Zamir Ahmed Awan

En medio de las devastaciones pandémicas, donde el mundo entero está demasiado comprometido en su lucha contra el coronavirus, India, aprovechando esta oportunidad, ha aumentado las violaciones de la Línea de Control (LdC) con Pakistán. India ha intensificado sus operaciones militares en Jammu y Cachemira, y contra los musulmanes en toda la India. ¿Qué quiere lograr India a través de una mayor tensión con Pakistán? De hecho, debido a la humillante derrota en su frontera con China en Ladakh, India, quiere recuperar puntos frente a Pakistán como compensación. India siente que China y otros países (de la Comunidad Internacional) frente a una mayor recesión económica causada por la Pandemia cambiarán sus prioridades políticas, mientras que India aprovechando la situación se fortalecería a medida que Modi sigue la doctrina de la "oportunidad de oro".

Una larga historia como la de Jammu y Cachemira sigue siendo el tema central que aún no se ha resuelto después de más de siete décadas, cuando fue presentado ante el CSNU en 1948 por la propia India, mientras que Pakistán afirma que es una agenda inacabada de la partición del subcontinente en agosto de 1947. Desde 1947, la gente de Cachemira lucha por su derecho a la autodeterminación otorgado por las resoluciones del CSNU. Pero esto se ha convertido en una insurgencia desde la década de 1990.

El 5 de agosto del año pasado, el gobierno de Modi cambió el estatuto especial de Jammu y Cachemira al revocar los artículos 370 y 35A, en contra de la Constitución y el derecho y las convenciones internacionales. Desde entonces, se ha sujeto a un encierro a todo este valle ocupado, privando a la población de las necesidades básicas y de los medios de comunicación, mientras que también se realizan esfuerzos para cambiar la demografía del territorio.

Las más de 9 fuerzas militares indias de la LdC están involucradas en todo tipo de brutalidades contra las personas inocentes en la búsqueda de una agenda de supremacía hindú dirigida por el RSS del BJP. En el frente diplomático, el gobierno de Modi ordenó a dos funcionarios de la Alta Comisión de Pakistán en Nueva Delhi que abandonaran el país, violando la Convención de Ginebra.

No es un incidente único, ya que el gobierno de Modi está provocando continuamente a Pakistán disparando contra la población civil a lo largo de la Línea de Control, así como enviando drones de vigilancia a los territorios controlados por Pakistán. Aunque, Pakistán dispara y derriba sus aviones no tripulados y también ha amenazado con lanzar otro ataque. India es conocida por sus operaciones de bandera falsa contra Pakistán, y hay indicios claros de nuevas operaciones. Los movimientos y el despliegue de las tropas son una clara indicación de los preparativos de guerra.

Aparentemente, India está avanzando con su agenda de supremacía hindú junto con el apaciguamiento de sus amos extranjeros liderados por el lobby judío, ya que un exdiplomático indio dice que la tensión no debe verse aisladamente como la revocación de los artículos 370 y 35A que otorgaron un estatus especial a Cachemira. También llevó a Ladakh a la administración federal, lo que es inaceptable para China o Pakistán. Es una violación abierta de la ONU, las Normas Internacionales y los acuerdos bilaterales.

Bajo Modi, India disfruta del apoyo y trato preferencial del presidente Trump. Ya sea en lo político o diplomático, lo comercial y mercantil, la defensa o la económico, en todos los frentes, la Administración Trump está extendiendo un apoyo incondicional al Gobierno de Modi. La Administración Trump guardó silencio sobre las violaciones de los derechos humanos de los indios y las violaciones a la libertad religiosa. India se ha convertido en el mayor beneficiario de ayuda de Estados Unidos después de Israel.

India recibió una ayuda estadounidense excesiva para "Contrarrestar y Contener a China", pero desafortunadamente, India está utilizando todas las armas y tecnología obtenidas de los Estados Unidos contra Pakistán. Estados Unidos quería que India contrarrestara a China y contuviera a China, lo que India no desea, tampoco tiene intención y no tiene la capacidad para ello, sino que se enfrenta a Pakistán. Hay pruebas suficientes de que Estados Unidos e Israel respaldaron a India durante la escalada limitada de febrero del año pasado. La tecnología, las armas e incluso el personal utilizado en los ataques quirúrgicos no eran todos de origen indio. Pakistán mantiene informada a la comunidad internacional frente a los malos comportamientos de la India y hace un llamamiento a medidas preventivas por adelantado. India y Pakistán son Estados nucleares, y cualquier desventura India puede costar un gran desastre a toda la humanidad. ¡Salvemos a la humanidad!

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue