Brian Berletic*

Dos eventos recientes, ambos eclipsados ​​por el conflicto en curso en Ucrania, ayudan a ilustrar cómo los mismos aspectos problemáticos de la política exterior occidental que impulsan el conflicto ucraniano están trabajando duro para provocar un conflicto con otra potencia mundial, China.

Las quejas occidentales sobre una supuesta base naval que se acusa a China de construir en Camboya y un altercado entre aviones de patrulla chinos y canadienses en el Pacífico Norte reflejan las crecientes tensiones entre un orden unipolar occidental inflexible y en declive y una China en ascenso que se niega cada vez más a subordinarse o explicarse. a Occidente en el escenario mundial.

Si bien la coexistencia pacífica no solo sería posible sino preferible en lo que respecta a la paz, la estabilidad y la prosperidad mundiales, el "orden internacional basado en reglas" liderado por Estados Unidos ha declarado abiertamente sus intenciones de inhibir el ascenso de China y ha demostrado hasta qué punto en términos de interrumpiendo la paz, la estabilidad y la prosperidad mundiales, los EE. UU. y sus aliados están dispuestos a ir para lograrlo.

La “base naval secreta” de China

El Washington Post en un artículo titulado, “China está construyendo en secreto una instalación naval del EPL en Camboya, dicen funcionarios occidentales”, afirmaría:

China está construyendo en secreto una instalación naval en Camboya para uso exclusivo de su ejército, y ambos países niegan que ese sea el caso y toman medidas extraordinarias para ocultar la operación, dijeron funcionarios occidentales.

El Washington Post ya informó que:

El establecimiento de una base naval china en Camboya, su segundo puesto de avanzada en el extranjero y el primero en la región del Indo-Pacífico estratégicamente importante, es parte de la estrategia de Beijing para construir una red de instalaciones militares en todo el mundo en apoyo de sus aspiraciones de convertirse en una verdadera potencia global, dijeron los funcionarios.

Los funcionarios occidentales anónimos no señalaron hasta dónde tiene que llegar China para convertirse en una "verdadera potencia mundial" en términos de construcción de instalaciones militares en el extranjero. Un artículo de Al Jazeera de 2021 titulado “Infografía: presencia militar de EE. UU. en todo el mundo”, señaló que “EE. UU. controla alrededor de 750 bases en al menos 80 países en todo el mundo y gasta más en su ejército que los siguientes 10 países juntos”.

La noción de que las actividades de China en Camboya son “secretas” también es cuestionable. Tanto China como Camboya seguramente son conscientes de hasta qué punto China está o no involucrada en la Base Naval de Ream en Camboya. Ninguna de las naciones está obligada a dar una explicación a los Estados Unidos, cuyas propias costas se encuentran a miles de millas de distancia.

Mientras que el Washington Post acusa a China de usar "una combinación de coerción, castigo e incentivos en los ámbitos diplomático, económico y militar" para "doblegar" a las naciones a los intereses de Beijing, en realidad es Estados Unidos quien amenaza no solo a Camboya, sino también a las naciones. en todo el sudeste asiático, todos los cuales buscan cultivar lazos constructivos con China.

A fines del año pasado, según AP en su artículo , “Estados Unidos ordena un embargo de armas a Camboya, cita la influencia china”, Camboya fue penalizada abiertamente simplemente por sus crecientes lazos con China. El artículo afirmaría:

El apoyo de Beijing le permite a Camboya ignorar las preocupaciones occidentales sobre su pobre historial en derechos humanos y políticos y, a su vez, Camboya generalmente apoya las posiciones geopolíticas de Beijing en temas como sus reclamos territoriales en el Mar de China Meridional.

La construcción de nuevas instalaciones militares chinas en la Base Naval Ream de Camboya es un punto de fuerte discordia con Washington.

Claramente, las afirmaciones de Estados Unidos sobre la política exterior china son pura proyección. Se presionaría a EE. UU. para que citara "castigos" específicos que China ha dispensado a las naciones simplemente por cultivar lazos con EE. UU., por otro lado, no solo impuso varias sanciones económicas al gobierno de Camboya, sino que Washington también ha patrocinado a las fuerzas de oposición que abiertamente buscan derrocar al actual gobierno de Camboya.

En un artículo del Phnom Penh Post de 2017 titulado “El productor de videos de Sokha cierra la oficina de Phnom Penh por miedo”, se citaría a un alto líder de la oposición camboyana, Kem Sokha, diciendo:

“…los EE. UU. que me han ayudado me pidieron que tomara el modelo de Yugoslavia, Serbia, donde pudieron cambiar al dictador [Slobodan] Milosevic”, continúa, refiriéndose al ex líder serbio y yugoslavo que renunció en medio de protestas populares luego de elecciones disputadas, y murió mientras era juzgado por crímenes de guerra.

También reclamaría:

“No hago nada por mi propia voluntad. Hay expertos, profesores de universidades en Washington, DC, Montreal, Canadá, contratados por los estadounidenses para que me asesoren sobre la estrategia para cambiar al dictador líder en Camboya”.

Si Camboya, cuya constitución prohíbe la presencia de instalaciones militares extranjeras en su territorio, está dispuesta a arriesgarse a una reacción violenta pública por permitir que China construya una “base secreta” allí, podría ser un medio para evitar que el país se convierta en la próxima Ucrania.

La “jurisdicción global” de Canadá frente a la soberanía china

También en los titulares recientemente está creciendo una disputa entre China y Canadá sobre las patrullas aéreas de este último que “supervisan” a Corea del Norte.

Un artículo de Reuters, "China advierte a Canadá sobre las patrullas aéreas que monitorean el incumplimiento de las sanciones de Corea del Norte", afirmaría:

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China advirtió a Canadá el lunes sobre las posibles "graves consecuencias" de cualquier "provocación arriesgada", después de que el ejército de Canadá acusara la semana pasada a los aviones de combate chinos de hostigar a sus aviones de patrulla que monitorean el incumplimiento de las sanciones de Corea del Norte.

“El Consejo de Seguridad de la ONU nunca ha autorizado a ningún país a llevar a cabo vigilancia militar en los mares y el espacio aéreo de otros países en nombre de la aplicación de sanciones”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, en una rueda de prensa.

Y, de hecho, la ONU no ha autorizado a Canadá ni a ninguna otra nación a volar patrullas aéreas para imponer sanciones a Corea del Norte. Los aviones de patrulla canadienses están tan lejos del propio territorio de Canadá que en realidad tienen su base en Japón durante la duración de estas misiones de "monitoreo".

El papel autoproclamado de Estados Unidos como árbitro de quién puede y quién no puede construir bases militares en todo el mundo y los aviones de patrulla canadienses que asumen la jurisdicción global, incluso frente a las propias costas de China y alrededor de las costas de sus vecinos, son ejemplos del excepcionalismo estadounidense (y, por extensión, el excepcionalismo de sus aliados más cercanos).

Este excepcionalismo condujo a la crisis en Ucrania que siguió al derrocamiento del gobierno electo de Ucrania por parte de EE. UU. en 2014. EE. UU. inició un proceso de militarización de la nación que comparte una frontera sustancial con la Federación Rusa. Mientras que a EE. UU. se le permitió enviar su ejército a Ucrania para entrenar fuerzas para una eventual guerra con Rusia, EE. UU. y sus aliados denunciaron los despliegues militares rusos dentro del propio territorio de Rusia para controlar la creciente amenaza en la que se estaba transformando Ucrania.

Mientras que EE. UU. pudo interferir profundamente en los asuntos políticos internos de Ucrania, Rusia fue acusada de respaldar a los separatistas en la región de Donbas y, por lo tanto, de alimentar la guerra de 8 años que precipitó las operaciones militares en curso en Ucrania hoy.

Asimismo, EE. UU. puede mantener cientos de bases militares en todo el mundo, incluidas aquellas construidas como parte de guerras ilegales de agresión y ocupaciones posteriores. China, sin embargo, aparentemente está “equivocada” por el uso potencial de parte de una instalación naval camboyana existente, con el consentimiento de Camboya.

Los aliados de EE. UU. como Canadá pueden volar "aviones de patrulla" a miles de millas de sus propias costas para "monitorear" el territorio cerca de las costas chinas y las de sus vecinos, pero China no puede codificar su propio avión para interceptar y monitorear estas "patrullas".

En el pasado, este excepcionalismo no se controló. Debido al ascenso de China, se está reintroduciendo una creciente sensación de equilibrio en lo que ha sido hasta ahora un orden mundial unipolar. Si bien el gobierno de EE. UU. y los medios de comunicación occidentales se quejarán de los crecientes lazos económicos y militares de China en toda la región del Indo-Pacífico, es poco lo que puede hacer para detenerlo. Sus políticas cada vez más coercitivas y agresivas para castigar a las naciones que buscan hacer negocios con China pueden interrumpir cualquier acto de equilibrio que muchas naciones han estado realizando entre Oriente y Occidente, llevándolas a una asociación más profunda con China y, por lo tanto, solo lograrán aislar a los EE. UU.

Solo el tiempo dirá si EE. UU. continúa por este camino cada vez más destructivo, siendo Ucrania la víctima más reciente del excepcionalismo estadounidense, o si EE. UU. comienza a encontrar un papel constructivo dentro del mundo multipolar emergente.

* investigador y escritor geopolítico con base en Bangkok

El ministro de Defensa chino: Si alguien intenta separar a Taiwán, Pekín luchará hasta el final

El ministro de Defensa de China, Wei Fenghe, ha declarado este domingo en la conferencia internacional Diálogo de Shangri-la en Singapur que Pekín está dispuesto a luchar "hasta el final" si alguien intenta separar a Taiwán.

El jefe de la rama militar del Gobierno chino reafirmó que el país "realizará definitivamente la reunificación" con Taipéi, mientras que cualquier intromisión de otros Estados "está condenada al fracaso". "China trabaja con el máximo esfuerzo y sinceridad para garantizar la reunificación de forma pacífica, pero en caso de secesión, China se reserva otras opciones", aseveró Wei, citado por Global Times.

Hablando de las relaciones entre Washington y Pekín a nivel general, Wei subrayó que la política de contención de China y la consideración del país como un "adversario" o incluso un "enemigo", sería un "error estratégico".

En este sentido, aseveró que la estrategia de Washington en la región del Indo-Pacífico está dirigida contra un solo país. "La estrategia estadounidense en el Indo-Pacífico consiste en crear conflicto y confrontación. China sostiene que, para que cualquier estrategia sea valiosa, debe adaptarse a las tendencias históricas y globales y contribuir a la paz, la estabilidad y la seguridad regionales", señaló Wei. Además, instó a la Casa Blanca a dejar de desprestigiar a China e interferir en sus asuntos internos y en vez de ello llamó a la coexistencia pacífica entre dos potencias y la cooperación que sea beneficiosa para todos.

  • Taiwán se autogobierna con una administración propia y se muestra firme en su determinación de defender su soberanía con un "modo de vida democrático", mientras que Pekín considera a la isla como una provincia de la República Popular China, insistiendo en su política de una sola China y reiterando el discurso de la "reunificación" con el "errante que acabará volviendo a casa"
  • EE.UU. mantiene una política de ambigüedad estratégica hacia la isla, reservándose el derecho a mantener relaciones especiales con Taipéi que, en su opinión, toma sus propias decisiones.
  • Pekín se opone a cualquier negociación con Taiwán que pase por encima del Gobierno central.

Críticas hacia China desde el Pentágono

Este sábado el secretario del Departamento de Defensa, Lloyd Austin, reiteró en su reunión con Wei que la Casa Blanca sigue apegada a su compromiso de una sola China, aunque se pronunció en contra de cualquier cambio unilateral del 'status quo'.

Sin embargo, en su discurso en la sesión plenaria de la conferencia Austin insistió en que Pekín ahora "adopta un enfoque más coercitivo y agresivo en cuanto a sus reclamaciones territoriales". Se refirió principalmente a la situación en el mar de la China Meridional y mar de la China Oriental.

"Más al oeste, vemos que Pekín sigue endureciendo su posición a lo largo de la frontera que comparte con la India. Los países del Indo-Pacífico no deberían enfrentarse a la intimidación política, la coacción económica o el acoso de las milicias marítimas", sostuvo.

Por otra parte, Austin recalcó en su discurso la importancia del Indo-Pacífico para la Casa Blanca, teniendo en cuenta que comprende más del 50 % del globo. "Defenderemos nuestros intereses sin vacilar. Pero también trabajaremos para lograr nuestra visión de esta región: una seguridad creciente, no una división cada vez mayor", enfatizó, asegurando que más de 300.000 efectivos estadounidenses están desplegados en el Indo-Pacífico.

Conflicto en Ucrania

Entre otros temas abordados por el titular de la cartera de Defensa china figuró el conflicto entre Rusia y Ucrania. Lamentó que la situación haya llegado hasta tal punto, pero arremetió contra quienes están "echando más leña al fuego".

"Además de una transición geopolítica y una pandemia nunca vista en un siglo, la crisis ucraniana ha alterado aún más el panorama geopolítico internacional. Ahora hay más crisis y caos, y nuestro mundo no es ni pacífico ni sereno", destacó.

Wei repitió que Pekín apoya el proceso de negociación entre Moscú y Kiev, al tiempo que expresó la esperanza de que la OTAN y EE.UU. también participen en los esfuerzos diplomáticos para crear condiciones que pongan fin a los combates. Respecto a las sanciones antirrusas impuestas por Occidente, el alto funcionario anotó que no resuelven el problema y pueden incluso aumentar la tensión.

Análisis: Doctor Strangelove en Estonia

Andy Robinson

La mordaz sátira nuclear de Stanley Kubrick, Doctor Strangelove –traducida por algún motivo al español como ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú–, se queda corta en comparación con lo que vi hace unos días en la conferencia Lennart Meri sobre el futuro de la OTAN, celebrada en Tallin, la capital de Estonia.

Participaban en el evento cientos de hombres blancos que bien podrían haber sido candidatos para un papel en la comedia negra de Kubrick –y unas cuantas mujeres blancas no menos cualificadas para ese mismo casting. Por ejemplo, la primera ministra de Estonia y “dama de hierro” en tiempos de guerra (New Statesman dixit), Kalla Kajo.

Todos se mostraban eufóricos tras la conversión de Finlandia y Suecia a la causa atlantista y todos defendían plantar cara a Rusia mediante la militarización de la frontera del Este europeo, desde los Balcanes al Ártico, sin preocuparse demasiado por el peligro de desatar un conflicto nuclear y, de paso, el fin de la humanidad.

Fue un desfile de personajes especializados en aquellos acrónimos de destrucción masiva de la jerga geoestratégica militar. Generales estadounidenses de cuatro estrellas y alegres acentos de Texas, altos cargos de la Administración de Biden empeñados en ser más papistas que el papa del Pentágono, expertos en “disuasión y negación” de los think tank de Washington y sus filiales en Riga o Varsovia. Sin olvidar a los presidentes y primeros ministros de los Estados bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, enanos territoriales pero ya considerados gigantes morales por su resistencia ante Putin. Al igual que los ucranianos, son los europeos predilectos de los halcones de Washington, necesitados de víctimas para justificar la nueva búsqueda de la hegemonía perdida.

Pero el que más asustaba era el representante del junior partner británico. Tobías Ellwood, diputado por el municipio playero de Bournemouth, presidente del comité parlamentario de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes, oficial y caballero de las chaquetas verdes del ejército británico; habría podido ganar el Oscar para Kubrick.

Más que al flemático oficial británico interpretado por Peter Sellers en Doctor Strangelove, Ellwood recordaba al piloto texano de la fortaleza voladora B52 que, montado sobre una bomba atómica, como si fuera un caballo de rodeo, va gritando “¡¡¡Yahoo!!!” mientras cae hace la tierra.

Claro, con Boris Johnson en el número diez de Downing Street, el Reino Unido ha dejado de ser una influencia moderadora sobre los generales de Virginia para convertirse en un catalizador de sus fantasías más apocalípticas.

Esto quedó claro en Tallin cuando el general Ben Hodges, de Jacksonville (Florida), irrumpió en el debate para pedir una OTAN con una fuerte “forward presence” (miles de soldados y misiles destinados a la frontera con Rusia) y nueva infraestructura para el desplazamiento de tanques de Polonia a los Estados bálticos. Ellwood elogió al militar norteamericano, que asistía al evento en Tallin en su calidad de representante de un think tank estadounidense financiado por, entre otras, General Dynamic y Lockheed, fabricantes multinacionales de armas con sede en EE.UU.

Con Boris Johnson, el Reino Unido ha dejado de ser una influencia moderadora sobre los generales de Virginia para convertirse en un catalizador de sus fantasías más apocalípticas

Luego, el británico dio un paso más allá: si la OTAN no hace lo que debe, “habrá que sustituirla por una coalición de voluntariosos” al estilo de la guerra en Iraq (la lectora recordará que EE.UU. y sus socios menores, como el Reino Unido y España, eran los “voluntariosos”).

Solo así –sostuvo– podremos estar seguros de contar con la fuerza necesaria para derrotar a Rusia. “Si no entramos con más fuerza, Putin sobrevivirá y el problema se repetirá en otras partes de Europa, como los Estados bálticos”, dijo el diputado británico. No es de extrañar que el evento en Tallin estuviera patrocinado por otros fabricantes multinacionales de armas como BAE Systems, con sede en Londres, y Saab, en Suecia.

Luego, Ellwood contó una anécdota ante un público encantado, repleto de estonios, letones, lituanos y diversos integrantes del “Blob” –la élite de la política exterior en Washington–, como Avril Haines, director de inteligencia nacional de Estados Unidos: “En diciembre yo ya planteé a dos generales estadounidenses en Washington mandar la brigada 16º de asalto aéreo británico y el 82º aéreo estadounidense hasta Kiev para alertar a Putin de las consecuencias que tendría una invasión”, dijo.

“Reconozco que habría sido nuestro momento ‘misiles cubanos’, pero habríamos visto quién parpadea primero...”, prosiguió en referencia a la crisis de 1962, en la que el mundo se acercó al borde de un cataclismo atómico. Nadie pareció asustarse en el Hotel Radisson de Tallin.

A juzgar por las ponencias en la conferencia Tempus fugit, el nuevo plan de la OTAN –cuya cumbre se celebra en Madrid este mes– puede ser resumido de la siguiente manera: mantener la guerra hasta la victoria de Ucrania mediante un flujo constante de armas a Zelensky. (Da lo mismo cuántos ucranianos (y rusos) se sacrifiquen). Militarizar toda la franja del este de Europa para igualar o superar la presencia militar rusa, sin preocuparse por una posible escalada en forma de espiral. Dominio total del Ártico y el Báltico. Siguiente paso: llevar la misma estrategia al mar del sur chino, donde pronto habrá que defender Taiwán.

Hubo en la conferencia momentos dignos de aquellos fluidos corporales del chalado general Jack Ripper (Sterling Hayden) y sus fantasías antisoviéticas en Doctor Strangelove. Por ejemplo, Anna Wieslander, la directora sueca para Europa del este del Atlantic Council, el think tank estadounidense con línea directa con el Departamento de Estado, calificó el nuevo plan A2/AD de militarizar la parte occidental el Ártico y el Báltico como el “sueño húmedo” de los planificadores militares occidentales.

Otro comentario digno de un chiste negro de Kubrick fue el de Damon Wilson,  consejero delegado de la agencia estadounidense National Endowment for Democracy (la Fundación Nacional para la Democracia), otro patrocinador de la conferencia. Ya sabe, el NED, en su afán de facilitar el “apoyo a la libertad en todo el mundo” y defender las derechos humanos, ha sido cómplice de tortura en América Latina y bombardeos de alfombra en Asia.

Wilson, un auténtico “americano impasible” y creyente en la misión global de EE.UU., defendió la entrada de Ucrania en la OTAN y la prolongación de la guerra para desgastar a Putin. Lamentó que los países del sur global y, sobre todo, sus pueblos indígenas no hayan apoyado las sanciones occidentales. Deberían saber, dijo, que “en muchos sentidos sus luchas son parecidas a las de las etnias atrapadas en la URSS, como los tártaros que luchan contra el imperialismo ruso”.

Y para completar los créditos de Doctor Strangelove versión Tallin 2022, el ministro de Defensa de Letonia, Artis Pabriks, que me dijo en una entrevista durante la conferencia: “Por muy fuerte que suene, tenemos que decirle a Putin: ‘¡Tú tienes armas nucleares, nosotros también; si quieres guerra la puedes tener; no te tenemos miedo!’”. Su mirada recordaba un poco a la de George C. Scott.

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue