Libros Recomendados

Paul Craig Roberts

El éxito de la guerra de percepciones de Washington y la saturación de las ondas de manipulación de CNN/Fox para condenar a Rusia, podría generar las esperanzas de que un evento nuclear de “bandera falsa” —o sea, totalmente falsificado— derroque al gobierno de Putin.

 

Entonces un nuevo Yeltsin sería instalado en el gobierno para que Rusia vuelva al control de Washington y dejar a China, aislada, como el próximo objetivo.
Tal evento no es una fantasía. Es una expresión de la comprensión de Stone acerca del compromiso y cómo actúan los neoconservadores acerca de la hegemonía de Washington. Los funcionarios de Biden han dejado en claro que están en guerra con Rusia, utilizando a Ucrania como su representante, con el objetivo de debilitar a Rusia y deshacerse de Putin.

 

La expansión de la OTAN

 

Un evento de bandera falsa no es la única vía a la guerra nuclear. La nueva expansión de la OTAN a Finlandia y Suecia es otra. Washington no solo está presionando a los gobiernos de esos países para que soliciten su membresía en la OTAN, sino que también está sobornando a los funcionarios gubernamentales suecos y finlandeses para que lo hagan.
Piense en esta expansión de la OTAN por un minuto. Una de las razones de la intervención de Rusia en Ucrania es la rotunda negativa de Washington y la OTAN a tomar en serio las preocupaciones de seguridad de Rusia —Nota del traductor: Que son las mismas que tenía EE.UU. cuando en 1962 la entonces Unión Soviética colocó misiles en Cuba.

 

Echando gasolina al fuego

La membresía de Ucrania en la OTAN es totalmente inaceptable para Rusia, entonces, ¿por qué se impulsó? Con la intervención occidental en Ucrania amenazando con descontrolar el conflicto, ¿por qué echar gasolina al fuego trayendo a Suecia y Finlandia a la OTAN?

Actualmente, Escandinavia y los países bálticos están libres de armas nucleares. La entrada de Finlandia en la OTAN traería más OTAN a la frontera de Rusia, un desarrollo que el Kremlin ha declarado inaceptable. Al acumular más provocaciones, Washington y la OTAN están ampliando intencionalmente un conflicto que fue provocado deliberadamente.

Despliegue de misiles nucleares

Claramente, es irresponsable que Finlandia y Suecia desestabilicen aún más la situación al unirse a la OTAN. Dmitry Medvedev ha dejado en claro que la membresía en la OTAN significaría el fin de un Báltico libre de armas nucleares. Más OTAN en la frontera de Rusia crea un desequilibrio que Rusia tendría que corregir con el despliegue de misiles nucleares hipersónicos. ¿Cómo es posible que los gobiernos de Finlandia y Suecia consideren la pertenencia a la OTAN como un aumento de la seguridad, cuando el resultado es que sus países sean blanco de armas nucleares?

Finlandia y Suecia no corren peligro de ser atacados por Rusia a menos que se unan a la OTAN. Nadie en su sano juicio vería la pertenencia a la OTAN de Finlandia y Suecia como algo más que un acto imprudente de desestabilización. Al igual que Suiza, Finlandia y Suecia se han beneficiado de su neutralidad. No tiene sentido que se conviertan en objetivos nucleares.

Una ideología expansionista

Todos deben entender que la ideología hegemónica de los neoconservadores es una ideología expansionista como el comunismo internacional original del siglo XX. Es el Imperio Americano el que se está expandiendo hacia Rusia, no Rusia expandiéndose hacia el Oeste. La propaganda antirrusa es, sorprendentemente, lo opuesto a la verdad. Tarde o temprano, el Kremlin comprenderá que los enemigos de Rusia son los neoconservadores estadounidenses y que el punto de presión sobre los neoconservadores es Israel.

Hasta cruzar la línea fatal

Como sabe mi audiencia, durante años me ha preocupado que la respuesta discreta de Rusia a las provocaciones provoque más y más provocaciones peligrosas que, eventualmente, traerán el Armagedón nuclear sobre nosotros. Vi recientemente que el gobierno chino piensa de manera similar, cuando un vocero chino dijo que China no puede aceptar ninguna provocación de Washington porque el resultado sería más y peores provocaciones.

La política del Kremlin de confiar en la razón, las negociaciones y la buena voluntad no ha sido correspondida por Occidente. La operación militar limitada del Kremlin en Ucrania no tuvo la ferocidad suficiente para convencer a Occidente de abandonar su política de provocación. Parece que Washington continuará con sus provocaciones hasta cruzar la línea fatal.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue