alt

La Fuerza Aérea estadounidense publicó un video del lanzamiento de prueba de esta bomba guiada planeadora, una munición diseñada para atacar objetivos fijos y en movimiento.

El mando aéreo estadounidense ha publicado en Facebook un corto video de las prácticas de uso de bombas guiadas de planeamiento GBU-39, realizadas desde un cazabombardero F-16 en un campo de pruebas en el estado de Nevada.

Las pequeñas dimensiones de esta bomba inteligente (mide solo 18 centímetros de diámetro) hacen que para la defensa aérea enemiga sea muy difícil detectarla e interceptarla, y sus aletas estabilizadoras plegables permiten que la GBU-39 pueda alcanzar objetivos situados a 100 kilómetros del punto de lanzamiento sin poner en peligro el bombardero.

La bomba fue creada para aumentar el número de objetivos destruidos en una sola misión. Otra ventaja de las bombas de planeamiento guiadas es que son mucho más baratas que los misiles de precisión y tienen un nivel aceptable de alcance.

La munición pesa 130 kilogramos, por lo que un soporte estándar bajo el fuselaje de una aeronave puede portar cuatro bombas de este tipo. La munición es compatible con los cazas F-15 y F-22, aunque se está trabajando para adaptarla también al F-16 y a un dron de ataque.

Tras ser lanzada, la bomba abre sus alas y puede planear más de 100 kilómetros, siempre que el lanzamiento se haya efectuado desde una altura de 10 kilómetros a velocidades supersónicas. Al acercarse al objetivo se conecta la ojiva de autoguiado de la munición, que actúa en tres modos —GPS, guía infrarroja y radar—, lo cual proporciona el impacto en un objetivo en movimiento con un margen de error de muy pocos metros.

EEUU prueba un cañón electromagnético

La Armada de EEUU realizó pruebas de un cañón electromagnético, en las que la velocidad del proyectil disparado excedió aproximadamente los 2.041 m/s.

Según el medio Space.com, se realizarán más pruebas de este cañón desde la superficie de buques contra objetivos marinos y aéreos.

Toma unos dos minutos cargar el cañón y menos de un segundo para disparar. El sistema también está equipado con una protección especial para no dañar los sistemas de control electrónico de la nave de combate.

En perspectiva, las capacidades del cañón electromagnético se pueden utilizar en la exploración de la Luna. En particular, la energía creada durante el disparo permitirá enviar una carga útil desde la superficie del satélite terrestre.