Por primera vez los cazas MiG-31K con el complejo hipersónico Kinzhal participaron en la competición aérea internacional Aviadarts que se celebra en la provincia rusa de Riazán.

Según el servicio de prensa del Ministerio de Defensa de Rusia, el avión MiG-31K con el caza Su-57 han encubierto la aviación de combate durante la destrucción de la batería de los sistemas de misiles antiaéreos de un supuesto enemigo.

"Los aviones MiG-31K con el complejo hipersónico Kinzhal y los cazas Su-57 proporcionaron una cobertura para los bombarderos de ataque durante la presentación en el show Aviamix, que abre la parte final de la competición Aviadarts", dijo el centro de prensa.

Durante las pruebas, los misiles hipersónicos alcanzaron un objetivo del tamaño de un auto a una distancia de 1000 kilómetros.

Los misiles hipersónicos Kinzhal son una variante para la aviación del complejo Iskander. Pueden atacar tanto objetos en la tierra como en el mar. El alcance de vuelo del misil es de 2.000 kilómetros, el peso de la unidad de combate es de 500 kilogramos.

La principal ventaja del complejo es su velocidad hipersónica de Mach 10, es decir, casi 10 velocidades del sonido. De esta manera Kinzhal alcanza el objetivo pocos instantes después de la salida.

Los aviones de combate MiG-31K con el cohete hipersónico Kinzhal están en servicio de prueba en el Distrito Militar del Sur ruso. Según el ministro de Defensa ruso Serguéi Shoigú, los aviones han realizado 380 vuelos sobre el mar Negro y el mar Caspio.

Un total de 43 aviones y helicópteros de Rusia, China, Bielorrusia y Kazajistán participaron en el concurso de habilidades profesionales.

Dos cazas MiG-31K armados con misiles Kinzhal participaron en el espectáculo aéreo celebrado en el campo de entrenamiento de Dubróvichi, unos 250 kilómetros al sudeste de Moscú. Un total de 60 objetivos de doce tipos fueron colocados en ese polígono con un área de más de 7.000 metros cuadrados.

Las aeronaves cubrieron a aviones de ataque y bombarderos, que lanzaron bombas contra las fuerzas de un enemigo improvisado.

El misil hipersónico Kinzhal fue presentado al año pasado por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, junto con otros sistemas de armas futuristas que están en desarrollo o ya en uso por las Fuerzas Armadas del país.

El misil es capaz de alcanzar velocidades de diez Mach y superar todos los sistemas existentes de defensa aérea y defensa antimisiles, transportando ojivas nucleares y convencionales a distancias de hasta 2.000 kilómetros.

Desde finales de 2017, diez aviones interceptores MiG-31K, armados con misiles Kinzhal, han estado en servicio de combate en el Distrito Militar del Sur de Rusia.