arabia Saudita de A + a A luego de los ataques del 14 de septiembre con drones yemeníes, que afectaron seriamente la producción de crudo en el reino.

“Hemos revisado nuestra evaluación de la vulnerabilidad de la infraestructura económica de Arabia Saudí frente a las amenazas militares regionales como resultado del ataque más reciente”, dijo Fitch.

“Aunque la producción de petróleo se restableció por completo a fines de septiembre, creemos que existe el riesgo de nuevos ataques contra Arabia Saudí, lo que podría provocar más daños económicos”, dijo.

La agencia insistió en que una calificación más baja para la posición económica de Arabia Saudí era producto de la política exterior del reino, que muchos creen que ha alimentado las tensiones en Oriente Medio y en la región del Golfo Pérsico.

Dijo que Riad tenía la culpa de la rebaja, ya que sigue implementando las políticas estadounidenses en la región y continúa con una aventura militar costosa y sangrienta en Yemen.

“En nuestra opinión, Arabia Saudí es vulnerable a las crecientes tensiones geopolíticas dada su posición prominente de política exterior, incluida su estrecha alineación con la política estadounidense sobre Irán y su continua participación en la guerra de Yemen”, dijo la agencia de calificación.

El gobierno saudí dijo que estaba consternado por el anuncio de Fitch, ya que podría afectar seriamente la inversión extranjera en el reino y socavar la Visión 2030, un ambicioso plan lanzado por el príncipe Mohammad bin Salman para estimular el desarrollo económico en el país.

S&P Global Ratings, otra importante agencia internacional de calificación, también dijo que rebajaría la calificación de Arabia Saudí si sus instalaciones petroleras sufren nuevos ataques.

Daesh ayuda a Arabia Saudí en su agresión contra Yemen

Las fuerzas yemeníes han encontrado nuevas pruebas que revelan la participación de los grupos terroristas en la devastadora agresión saudí contra Yemen.

Tras la reciente operación de represalia en Najran, el Ejército yemení, apoyado por el movimiento popular Ansarolá, ha incautado decenas de vehículos blindados y armamentos de los saudíes a sus aliados en la zona.

Entre ellos, han hallado una bandera de la banda terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y una fatwa (decreto religioso) de los extremistas de Al-Qaeda para “movilizar a los jóvenes” en contra de Ansarolá.

El hallazgo muestra que el régimen saudí también ha reclutado a los terroristas para agredir contra el país más pobre del mundo árabe desde marzo de 2015.

Los documentos revelan que el Ministerio de Defensa de Arabia Saudí ha comisionado a contratistas privados de EE.UU. y los Emiratos Árabes Unidos (todos los cuales son ciudadanos estadounidenses), para comprar y transportar las armas serbias”, reveló la periodista búlgara Dilyana Gaytandzhieva.

Otros documentos, filtrados anteriormente, también vinculan a la monarquía árabe con los takfiríes. La periodista búlgara Dilyana Gaytandzhieva emitió tres informes en la página web Army Watch sobre la implicación de EE.UU., Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en el suministro de armamento a la agrupación terrorista EIIL en Yemen.

“Los documentos revelan que el Ministerio de Defensa de Arabia Saudí ha comisionado a contratistas privados de EE.UU. y los Emiratos Árabes Unidos (todos los cuales son ciudadanos estadounidenses), para comprar y transportar las armas serbias”, reveló Gaytandzhieva en su tercer informe basándose en documentos de las compañías serbias que había recibido de forma anónima.

Además, indicó que entre los armamentos existían unos 20 000 piezas de cohetes Grad transmitidas desde Serbia a Arabia Saudí entre 2017 y 2019. No obstante, el usuario final no está indicado en el contrato y el Ejército saudí no usa tales cohetes, agregó.

De acuerdo con la periodista, algunas de estas armas han terminado en poder de terroristas en Yemen, ya que se pueden ver a menudo en sus manos en los vídeos de propaganda que graban ellos mismos en Yemen.

VIDEO