Portada - Últimas noticias

WASHINGTON (Sputnik) — La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, advirtió sobre el severo impacto financiero que tendrán las nuevas sanciones de EEUU contra Venezuela.

"Estoy profundamente preocupada por el potencialmente severo impacto en los derechos humanos del pueblo de Venezuela de la nueva serie de sanciones unilaterales impuestas por EEU esta semana... especialmente porque seguramente habrá un alto acatamiento por parte de instituciones financieras alrededor del mundo que tienen relaciones comerciales con los gobiernos de EEUU y Venezuela", señaló Bachelet en un comunicado de prensa.

Bachelet alertó que las sanciones podrían suponer obstáculos para el envío de ayuda humanitaria.

La alta comisionada llamó a todas las partes con influencia en la situación venezolana y a la comunidad internacional en general a trabajar en conjunto para encontrar una solución a la crisis.

El 6 de agosto, el presidente estadounidense Donald Trump firmó una orden ejecutiva que congela las cuentas del Gobierno venezolano en EEUU.

La medida es el último esfuerzo de Washington para debilitar al Gobierno de Maduro y facilitar la transferencia del poder al líder opositor Juan Guaidó, quien se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela en enero y quien es abiertamente apoyado por EEUU.

Fiscal venezolano tilda de irónico que Bachelet reconozca ahora daños de sanciones de EEUU

CARACAS (Sputnik) — El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, calificó de irónico que la Alta Comisionada de la ONU para los DDHH, Michelle Bachelet, reconozca que las sanciones de EEUU afectan al país caribeño, luego de que minimizara las consecuencias de esa medida en el informe que presentó sobre la nación caribeña el 4 de julio.

"Irónicamente la Sra. Bachelet en su informe sobre Venezuela no sólo minimizó el genocida alcance del bloqueo [que ahora Sí dice ser tal] ordenado por [presidente Donald] Trump contra nuestro pueblo: sino que ocultó el detallado informe del Ministerio Público sobre DDHH que en sus manos le entregamos", escribió el fiscal en la red social Twitter.

​El titular del Ministerio Público venezolano respondió de esa forma a las declaraciones que emitió este 8 de agosto Bachelet, quien aseguró que las nuevas sanciones de EEUU a Venezuela "son demasiado amplias y pueden afectar a la población vulnerable, ya necesitada por causa de la crisis económica.

Trump firmó el 5 de agosto un decreto en el que bloquea los activos de los entes oficiales del Gobierno de Venezuela que estén en Estados Unidos y en la que también prohíbe la realización de transacciones con esa nación sudamericana.

El decreto emitido por Trump se aplica "al Estado y al Gobierno de Venezuela, a cualquier subdivisión política, agencia o su estructura, entre ellos, el Banco Central de Venezuela (BCV) y la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA)".

El pasado 4 de julio, la expresidenta de Chile (2006-2010 y 2014-2018) hizo público un informe con las conclusiones de la visita que realizó a Venezuela entre el 19 y el 21 de junio pasado.

En ese trabajo se asegura que en Venezuela existe una "estrategia orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política".

Por su parte, el Gobierno venezolano entregó el 12 de julio una carta del presidente Nicolás Maduro dirigida a Bachelet en la que calificó el informe sobre su país como un peligroso eslabón para la intervención.

En el texto, el mandatario dice que el contenido es "profundamente lesivo" y acusa a Bachelet de no haber escuchado a Venezuela durante su visita.

Además, el Ejecutivo había presentado 70 observaciones en las que afirma que el documento carece de objetividad, posee imprecisiones, errores, descontextualizaciones y falsas afirmaciones.

La alta comisionada en su informe de 18 páginas expone presuntas violaciones al derecho a la salud, uso excesivo de la fuerza por parte de cuerpos de seguridad del Estado, así como vulneraciones de derechos económicos, sociales, civiles, políticos y culturales, entre otros.

Rusia califica de injerencia el llamado de Deutsche Welle a participar en protestas en Moscú

MOSCÚ (Sputnik) — Los llamamientos de la cadena alemana Deutsche Welle a participar en las protestas no autorizadas de Moscú son un intento de intervenir en los asuntos internos de Rusia, declaró la Cancillería rusa.

Moscú rechazó "las acciones de la cadena alemana de televisión y radio Deutsche Welle, que expresó un llamamiento directo en las redes sociales a los habitantes de Moscú para que participen en las protestas masivas no autorizadas".

"Semejantes invectivas de los medios contradicen las normas de la ética periodística profesional y representan un intento de interferir en los asuntos internos de Rusia por parte de un grupo mediático alemán", dice el comunicado.

Se señala que "en caso de que se repita esta situación, Rusia se reserva el derecho de responder en el marco de la legislación nacional vigente".

Las manifestaciones ilegales del 27 de julio y el 3 de agosto fueron convocadas por la negativa del comité electoral de la capital de aceptar candidaturas de ciertos políticos independientes a la Duma de Moscú (asamblea legislativa) por no cumplir con el número requerido de firmas.

Según informó el servicio de prensa del Ministerio del Interior de Rusia en Moscú, el sábado 3 de agosto, unas 1.500 personas participaron en las protestas no autorizadas en el centro de la capital rusa, unas 600 personas fueron detenidas por infracciones diversas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania había declarado que la detención de manifestantes el 3 de agosto "iba en correspondencia con la naturaleza pacífica de las protestas", y pidió la liberación de los detenidos.

Para los días 10 y 11 de agosto están previstas nuevas protestas, esta vez autorizadas por las autoridades de Moscú tras el acuerdo alcanzado con la oposición.

Cada una de las protestas contará con una participación autorizada de hasta 100.000 personas.

"La crisis que en realidad no existe": periodista independiente revela las mentiras sobre Venezuela

Todo lo que nos dicen los medios 'mainstream' occidentales sobre Venezuela son mentiras exageradas, asegura la periodista independiente canadiense Eva Bartlett. Ella pudo ver con sus propios ojos lo que de verdad sucede en las calles de Caracas y ahora narra su experiencia.

Bartlett desde hace años cubre los eventos en diferentes partes del globo. La periodista vivió durante mucho tiempo en Palestina y visitó Siria y vio todas las atrocidades de la guerra. Su única experiencia como reportera le permitió revelar y exponer el sesgo de los medios occidentales respecto a los eventos que toman lugar en Oriente Medio.

Y no solo en Oriente Medio. Esta primavera Bartlett visitó Caracas donde se enteró de cómo es el real estado de las cosas en la República Bolivariana. Durante su visita a Rusia la periodista compartió sus observaciones en una entrevista con Sputnik.

— ¿Por qué decidió visitar Venezuela? ¿En qué partes del país ha estado?

— Viví en Venezuela en 2010 durante un tiempo y desde entonces quería regresar al país. Se dio la casualidad de que una delegación de paz de Estados Unidos iba a visitar el país por lo tanto me uní a ellos durante mi primera semana. Esto es muy interesante porque fuimos a áreas muy diferentes, muy pobres. Nos reunimos con los representantes de la sociedad civil y del Gobierno, incluido el presidente Nicolás Maduro, y el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza.

Yo tenía planes de ir a Kiev para ver el juicio contra Kiril Vishinski, pero American Airlines canceló todos los vuelos por lo cual no pude salir del país. Por lo tanto, decidí quedarme porque en aquel entonces los medios occidentales decían que en Venezuela la gente sufría de hambruna, que no había comida en las tiendas. Pero son mentiras y exageraciones mayores.

No solo estuve en el centro de Caracas, sino también visité el barrio que se considera el más pobre de América Latina, Patare. Fui a ver las colinas de Patare y en todos los lugares donde estuve vi a los lugareños que no parecían pasar hambre. Entré en tiendas donde vendían comida y allí había carne, queso y legumbres. En resumidas cuentas los medios están inventando una crisis que en realidad no existe.

Sí, hay pobreza, pero los medios describen la situación como si todos pasaran hambre, que  buscan comida en la basura, y esto simplemente no es verdad. He caminado bastante, también he usado mucho el metro de Caracas. Solo en una ocasión vi que alguien estaba comiendo patatas fritas que se había encontrado en la basura. Pero no he visto el caos que los medios nos muestran.

Por otro lado, hubo dos apagones en Venezuela que el Gobierno atribuye a la injerencia y el sabotaje por parte de Estados Unidos. Sin embargo, pese a los apagones la población permaneció tranquila, la gente se ayudaban unos a otros. Me alegra haber podido  estar allí durante los apagones porque me enteré de que la propaganda de guerra contra Venezuela no tenía nada que ver con la realidad. Traté de transmitir esta información a las personas que me siguen.

— Durante su visita a Venezuela usted asistió a dos mítines, tanto progubernamentales como de oposición. ¿Cómo puede describir a cada uno de ellos?

— En el mitin progubernamental al que asistí caminé durante dos o tres horas y lo que vi que fue una concentración masiva. Durante todo el tiempo estuve rodeada de personas, en las calles había un océano infinito de gente. Fue un evento festivo, la gente coreaba cantos en apoyo al presidente Nicolás Maduro, cantos sobre Venezuela y su pueblo unido. La gente era muy hospitalaria y alegre. Muchos incluso bailaban.

Cuando hablas con estas personas, entiendes que están bien informados sobre lo que están defendiendo. No simplemente corean eslóganes, sino que pueden hasta citar la Constitución y conocen sus derechos legales. Ellos saben bien lo que los países imperialistas como Estados Unidos tratan de hacer con Venezuela y no van a permitir que esto suceda.

Dos semanas después también asistí a otro mitin progubernamental que incluso fue más grande. Además, traté de ir al mitin en apoyo a Juan Guaidó, pero nadie acudió. Una o dos semanas después estaba previsto celebrar otro mitin y pasé en una mototaxi por todos los lugares donde el mitin iba a comenzar e inicialmente no pude encontrar a nadie.

Al final encontré un grupo de 10 a 15 manifestantes que apoyaban a la oposición en la parte este de Caracas y otros 20 partidarios de la oposición en Altamira. Pues no vi ninguna muchedumbre aunque me gustaría hablar con ellos porque algunos de mis colegas llegaron allí antes que yo cuando tuvieron lugar las manifestaciones de oposición más masivas. Las personas con las que hablaron eran violentas, abusivas y agresivas por eso quería escuchar lo que tenían que decirme.

Solo tuve la oportunidad de hablar con dos personas. Uno de ellos insistió en que las elecciones en 2018 fueron ilegítimas, si bien incluso el expresidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, fundador del Centro Carter, dijo que los comicios en Venezuela son los más transparentes. El otro locutor no tenía mucho que decir.

Llegué a la conclusión de que la gente que apoya al Gobierno no está muy bien informada respecto a las razones de su apoyo. Mientras que el punto de vista de dos partidarios de la oposición con los que hablé se limitaba a las acusaciones de usurpación.

— ¿Qué es lo que le impresionó más cuando vino a Venezuela?

— Sinceramente, el pueblo. En líneas generales el pueblo es pobre, pero su espíritu es impresionante. No solo están bien informados, sino que también tienen mucho entusiasmo. Si hablas con una persona pobre o rica de un país desarrollado, como en algunos de los países de América del Norte, se quejan mucho.

En las áreas pobres de Venezuela encontré a personas que trabajan juntos y son muy optimistas, inspiradoras y trabajadoras. Además, las mujeres desempeñan un papel importante en la sociedad.

Se trata de una sociedad muy igualitaria. Tengo que decir que allí las mujeres son muy poderosas. Asimismo, en Venezuela prestan mucha atención a la enseñanza de los jóvenes y menores. Me produjo una gran sensación la comunidad en Venezuela.

— ¿Qué cosas que vio u oyó antes de su viaje a Venezuela resultaron ser verdad y qué cosas simplemente eran propaganda de los medios 'mainstream'?

— A decir verdad, solo estuve en Caracas. Pero lo que vi es que hay un apoyo amplio al presidente Nicolás Maduro. No tengo la estadística precisa respecto a cuántas personas apoyan a Maduro, pero lo que veo es que los medios occidentales informan sobre los sucesos en Venezuela de la misma manera que informaron sobre los eventos en Irak, Libia, Siria y Corea del Norte.

Es decir, se trata de los países que están en el punto de mira de los países imperialistas que quieren derrocar a su Gobierno, 'cosechar' sus recursos o simplemente eliminar al poder que no quieren que exista. Entonces utilizan la misma táctica al denigrar los Gobiernos de aquellos países y lo llevan a cabo al nivel más ridículo posible.

Los líderes occidentales son muy agresivos en lo se refiere a Rusia, Siria o Venezuela. Hay una propaganda muy exagerada respecto a lo que sucede sobre el terreno. La conclusión es que los medios occidentales mienten y hablan sobre el caos que en realidad no existe. Lamentablemente, EEUU no dejará de hacer lo que está haciendo.

Durante nuestra reunión con el ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, citó una conversación que tuvo con el representante especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams.

Arreaza le dijo que el golpe de Estado fracasó, en referencia a la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente, y Abrams le respondió que esperaba ver la destrucción de la economía venezolana, en otras palabras, se refirió a las sanciones de EEUU contra Caracas.

Washington seguirá con las sanciones e incluso las aumentará como ya lo hicieron en el caso de Rusia y otros países. Va a continuar apoyando a los extremistas y a elementos violentos en Venezuela.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS