El general John Raymond, comandante de la recientemente creada Fuerza Espacial de EE.UU., ha declarado durante una entrevista a Time que dos satélites rusos, el Cosmos 2542 y el Cosmos 2543, están espiando a un equipo espacial de EE.UU. valorado en miles de millones de dólares.

El satélite estadounidense en cuestión es el USA 245, también conocido como 'KH-11', que está tomando imágenes de alta calidad de instalaciones militares secretas de los adversarios de EE.UU., indicó la revista.

"Observamos este comportamiento como inusual y preocupante", declaró Raymond, añadiendo que las acciones del satélite tienen "el potencial para crear una situación peligrosa en el espacio". En ese contexto, precisó que las autoridades estadounidenses expresaron a Moscú su preocupación al respecto, a través de canales diplomáticos.

No solo Raymond se pronunció de esta manera. El comandante supremo aliado de la OTAN para la transformación, el general francés Andre Lanata, precisó la semana pasada que hasta el momento "el espacio se consideró por todos como un lugar seguro", pero la situación ha cambiado.

En el contexto de estas declaraciones, el representante adjunto del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal rusa, Alexéi Chepa, afirmó a RBC que EE.UU. califica las acciones de los satélites rusos de una amenaza para recibir una mayor financiación para sus programas militares y espaciales.

Monitoreo de la actividad de los satélites rusos

Los medios prestaron atención a la actividad de los satélites rusos después de que Michael Thompson, que monitorea las trayectorias de satélites, señalara a finales de enero en su cuenta de Twitter que el Cosmos 2542 "ha sincronizado recientemente su órbita con la del USA 245". Thompson hizo hincapié en que el satélite ruso siempre se encontraba a una distancia de entre 150 y 300 kilómetros del aparato estadounidense.

En ese contexto, Time informó que durante su misión los satélites rusos pueden tomar imágenes de alta calidad del aparato estadounidense. Al mismo tiempo, Todd Harrison, director del Proyecto de Seguridad Aeroespacial en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en EE.UU. agregó que incluso pueden interceptar los mensajes, enviados por el KH-11. "Hay muchas cosas que [los satélites] pueden estar haciendo", afirmó, añadiendo que además pueden "estar practicando maniobras en órbita o señalando a Estados Unidos que tienen esa capacidad".

A su vez, Time precisó que incluso si los satélites rusos están espiando al estadounidense, esta actividad no representa un violación de ningún acuerdo internacional, debido a la falta de convenios vinculantes en este ámbito, pero pone en marcha "un juego del gato y el ratón en el espacio".

  • Los aparatos fueron lanzados al espacio en noviembre del 2019 desde el cosmódromo de Plesetsk, en el noroeste de Rusia
  • Entonces se trataba de un satélite, que se dividió en dos, menos de 2 semanas después del lanzamiento
  • "El objetivo del experimento es continuar trabajando para la evaluación del estado técnico de los satélites nacionales", informaron a principios de diciembre desde el Ministerio de Defensa ruso

EE.UU. y Alemania espiaron durante medio siglo la correspondencia secreta militar y diplomática de más de 120 países

La Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. espió durante al menos 54 años la correspondencia secreta militar y diplomática de más de 120 países a través de una empresa de cifrado de mensajes con sede en Zug (Suiza), revela una investigación periodística del canal de televisión alemán ZDF.

El periodista alemán Peter Müller, que trabaja para ZDF, recibió alrededor de 280 páginas de archivos del caso Crypto el año pasado. Compartió estos documentos con la cadena suiza SRF y The Washington Post, que durante meses de investigación analizaron los documentos y, convencidos de su autenticidad, determinaron que provienen de la CIA y el Servicio de Inteligencia Federal de Alemania (BND, por sus siglas en alemán).

Se reporta que la empresa suiza Crypto AG proporcionó desde el año 1952 dispositivos de encriptación manipulados a decenas de Estados, que los compraban con fin de proteger la transmisión de sus datos y mensajes confidenciales.

Desde 1958, la CIA y luego el BND empezaron a controlar las actividades de la empresa Crypto AG a través de la compañía ficticia Minerva, con sede en Liechtenstein.

¿Cómo se efectuaba el espionaje?

Los dispositivos de cifrado de Crypto AG, secretamente manipulados, se utilizaban para transmitir correspondencia clasificada durante conflictos bélicos, así como información confidencial entre las embajadas y sus gobiernos. Entre tanto, los servicios de la Inteligencia estadounidense y alemana rastreaban esos mensajes utilizando las llamadas 'puertas traseras', especialmente creadas en el sistema de seguridad de cifrado.

De acuerdo con el medio, más de 120 Estados, incluidos Egipto, Irán, Arabia Saudita, Libia y Argentina, usaron los servicios de Crypto AG. Tanto adversarios como aliados eran espiados por igual. Por parte de los primeros, la excepción fueron la URSS y China, que no compraron nunca los dispositivos de Crypto AG.

Así, los mensajes encriptados fueron interceptados activamente por Estados Unidos y Alemania durante –por ejemplo– las negociaciones con Irán sobre la liberación de estadounidenses en el marco de la crisis de rehenes en 1979; el ataque terrorista ocurrido en una discoteca de Berlín (Alemania) en 1986, del que EE.UU. acusó a Libia; la guerra de las Islas Malvinas, entre Argentina y el Reino Unido; y la invasión estadounidense a Panamá, en 1989.

Se reporta que en 1993 la Inteligencia alemana se apartó del control de Crypto AG, pero Estados Unidos continuó realizando esas operaciones al menos hasta el 2012.

Respuesta de Crypto

En el 2018, la empresa Crypto AG se dividió en dos: la compañía CyOne Security AG comenzó a trabajar exclusivamente con clientes suizos, mientras que la empresa Crypto International se enfocó hacia clientes extranjeros.

Después de la publicación de la historia por varios medios, en el sitio web de Crypto International apareció un comunicado que afirma que la empresa no tiene nada que ver con Crypto AG ni con las actividades de la Inteligencia de EE.UU. y Alemania, ya que es una compañía privada que compró la marca y los activos de la compañía Crypto AG en el 2018.

Desde CyOne Security AG también aseguraron que su compañía "es completamente independiente del antiguo Crypto AG y […] no tiene vínculos con ningún servicio de Inteligencia extranjero".

No obstante, en el contexto de las recientes revelaciones, el Gobierno de Suiza ordenó una investigación de las actividades de Crypto AG. Carolina Bohren, una portavoz del Ministerio de Defensa suizo, afirmó –a través de un comunicado enviado por correo electrónico a The Guardian– que un exjuez de la corte suprema federal, Niklaus Oberholzer, fue designado para "investigar y aclarar los hechos del asunto" e informar al Ministerio en junio.

Mientras tanto, Suiza ha suspendido las ventas al exterior de productos de Crypto.

La CIA y el BND han declinado hacer comentarios, aunque los funcionarios estadounidenses y alemanes no cuestionaron la autenticidad de los documentos, indica The Washington Post.

Revelado: CIA espiaba a otros gobiernos con una empresa suiza

Los servicios de inteligencia de EE.UU. y Alemania recabaron información confidencial de gobiernos extranjeros durante décadas, a través de una compañía suiza.

El Departamento suizo de Defensa ha declarado en un comunicado que el Gobierno decidió iniciar una investigación sobre el asunto y aclarar los hechos. La Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) junto al Servicio Federal de Inteligencia de Alemania (BND, por sus siglas en alemán) se convirtieron en 1970 en los propietarios de la compañía, dato desconocido por los Estados que requerían sus servicios.

A través del pleno control que ejercían sobre la compañía, la CIA y el BND adulteraban los equipos que vendían para vulnerar con facilidad los códigos de seguridad y acceder a los mensajes secretos de esos gobiernos.

Crypto AG, un proveedor líder de servicios de codificación de comunicaciones, trabajó con unos 120 países a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos Irán, La India, Paquistán y gobiernos dictatoriales de América del Sur, han asegurado este martes el diario estadounidense The Washington Post, la cadena alemana ZTE y la radio-televisión estatal suiza SRF.

Los servicios de inteligencia de EE.UU. y Alemania no solo tenían acceso a la información clasificada de sus clientes, sino que, además, facturaban millones de dólares por sus servicios.

The Washington Post, que titula el informe “El golpe del siglo”, declaró que en un documento interno y clasificado de la CIA se describe la historia de este proyecto ultrasecreto y se identifica a los funcionarios de inteligencia que supervisaban el operativo, así como a los ejecutivos de Crypto que lo hicieron posible. Las sospechas sobre este acuerdo secreto se remontan en el tiempo, pero nunca se habían podido probar.

Crypto, con sede en Zug, Suiza, quedó dividida en dos compañías en 2018. Una de esas divisiones, Crypto International, dijo que el informe era “muy inquietante”. “Actualmente estamos evaluando la situación y realizaremos comentarios una vez que tengamos un cuadro completo”, agregó la compañía en un comunicado.

Portavoz de la Cancillería rusa: "Stoltenberg vuelve a confirmar que el cerebro de la OTAN está muerto"

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, ha expresado que los comentarios del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, sobre el colapso del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés) corroboran el diagnóstico pesimista que hizo el presidente francés, Emmanuel Macron, para este organismo militar.

Unas horas antes Stoltenberg declaró que la retirada de Estados Unidos del tratado demostró "la importancia y la fuerza" de la OTAN, aludiendo a la habilidad de los países miembros de realizar consultas para manejar este momento "negativo", según él, causado por la violación del tratado por parte de Rusia.

"Las declaraciones del señor Stoltenberg vuelven a confirmar que el cerebro de la OTAN está muerto y no es más que una fuerza que lo destruye todo sin inteligencia", escribió la vocera en su cuenta de Facebook, haciéndose eco de la metáfora utilizada por el mandatario francés hace unos meses, que dijo que la OTAN está experimentando una "muerte cerebral".

  • El acuerdo INF, firmado en 1987 por la URSS y EE.UU con el objetivo de eliminar los misiles balísticos y de crucero con base en tierra con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros, tanto nucleares como convencionales, quedó oficialmente cancelado el 2 de agosto de 2019 a iniciativa de EE.UU., que acusó a Rusia de violar el acuerdo, algo que Moscú rechaza.
  • Ese mismo día el Pentágono anunció que comenzaría a desarrollar ese tipo de misiles con ojivas convencionales que prohibía el Tratado INF.

El Parlamento de Macedonia del Norte ratifica el protocolo sobre el ingreso del país a la OTAN

El Parlamento de Macedonia del Norte ha ratificado el protocolo sobre la entrada de ese país balcánico a la OTAN. 114 de los 120 diputados del Parlamento apoyaron la ratificación del acuerdo para unirse a la OTAN en la reunión plenaria este martes, informa RIA Novosti.

A principios de diciembre pasado, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció que Washington también dio el visto bueno al protocolo sobre el ingreso de Macedonia del Norte a la Alianza.

Crece la desconfianza pública sobre el propósito de la OTAN

Un análisis científico realizado por el Pew Research Center informa que las percepciones de la OTAN en países como Estados Unidos, Alemania y Francia cayeron bruscamente a fines de 2019 después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y el presidente francés, Emmanuel Macron, cuestionaran el valor de la Alianza Occidental.

La percepción positiva de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, que se basa en el compromiso de sus aliados con la defensa colectiva, cayó al 52% en los Estados Unidos desde el 64% en 2018, dijo un estudio publicado el lunes.

En Francia, donde, según Macron, la alianza sufre de «muerte cerebral» el año pasado debido a una supuesta incapacidad para ayudar a resolver conflictos globales, el apoyo cayó al 49%, desde el 60% en 2017 y el 71% en 2009.

Si bien los comentarios de Macron sorprendieron a otros líderes de la OTAN en la víspera de la cumbre de diciembre en Gran Bretaña, Trump ha estado acosando a los Aliados desde que asumió el cargo en 2017 debido a un supuesto gasto inadecuado en defensa. Trump amenazó con sacar a Estados Unidos de la alianza en 2018 y llamó a los aliados de bajo gasto «vencidos» el año pasado.

Un estudio de Pew señaló que las actitudes de varios países hacia la alianza «empeoraron», incluida Alemania, donde el apoyo de la OTAN cayó al 57% en 2019 desde el 63% en 2018.

Macron defendió sus comentarios como una alarma útil para los Aliados, quienes, dijo, estaban demasiado centrados en el gasto de defensa y otros asuntos internos, en lugar de las relaciones con Rusia, la intervención de un miembro de la OTAN como Turquía en Siria y Oriente Medio.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue