El ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, pidió este viernes a sus socios de la OTAN que muestren claramente solidaridad con su ofensiva en el noreste de Siria, que Ankara insiste es una operación antiterrorista. «En el marco del principio de la indivisibilidad de la seguridad, nuestra expectativa natural y legítima es que nuestros aliados se solidaricen con nosotros. No basta que digan 'entendemos las preocupaciones legítimas de Turquía'. Queremos ver esa solidaridad de forma clara y nítida«, reclamó el ministro turco.

Çavusoglu insistió en que la ofensiva militar en suelo sirio es una legítima intervención contra una organización terrorista, en referencia a las YPG, las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos en la lucha contra el yihadista Estado Islámico, pero que Ankara considera una extensión del PKK, la guerrilla que opera en Turquía. «El Estado Islámico es un enemigo común contra el que luchamos, pero el PKK también es un enemigo común, y no luchamos juntos contra él, incluso dicen que Turquía tampoco debería luchar», denunció Çavusoglu.

El propio secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que compareció ante los medios con Çavusoglu, manifestó su preocupación de que la ofensiva cree más inestabilidad en la región y afecta a la población civil. Stoltenberg evitó opinar sobre las YPG y dijo que la OTAN «no está presente en esa zona» pero insistió en el peligro que aún suponen los miembros del Estado Islámico.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha instado al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a actuar "con contención" y que garantizar que la operación que ha lanzado contra las milicias kurdas en el noreste de Siria sea "proporcional y comedida".

"Es importante evitar acciones que puedan desestabilizar más la región, aumentar las tensiones y provocar más sufrimiento humano. Cuento con que Turquía actuará con contención", ha defendido Stoltenberg en una breve comparecencia ante la prensa sin preguntas en Roma con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Stoltenberg ha instado a Ankara a garantizar "que cualquier acción que realice es proporcional y comedida", al tiempo que ha avanzado que abordará "esta cuestión" con el presidente Erdogan cuando se reúnan este viernes en Estambul.

El secretario general aliado ha explicado que las autoridades turcas han informado a la OTAN sobre "la operación en marcha en el norte de Siria".

Aunque Turquía tiene "preocupaciones legítimas de seguridad" y ha sufrido "horribles" atentados terroristas, Stoltenberg ha alertado de que las operaciones turcas "no deben perjudicar los logros" contra el enemigo "común", el Estado Islámico, que "continúa planteando una amenaza grande" para Oriente Próximo, el Norte de África y todos los países aliados.

Según  declaró el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu: "Luchamos contra el terrorismo y seguiremos haciéndolo (...) Naturalmente, deseamos que nuestros aliados de la OTAN entiendan el motivo de nuestra preocupación y que nos apoyen", dijo Cavusoglu en una conferencia de prensa conjunta con Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

El canciller agregó que había informado a Stoltenberg, que de momento está de visita en Turquía, sobre la ofensiva de su país en Siria.

"Hemos abordado también otros temas", indicó el jefe de la Cancillería turca.

Además, Cavusoglu reprobó el hecho de que varios miembros de la OTAN, como Noruega, España e Italia, habían condenado las acciones de Ankara en Siria.

Además, Stoltenberg declaró que la OTAN considera a Turquía un aliado importante para la defensa común y la lucha contra el terrorismo.

"Turquía es un aliado fuerte y fiel de la OTAN, importante para nuestra defensa colectiva y las misiones comunes, incluyendo la lucha contra el terrorismo", dijo a la prensa.

Agregó que la OTAN y Turquía mantienen relaciones "profundas" y subrayó que la Alianza "apoya a Turquía con sistemas de defensa antimisiles".

"Apoyamos también a Turquía a través del aumento de la presencia militar y marítima, en estos años la OTAN invirtió más de 5.000 millones de dólares en las instalaciones militares turcas, incluida la infraestructura importante como las bases navales y radares", precisó Stoltenberg.

Destacó que Turquía es "una gran potencia en una gran región" al señalar que "una gran fuerza causa una gran responsabilidad".

Al mismo tiempo, el secretario general de la Alianza rechazó comentar la posible actuación de la OTAN si EEUU sanciona a Ankara por su operación militar en Siria.

Ankara revela que la agresión contra los kurdos fue coordinada con EEUU

Turquía revela otra mentira de EE.UU. sobre la agresión contra el suelo de Siria y dice que Ankara y Washington habían acordado en detalles la operación.

Gülnur Aybet, asesora del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reveló que contrario a las alegaciones de la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, Washington estaba perfectamente al tanto de la operación militar.

“No sé a qué se refiere Trump con algunos de sus tuits. Él bien sabe cuáles son los objetivos de la operación (contra los kurdos en el norte de Siria). Ankara y Washington coinciden en que los grupos armados desplegados en Siria son europeos y deben ser repatriados”, afirmó Aybet en una entrevista exclusiva que concedió el miércoles a la cadena estadounidense CNN.

Al respecto, Christiane Amanpour la corresponsal de CNN tuiteó que “la Casa Blanca dice que advirtió a Turquía que la operación sería una mala idea. Pero la principal asesora de Erdogan, Gülnur Aybet, me dice que el presidente Trump y el presidente Erdogan habían llegado a un entendimiento sobre cómo será precisamente la operación”.

La Casa Blanca dice que advirtió a Turquía que la operación sería una mala idea. Pero la principal asesora de (presidente turco, Recep Tayyip) Erdogan, Gülnur Aybet, me dice que el presidente (de EE.UU., Donald) Trump y el presidente Erdogan habían llegado a un entendimiento sobre cómo será precisamente la operación”, tuitea Christiane Amanpour, la corresponsal de la cadena estadounidense CNN tras entrevistar a Aybet.

Aybet, asimismo, hizo notar que Erdogan y Trump se reunirán el próximo mes de noviembre para abordar la cuestión de la repatriación de los terroristas detenidos del EIIL (Daesh, en árabe) y se espera que alcancen también un acuerdo claro al respecto.

La asesora, en otro momento de sus declaraciones, desmintió también que EE.UU. haya cerrado el espacio aéreo en la frontera con Siria para evitar los ataques de aviones turcos al país árabe. “Bueno, en este momento, como usted puede ver, en realidad estamos atacando, también desde el aire, por lo que eso realmente habla por sí mismo”, puntualizó.

Los comentarios de la asesora turca llegaron en la misma jornada en que el Ejército turco lanzara una agresión militar en Siria bautizada como ‘El Manantial de Paz’ con la participación de rebeldes sirios entrenados por los turcos.

La ofensiva se realiza contra las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), una milicia que forma parte integral de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), considerada aliada de EE.UU. y afiliada siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), grupo kurdo que está en la lista negra de Turquía.

¿Cuáles son los compromisos que rompió Trump respecto a los kurdos?

Trump anunció en diciembre pasado que la misión estadounidense en Siria se cumplió, y que los militares de Washington iniciarán un retiro inmediato del país árabe. El anuncio enfureció a los kurdos que habían contado en el apoyo de Washington ante Turquía, por lo que lo describieron como “una puñalada en la espalda”.

El segundo golpe lo propinó EE.UU. a los kurdos, con un acuerdo que selló en agosto con Ankara para crear una llamada “zona segura”, que cubría un tramo entre el río Éufrates y la frontera iraquí y separa la frontera turca de las localidades bajo el control de YPG, respaldados por EE.UU.

Los kurdos habían aceptado la creación de la “zona de seguridad” de hasta cinco kilómetros de profundidad en el territorio sirio. Sin embargo, Turquía pedía hasta 30 kilómetros de profundidad para esta zona.

Y, la tercera puñalada prosiguió con el acuerdo, es decir cuando las fuerzas estadounidenses abandonaron solos a sus aliados kurdos y facilitaron así el inicio de la esperada operación turca en su contra.

El giro político de EE.UU. podría tener sus raíces en la alerta de Michel Kilo, un opositor sirio, quien reveló en septiembre que el nuevo plan saudí-estadounidense se centra en fortalecer a las tribus árabes en el este de Siria para reemplazar a los kurdos.

Azerbaiyán expresa su apoyo a la operación militar turca en el norte de Siria

BAKÚ (Sputnik) — Azerbaiyán apoya la operación militar Fuente de Paz que Turquía está llevando a cabo en el norte de Siria, indicó en un comunicado el Ministerio de Exteriores de ese país.

"Azerbaiyán condena enérgicamente todas las manifestaciones y formas de terrorismo y apoya los esfuerzos internacionales en la lucha contra él (...) estamos seguros de que la operación Fuente de Paz realizada por las Fuerzas Armadas turcas sirve para eliminar la amenaza terrorista en el marco de la integridad territorial de Siria, la solución de problemas humanitarios, la paz y el equilibrio", destaca el comunicado.

España retiraría su batería de misiles de Turquía si se intensifica el ataque a los kurdos

MADRID (Sputnik) — El Gobierno español retiraría la batería de misiles antiaéreos Patriot de la base aérea de Incirlik, en la frontera de Turquía con Siria, si se intensifica o agrava la ofensiva de Ankara contra las milicias kurdas en el norte de Siria.

"En caso de agravarse la situación en el norte de Siria, España planteará a la OTAN que ya no tiene sentido mantener este dispositivo defensivo", publica el diario El País, citando fuentes diplomáticas.

El destacamento de Incirlik lo componen 150 militares y su objetivo es proteger a Turquía, desde su llegada en 2015, de los misiles balísticos procedentes de Siria.

"Hace años que esta amenaza ha desaparecido, pero la OTAN ha mantenido el despliegue como muestra de solidaridad con Turquía", señala el medios.

La propia ministra de Defensa, Margarita Robles, afirmó este 10 de octubre que este destacamento "es una operación de la OTAN y en ese escenario manifestaremos nuestra preocupación por lo que está pasando".

"Estamos en misiones de paz y, si hay un riesgo que pueda suponer una escalada bélica, plantearemos ese tema en la OTAN para la decisión que se pueda adoptar", afirmó Robles.

España manifestó que su postura está en línea con la de la Unión Europea, que solicita el cese de la intervención militar turca

Putin alerta del riesgo de retorno de Daesh tras la agresión turca

El presidente de Rusia puso en entredicho las capacidades del Ejército turco para controlar la guerra que libró contra Siria y advierte del retorno de Daesh.

En alusión a la operación militar turca en el norte de Siria, que lleva a cabo sin haber realizado coordinaciones con Damasco, Vladimir Putin ha advertido de que el plan antikurdo de Ankara podría facilitar el retorno de los terroristas de EIIL (Daesh, en árabe) a Siria.

En declaraciones ofrecidas el viernes en una cumbre de la Commonwealth de Estados Independientes (CIS, por sus siglas en inglés), celebrada en Ashjabat, capital de Turkmenistán, Putin ha explicado que las fuerzas kurdas han detenido a miles de terroristas de Daesh en las zonas que controlan, y que la agresión turca aleja a los kurdos de los campos de detención de los extremistas takfiríes y podría facilitar la huida de los terroristas.

“Su huida es una amenaza real para nosotros, para ustedes, [pues] ¿adónde van a ir y cómo? (…) No estoy seguro de que el Ejército turco pueda controlar rápidamente la situación”, ha advertido Putin.

Su huida es una amenaza real para nosotros, para ustedes, [pues] ¿adónde van a ir y cómo? (…) No estoy seguro de que el Ejército turco pueda controlar rápidamente la situación”, ha advertido el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Putin ha indicado a los países que integraban la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) que todo lo que deben hacer es apreciar la magnitud del peligro del escape de los terroristas detenidos y “movilizar” los servicios y emplear los recursos necesarios para frenar el proceso.

Varios funcionarios estadounidenses también han alertado, a su vez, del riesgo de que miles de miembros de Daesh huyan de las cárceles en Siria puesto que han quedado sin resguardo debido a la agresión de Turquía.

La política del Kremlin, desde el principio, consistía en que todas las fuerzas militares extranjeras presentes en Siria que carecen de la autorización del Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, deben respetar la soberanía y la integridad territorial de Siria y abandonarla.

El Ejército turco lanzó el miércoles una agresión militar contra las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), una milicia que forma parte integral de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), considerada aliada de EE.UU. y afiliada siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), grupo kurdo que está en la lista negra de Ankara. Siria condena la decisión y asevera que hará frente a esta “flagrante agresión” por todos los medios legítimos.

Israel mira cómo EEUU abandona a kurdos; ¿Quién será el próximo?

La decisión de EE.UU. de abandonar a los aliados kurdos en Siria preocupa a Ios israelíes que van preguntándose quién será el próximo.

El inicio de la ofensiva turca bautizada como ‘El Manantial de Paz’ contra las posiciones de combatientes kurdos en el norte de Siria, que tuvo lugar tras nueva orden de la Casa Blanca llamada “abandonen a los aliados”, preocupó a Israel, que también es un aliado de Washington en Oriente Medio.

“Esta semana Israel aprendió otra vez qué significa estar solo en su lucha para sobrevivir”, se lee en un artículo publicado el jueves en el diario The Jerusalem Post, que también hace alusión a cómo el presidente de EE.UU., Donald Trump, defendió la decisión de abandonar a los kurdos en Siria.

Trump dijo el miércoles que decidió abandonar a los kurdos porque ellos no apoyaron a EE.UU. en Normandía durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). “Los kurdos lucharon por su tierra”, decía.

El diario israelí destaca que esta es la respuesta del supuesto mandatario del Mundo Libre a la gente, a la que consideraba hasta hace unos días los aliados de Washington en Siria, que contribuyó a derrocar al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y poner fin a un peligro que amenazaba no solo Oriente Medio, sino el mundo entero.

Teniendo en cuenta todo eso, “no se puede descartar que Trump amaneciera un día con semejante postura respecto a Israel, diciendo que ellos no nos ayudaron en Irak o Afganistán o en Corea. Los israelíes solo robaron nuestro dinero y lucharon por su tierra”, se advierte en la publicación.

No se puede descartar que Trump amaneciera un día con semejante postura respeto a Israel, diciendo que ellos no nos ayudaron en Irak o Afganistán o en Corea. Los israelíes solo robaron nuestro dinero y lucharon por su tierra”, se advierte en un artículo publicado en el diario The Jerusalem Post.

Teniendo en cuenta la cantidad de acuerdos que rompió Trump desde que llegó a la Casa Blanca en 2017, los kurdos deberían haber entendido que es imposible confiar en el mandatario estadounidense.

Los kurdos tienen opciones limitadas. Sin el apoyo de EE.UU., ellos no solo pierden la masiva ayuda financiera y militar, sino el control que mantenían sobre los campos petrolíferos sirios y la ganancia que recibían de la venta del crudo sirio. Es peor, los distritos kurdos ahora corren el riesgo de la ocupación y la destrucción que sufrió en 2018, la ciudad siria de Afrin (noroeste).

El giro político de EE.UU. podría tener sus raíces en la alerta de Michel Kilo, un opositor sirio, quien reveló en septiembre que el nuevo plan saudí-estadounidense se centra en fortalecer a las tribus árabes en el este de Siria para reemplazar a los kurdos.

La ofensiva turca, dirigida contra los miembros de las milicias kurdo-sirias, ha dejado hasta el momento, ocho civiles sirios muertos y otros 13 heridos, de acuerdo con el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). Eso mientras un grupo de 14 oenegés advierte de que la ofensiva pone en peligro a 450 000 civiles que viven en la frontera de ambos países.

Análisis: “Alianza” Turquía-EEUU: la verdad es otra

Carlos Santa María

Turquía ha iniciado una operación en el norte de Siria al parecer para eliminar a los kurdos pero su decisión podría tener otros objetivos también.

Desde el geopoder, como disciplina científica del análisis internacional, uno de sus criterios fundamentales es descubrir las agendas privadas, ocultas o secretas que se esconden detrás de las acciones públicas o la información oficial.

Al comprender lo que no se ve claramente, la lógica de los intereses de las élites o los gobiernos soberanos da la probable respuesta.

Así, el reciente ataque de Turquía a una base militar de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en el norte de Siria, luego de una conversación sostenida entre el presidente Recep Tayyip Erdogán y Donald Trump, confirma algo que no se ha dicho en los medios transnacionales de desinformación: que existe un convenio entre el Gobierno estadounidense y el turco para realizar esta operación bélica.

Lo que no se ha expuesto nítidamente es en qué favorece a cada uno de los actores esta medida.

Ankara ha planteado que su operación tiene como objetivo crear una zona segura en su frontera con Siria y disuadir o eliminar a las milicias de la alianza YPG (Unidades de Protección Popular)-PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), declarado este último como subversivo en la lista negra de la Unión Europea (UE) también.

La hipótesis no declarada es que Erdogan desea otras metas como son deshacerse de los refugiados sirios que llegan a cerca de cuatro millones y causan un grave problema étnico, económico, laboral y social en su territorio, por tanto, es perentorio dominar la parte limítrofe del norte en una profundidad de 30 kilómetros aproximadamente para llevar allí a esta población y mantener una línea de defensa ante el PKK.

Para Estados Unidos, el debilitamiento de las FDS permite que los campamentos de militantes de EIIL (Daesh, en árabe), puedan desatar nuevamente el caos en la región al no poder ser controlados, lo que cimenta el principio neocolonial de que cuando hay gran inestabilidad el beneficio es para las élites del comercio mundial. Al afirmarse que sus militares no apoyarán ni participarán de la incursión turca es un acto de parcialidad porque deja a sus aliados solos para defenderse y no arriesga a los propios.

Siria ha planteado la salida inmediata de los invasores euroamericanos puesto que no permiten el dominio integral del país y que los takfiríes sean derrotados, aunque esta situación es propicia para realizar diálogos constructivos con la dirigencia del Kurdistán sirio que nuevamente han sido traicionados por Estados Unidos en Afrin y Manbij, como al retirar sus fuerzas y permitir la llegada de tropas turcas al interior.

Rusia realiza un juego de ajedrez excepcional ya que permite que Erdogan y Trump se “alíen” en sus propios procesos dejando mucho más libre el consenso para realizar elecciones posteriormente, desgastar a los kurdos que deben acercarse a Damasco, obligar a la alianza occidental a retirarse por debilidad inherente a sus propósitos o derrota militar próxima y, en definitiva, asegurar un periodo de paz posible en esa región tan convulsionada.

Irán, que ha apoyado permanentemente a Bashar al-Asad en su proyecto soberano, puede descansar en cierta forma de las agresiones del Pentágono al tener éste mayores preocupaciones al interior de su país, ya que la situación se torna aguda en el seno de la política contradictoria entre republicanos y demócratas por el juicio probable al presidente y, a su vez, por la acusación sobre la alteración de la seguridad nacional al quitar las fuerzas de ocupación estadounidenses de Siria.

En síntesis, para un análisis más certero de esta situación, hay que tomar en cuenta lo que persigue cada gobierno actualmente y de allí extraer las posibles hipótesis.

En primer lugar, Erdogan quiere deshacerse del conflicto con los kurdos en su frontera y de los refugiados sirios en Turquía, creyendo mejorar su propia estabilidad y aceptación, para lo cual podría anexionarse una zona segura tipo Golán (ocupado por Israel), lo que le permitiría resolver en gran parte sus contradicciones, confirmado por Donald Trump al manifestar que en su infinita sabiduría no permitirá que Turquía se extralimite, es decir, la negociación está dada.

En segundo lugar, los kurdos sirios nuevamente han sido traicionados por los estadounidenses y parece ser que su obligada decisión es solicitar al gobierno legítimo que los proteja de los turcos, esta vez, sin amenazas y con debilidad alta ante la invasión real de sus territorios.

En tercer lugar, la agresión regulada, temporal como se ha establecido, es un mensaje a las FDS y el PKK de que existe el beneplácito de Washington si no se comportan “racional” o limitadamente y, asimismo, permite al Gobierno sirio concentrarse en Idlib para continuar destruyendo a Daesh, tarea fundamental en esta etapa geopolítica.

En cuarto lugar, el Gobierno estadounidense prevé que al ser derrotado Daesh pronto, la confrontación con el Ejército sirio debería darse creando una conflagración de alto espectro o siendo vencido y sin lugar a justificar esta nueva victoria de Al-Asad en conjunto con Irán y las fuerzas de la Resistencia, lo que daría un golpe mortal a las aspiraciones de Trump y a la imagen militar de Estados Unidos. Huir dando como argumento una guerra ridícula, proteger la vida de los soldados, haber eliminado totalmente al califato y dejar en otros la responsabilidad de resolver el caos, sosteniendo que si hay violencia sobre los heroicos kurdos actuará destrozando la economía turca, parece ser una débil argucia que no ha calado en la oposición estadounidense.

Lo veraz es que los aliados occidentales y sus agencias de inteligencia están preocupados hondamente por esta decisión del inquilino de la Casa Blanca, elaborando lamentos éticos y de solidaridad con el pueblo kurdo (al que siempre han traicionado), o de preocupación supuesta ante el resurgir de Daesh (pese a haberlos creado y entrenado), cuando en realidad es la pérdida de poder geoestratégico lo que los deprime.

El resultado está por verse ya que los siguientes días confirmarán o sustituirán estos planteamientos.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue