Portada - Últimas noticias

El movimiento popular Ansarolá y el Ejército de Yemen han atacado este martes con drones una base militar saudí, sita en el suroeste del reino árabe.

La base aérea Malik Khalid, situada en la ciudad de Khamis Mashith, capital de la provincia saudí de Asir (suroeste), “ha sido blanco de vehículos aéreos no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés) yemeníes que finalmente fueron interceptados y destruidos”, informa la cadena de noticias catarí Al Jazeera.

Anteriormente, el portavoz de Ansarolá, Muhamad Abdel Salam, criticó el bloqueo continuo del Aeropuerto de Saná (capital de Yemen), y dijo que los autores del cerco deberían saber que sus aeropuertos están bajo el control de las fuerzas yemeníes.

El coronel Turki al-Maliki, vocero de la llamada coalición saudí en la agresión a Yemen, comunicó que aviones saudíes han interceptado y destruido dos drones que Ansarolá había enviado a Khamis Mashith.

Al-Maliki acusa a Ansarolá de “solo atacar los centros civiles”, sin embargo, la base saudí Malik Khalid alberga a militares y sus equipos.

La base aérea militar Malik Khalid ha sido blanco de vehículos aéreos no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés) yemeníes que finalmente fueron interceptados y destruidos”, informa la cadena de noticias catarí Al Jazeera.

Desde el 26 de marzo de 2015, el régimen saudí y sus aliados, incluidos EE.UU., el Reino Unido y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), cometen en Yemen crímenes de guerra de forma diaria, utilizando todo tipo de armas, con el objetivo de restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, y hacer frente al movimiento popular Ansarolá.

Los ataques saudíes, en muchas ocasiones perpetrados con aeronaves y bombas fabricados en Estados Unidos, han dejado más de 60 000 yemeníes muertos, de acuerdo a Datos sobre Localización y Acontecimientos de Conflictos Armados (Acled, por sus siglas en inglés).

Pese a todo esto, EE.UU. y sus aliados europeos como el Reino Unido han aprovechado la oportunidad para cerrar multimillonarios acuerdos armamentísticos con el régimen de Riad.

Emiratos recluta en Yemen terroristas de Al-Qaeda buscados por EEUU

Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) incorporan en sus filas a terroristas vinculados con Al-Qaeda para devastar la provincia yemení de Taiz (suroeste).

En un informe publicado el lunes el periódico Al-Quds Al-Arabi, con sede en Londres (la capital británica), reveló cómo Abu Dabi recluta mercenarios y extremistas vinculados con el grupo terrorista Al-Qaeda para sus asaltos contra la población yemení en Taiz.

El reporte señaló a la autodenominada brigada de Abu Al-Abás, comandada por Adel Abdu Farah al-Thabhani, uno de los cabecillas salafistas, que en 2017 fue incluido en la lista de terroristas de EE.UU. por nexos con bandas takfiríes como Al-Qaeda y EIIL (Daesh, en árabe).

El medio, citando de manera anónima a fuentes yemeníes conocedoras del asunto, indicó que los integrantes de Abu Al-Abás, auspiciados por Abu Dabi y Riad, han podido hacerse con varias localidades en el sur de Taiz, para luego advertir de los planes de los EAU para usar a esos insurgentes en el asedio militar contra esa provincia yemení.

El portal estadounidense Bloomberg desveló en un informe divulgado en noviembre de 2018, el reclutamiento de terroristas afines a Al-Qaeda por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos para la guerra en Yemen.

El diario The Washington Post publicó, a su vez, en diciembre pasado un informe sobre el apoyo armamentístico de Abu Dabi a los miembros de Abu Al-Abás, y denunció la indiferencia del Gobierno estadounidense al respaldo que brindan los “más cercanos” aliados de Washington en Oriente Medio a varios de los que están en la lista de terroristas del país norteamericano.

Desde el marzo de 2015, un grupo de países liderados por Arabia Saudí lleva a cabo una campaña militar contra Yemen, utilizando varios tipos de armas, incluso las prohibidas a nivel internacional, en un intento fallido para restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

Con el estallido de los ataques saudíes contra Yemen, ha habido sospechas de apoyos por parte de Riad y sus socios a Al-Qaeda y Daesh. En varias ocasiones, los ataques aéreos saudíes han dado la ventaja en la batalla a Al-Qaeda y han facilitado el avance de los terroristas frente a las fuerzas yemeníes.

El movimiento popular Ansarolá de Yemen ha censurado en reiteradas ocasiones el apoyo que dan los agresores liderados por Riad y su aliado estadounidense a los extremistas takfiríes en Yemen, y atribuye tal medida de Riad y sus socios al fracaso de la campaña militar que lanzan desde 2015 contra el país más pobre del mundo árabe.

Radicales detonan un oleoducto en el sudeste de Yemen

EL CAIRO (Sputnik) — Unos combatientes no identificados hicieron estallar un oleoducto en la provincia de Shabwa en el sudeste de Yemen, informó a Sputnik una fuente de la administración provincial.

"Los combatientes detonaron un oleoducto en los límites de la ciudad de Al Radum en el sudeste [de la provincia] de Shabwa", dijo la fuente al señalar que se trata de una tubería que trasiega el crudo hacia un puerto petrolero en la costa del mar de Arabia.

Agregó que las fuerzas de seguridad locales están tomando medidas para capturar a los responsables de la explosión.

Yemen vive desde 2014 un conflicto armado entre los partidarios del presidente legítimo Abdo Rabu Mansur Hadi y los rebeldes hutíes.

En marzo de 2015, una coalición encabezada por Arabia Saudí intervino en el conflicto del lado del Gobierno de Hadi.

En diciembre de 2018, los bandos enfrentados en Yemen celebraron en Estocolmo unas negociaciones auspiciadas por las Naciones Unidas y acordaron un alto el fuego, la retirada de las tropas de la estratégica ciudad de Al Hudeida y el canje de prisioneros.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS