Portada - Últimas noticias

Imágenes satelitales confirman que una refinería saudí todavía sigue en llamas por el reciente ataque con drones del Ejército yemení.

Ayer sábado diez aeronaves no tripuladas (drones) del Ejército de Yemen bombardearon las instalaciones vitales de la refinería saudí Shaiba, vinculada a la gigantesca compañía petrolera Aramco, en respuesta a la continua agresión de Riad y sus aliados contra su pueblo.

Unas imágenes publicadas más tarde por el satélite Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) muestraran los graves daños que causaron las aeronaves yemeníes en el centro petrolero saudí, sita en el este del reino y cerca de las fronteras de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

En una de las fotos también se puede ver cómo una columna de humo se extiende subiendo desde la parte occidental de una planta de gas natural de la citada refinería, algo que no se veía en imágenes de días anteriores.

Estas informaciones se dieron a conocer después que el ministro de Energía saudí, Jaled al-Falih, dijera que los ataques de los drones yemeníes habían causado un “incendio limitado” en una planta de gas de Shaiba.

Según el portavoz del Ejército de Yemen, el general de brigada Yahya Sari, los drones alcanzaron sus objetivos con alta precisión, considerando la operación como el “mayor ataque con drones” registrado desde 2015 dentro del territorio saudí.

 

Imágenes satelitales captadas por el satélite europeo Sentinel-2 muestran las fotos de la refinería saudí Shaiba antes y después de ataque de drones de Ejército de Yemen, 17 de agosto de 2019.

Las fuerzas yemeníes han amenazado con recrudecer las ofensivas de represalia contra el régimen saudí y sus aliados por la masacre de civiles yemeníes, advirtiendo que sus drones y misiles pueden alcanzar “objetivos estratégicos” en Arabia Saudí y en EAU.

Durante los últimos meses, el Ejército yemení ha logrado destruir muchas instalaciones importantes y centros militares dentro del territorio saudí. Además, ha avanzado en las localidades controladas por los mercenarios pagados por Riad dentro de Yemen.

Esto sucede mientras, la agresión saudí contra Yemen, iniciada en marzo 2015, ha causado más de 91 000 muertes en el país más pobre del mundo. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que, si la guerra no se detiene, la cifra de víctimas mortales llegará a 500 000 para finales del año 2020.

Diez drones yemeníes atacaron el campo petrolífero saudí de Al Shayba, a 1.200 kms de la frontera de Yemen

Este sábado tuvo lugar la operación de drones yemeníes más grande jamás realizada. Ella estuvo dirigida a la profundidad estratégica de Arabia Saudí y contra un objetivo relativo a la industria del petróleo. El gigante petrolífero saudí, ARAMCO, fue golpeado duramente en la Provincia del Este. El campo petrolífero de Al Shayba, ubicado a 1.200 km de la frontera yemení, fue blanco de un ataque que involucró a 10 drones.

Según Al Masirah, que cita al portavoz del Ejército yemení, 10 drones asaltaron uno de los sitios más emblemáticos del gigante petrolero saudí ARAMCO en la profundidad del territorio saudí. Los detalles de esta información fueron revelados durante una conferencia de prensa realizada por el portavoz del Ejército yemení, general Yahra Sari. Esta fue la “operación de drones” más grande jamás realizada por Ansarulá en el territorio saudí.

El campo de Al Shayba, objetivo de este espectacular ataque simultáneo con drones, está cerca de las fronteras de los Emiratos Árabes Unidos. El Ejército yemení está pidiendo a las compañías extranjeras que abandonen el territorio saudí. “Al Shayba es el sitio donde se encuentran los depósitos de petróleo más grandes de Arabia Saudí, que son reservas estratégicas estimadas en más de 1.000 millones de barriles”, dijo el general yemení a Al Masirah.

El portavoz del Ejército yemení rindió homenaje a “todos los que participaron en esta gran hazaña” y advirtió a Riad contra “una extensión de las operaciones”. El alcance y la escala de los ataques con drones están mejorando constantemente. El 14 de mayo, un grupo de siete drones yemeníes atacaron el principal oleoducto saudí este-oeste, que transporta petróleo desde el este hasta el puerto saudí de Yanbu, en el oeste. Los siete drones habían recorrido un camino de 850 kilómetros antes de alcanzar su objetivo. Los observadores describieron el ataque como un punto de inflexión estratégico que llevó a Riad a convocar una cumbre árabe en La Meca y a remitir el caso al Consejo de Seguridad.

Hace dos semanas, el general Sari habló de un primer ataque con misiles balísticos Burkan-3 contra la provincia de Dammam, en el este de Arabia Saudí. Se trata de un objetivo situado a unos 1.500 kilómetros de la frontera yemení.

El campo petrolífero de Al Shayba es uno de los más grandes de Arabia Saudí y produce unos 600.000 barriles de petróleo diarios. El periódico británico The Guardian lo ha comparado a una “mina de oro”.

Un escuadrón de diez drones atacaron el campo petrolífero saudí de Al Shayba, a 1.200 kms de la frontera de Yemen

Este sábado tuvo lugar la operación de drones yemeníes más grande jamás realizada. Ella estuvo dirigida a la profundidad estratégica de Arabia Saudí y contra un objetivo relativo a la industria del petróleo. El gigante petrolífero saudí, ARAMCO, fue golpeado duramente en la Provincia del Este. El campo petrolífero de Al Shayba, ubicado a 1.200 km de la frontera yemení, fue blanco de un ataque que involucró a 10 drones.

Según Al Masirah, que cita al portavoz del Ejército yemení, 10 drones asaltaron uno de los sitios más emblemáticos del gigante petrolero saudí ARAMCO en la profundidad del territorio saudí. Los detalles de esta información fueron revelados durante una conferencia de prensa realizada por el portavoz del Ejército yemení, general Yahra Sari. Esta fue la “operación de drones” más grande jamás realizada por Ansarulá en el territorio saudí.

El campo de Al Shayba, objetivo de este espectacular ataque simultáneo con drones, está cerca de las fronteras de los Emiratos Árabes Unidos. El Ejército yemení está pidiendo a las compañías extranjeras que abandonen el territorio saudí. “Al Shayba es el sitio donde se encuentran los depósitos de petróleo más grandes de Arabia Saudí, que son reservas estratégicas estimadas en más de 1.000 millones de barriles”, dijo el general yemení a Al Masirah.

El portavoz del Ejército yemení rindió homenaje a “todos los que participaron en esta gran hazaña” y advirtió a Riad contra “una extensión de las operaciones”. El alcance y la escala de los ataques con drones están mejorando constantemente. El 14 de mayo, un grupo de siete drones yemeníes atacaron el principal oleoducto saudí este-oeste, que transporta petróleo desde el este hasta el puerto saudí de Yanbu, en el oeste. Los siete drones habían recorrido un camino de 850 kilómetros antes de alcanzar su objetivo. Los observadores describieron el ataque como un punto de inflexión estratégico que llevó a Riad a convocar una cumbre árabe en La Meca y a remitir el caso al Consejo de Seguridad.

Hace dos semanas, el general Sari habló de un primer ataque con misiles balísticos Burkan-3 contra la provincia de Dammam, en el este de Arabia Saudí. Se trata de un objetivo situado a unos 1.500 kilómetros de la frontera yemení.

El campo petrolífero de Al Shayba es uno de los más grandes de Arabia Saudí y produce unos 600.000 barriles de petróleo diarios. El periódico británico The Guardian lo ha comparado a una “mina de oro”.

Haaretz: Dirigentes israelíes inquietos por la posible caída de MBS tras su fracaso en Yemen

A medida que la situación evoluciona en Yemen y se produce un choque entre Arabia Saudí y su aliado, los Emiratos Árabes Unidos, Haaretz cree que todo ello podría fortalecer la posición de Teherán en la región en detrimento de Riad.

En un artículo sobre los últimos acontecimientos en Yemen, el sitio web israelí dice: “La toma de Adén, el derrocamiento de los altos funcionarios (del ex presidente Mansur Hadi) y los violentos enfrentamientos que se han cobrado la vida de unas 40 personas y provocado cientos de heridos, anuncian un desacuerdo que se está convirtiendo en un verdadero conflicto entre Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.”

Haaretz escribe que los Emiratos Árabes Unidos han decidido cambiar su política, retirar sus fuerzas de Yemen y fortalecer su cooperación con Irán en materia de seguridad marítima en la región del Golfo Pérsico tras los ataques del movimiento yemení Ansarulá contra las instalaciones petroleras del reino saudí.

Además, Dubai, uno de los emiratos de los Emiratos Árabes Unidos, ha enviado una delegación económica a Irán para proporcionar visados a los empresarios iraníes para que inviertan en Dubai, que se encuentra actualmente en crisis. Agregó que, a cambio de todo esto, Ansarulá prometió dejar de atacar objetivos emiratíes.

Según la fuente israelí, la perspectiva de una solución diplomática que allane el camino para las conversaciones en Yemen claramente beneficiará a Irán, principalmente porque Arabia Saudí se verá obligada a abandonar Yemen, mientras que los Emiratos Árabes Unidos dejarán de luchar contra la influencia de Teherán en las zonas controladas por Ansarulá.

“Según los informes, unos 3.000 soldados saudíes han muerto en Yemen y otros 20.000 resultaron heridos. También se cree que la guerra le costó a Riad decenas de miles de millones de dólares o más”, dijo Haaretz.

En otra parte de su artículo, el periódico israelí citó los obstáculos que enfrenta Riad al señalar que el Congreso de EEUU ha tratado de congelar las ventas de armas al reino, aunque el presidente Donald Trump lo ha vetado hasta ahora. El Reino Unido,  por su parte, podría suspender sus ventas de armas a Riad, dependiendo del resultado de una demanda en un tribunal británico, que califica estas ventas como una violación de la ley británica. La legislación en cuestión prohíbe la venta de armas si es probable que dañen deliberada o accidentalmente a los civiles.

“Es cierto que retirarse de Yemen sería una confesión de derrota que podría socavar dramáticamente el estatus de Mohammed bin Salman e incitar a sus rivales a tratar de derrocarlo. Pero Arabia Saudí ya tiene una larga lista de fracasos militares y diplomáticos de los que MBS es responsable, incluyendo el fracaso de su política de derrocar al presidente sirio Bashar al Assad; la extraña renuncia del primer ministro libanés Saad Hariri en un viaje a Arabia Saudí, de la que rápidamente se retractó después de regresar al Líbano; la expulsión del poder de su aliado, el presidente Omar al Bashir, en Sudán; y el asesinato del periodista Yamal Khashoggi”, agregó.

Según Haaretz, cualquier debilitamiento del estatus del príncipe heredero de Arabia Saudí daría escalofríos a los dirigentes y responsables de inteligencia israelíes, ya que esto asestaría un golpe directo a la alianza saudo-israelí contra Irán.

La ONU descubre que las bombas de las matanzas lanzadas por Arabia Saudí en Yemen son británicas

Un grupo de expertos de la ONU ha encontrado bombas de fabricación británica en una zona que sufrió ataques aéreos de Arabia Saudí en la capital de Yemen.

Según un informe, publicado el domingo por el diario británico The Guardian, un panel de expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) descubrió fragmentos de sistemas de misiles de guía láser de fabricación británica en una región ubicada en Saná que fue blanco de ataques aéreos de Arabia Saudí y sus aliados.

Los empleados afirmaron que entre los restos encontrados se halló parte de una matrícula en la que venía estampado el nombre de EDO MBM Technology Ltd, una compañía de armas con sede en Brighton, localidad situada en el sur del Reino Unido.

Las piezas de los misiles, conforme al diario, fueron descubiertas en el sitio luego de que en septiembre de 2016 este lugar fuera objeto de ataques aéreos por parte de la llamada coalición liderada por Arabia Saudí.

Los ataques en cuestión contra el pueblo yemení, que según los mismos expertos constituyen una violación flagrante del derecho internacional humanitario, tuvieron lugar un mes después de que el entonces ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido y el actual premier, Boris Johnson, dijera que estaba contento al permitir la venta de armas a Riad para que sean utilizadas en el país más pobre del mundo árabe.

Los funcionarios de la ONU han encontrado, de igual modo, fragmentos de otros misiles de fabricación británica en otro sitio industrial de Saná luego de que se produjera un segundo ataque nueve días después del primero, recoge The Guardian.

“Esta revelación es una acusación condenatoria de una política que es imprudente en su desprecio por el daño a la población civil”, comenta al respecto la doctora Anna Stavrianakis, profesora titular de relaciones internacionales de la Universidad de Sussex, en el sureste del Reino Unido, citada por el diario.

Las autoridades yemeníes, por su parte, han condenado en varias ocasiones el apoyo armamentístico de algunos países occidentales, entre ellos el Reino Unido y EE.UU. a Riad y sus aliados en su campaña brutal que libran desde 2015 contra Yemen.

Londres, junto a Washington, ha aprovechado la oportunidad para cerrar multimillonarios acuerdos armamentísticos con el régimen de Riad. Citando datos del Ministerio de Comercio Internacional del Reino Unido, la cadena británica Sky Newsinformó en marzo de que Londres ha vendido armas por un valor estimado en 5700 millones de libras esterlinas (casi 7400 millones de dólares) a Arabia Saudí y sus aliados desde el inicio del conflicto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente