Portada - Últimas noticias

CARACAS (Sputnik) — El presidente venezolano, Nicolás Maduro, pidió a la Fiscalía actuar de forma expedita sobre los planes del legislador opositor Juan Guaidó de entregar la región del Esequibo a empresas trasnacionales a cambio de apoyo, acción que consideró como una traición a la patria.

"Yo creo que el Ministerio Público, lo creo firmemente, la Fiscalía General, tiene que actuar de manera expedita porque es un delito de traición a la patria pretender entregar el Esequibo a cambio de vender nuestro país", expresó Maduro en cadena de radio y televisión.

El mandatario calificó de traidor a Guaidó por negociar el Esequibo a cambio de apoyo para su supuesto Gobierno.

"Nos llegó a nuestras manos un conjunto de pruebas de cómo este bandido traidor a la patria está negociando el Esequibo a cambio del apoyo político a su fantasmagórico y pretendido Gobierno farsante", acotó.

La vicepresidenta Delcy Rodríguez presentó un registro de una llamada telefónica entre Vanessa Neumann, quien dijo que trabaja para el Departamento de Defensa de EEUU, y Manuel Avendaño, asesor de Guaidó, quienes habrían planificado antes de enero de 2019 entregar el Esequibo a Guyana.

"Por siglos nuestro país ha luchado por su derecho, la Guayana Esequiba es venezolana, fue arrebatada por el imperio británico y tarde o temprano la vamos a rescatar por la vía de la legalidad internacional", sostuvo el jefe de Estado.

Maduro aseguró que de esa misma forma la oposición se adueñó de la petrolera Citgo, con complicidad del presidente de EEUU, Donald Trump.

"Estos vende patria pretenden debilitar a Venezuela dar un golpe de Estado para entregar el territorio y las riquezas de Venezuela", indicó.

En julio pasado, el Gobierno venezolano también responsabilizó a Guaidó de la decisión de un tribunal de EEUU que autorizó a la minera canadiense Crystallex a hacerse de las acciones de la red venezolana de refinerías Citgo para cobrar una deuda de 1.400 millones de dólares.

En ese entonces, Rodríguez acusó al partido de Guaidó, Voluntad Popular, de encabezar un plan para despojar a PDVSA de todos sus activos.

Las tensiones por el Esequibo comenzaron en 1899, cuando Venezuela fue despojada de 160.000 kilómetros cuadrados de territorio, a través de lo que el Gobierno denomina como el "Laudo arbitral de París", donde el Reino Unido entregó a Guyana esa parte de su territorio.

Desde 1966, Venezuela y Guyana han intentado resolver esta disputa a través de un proceso de negociación liderado por los "buenos oficios" de la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas, luego de que Caracas firmó junto a Reino Unido el acuerdo de Ginebra.

Canciller venezolano acusa a oposición de entregar el Esequibo a cambio de apoyo político

CARACAS (Sputnik) — El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, acusó a la oposición de ese país de pretender entregar el Esequibo a empresas trasnacionales a cambio de apoyos políticos.

"La organización delictiva transnacional de los golpistas, no solo se roba los recursos de Citgo y aplaude el bloqueo contra el pueblo, ahora pretende entregar el territorio Esequibo a intereses transnacionales, a cambio de apoyos políticos", escribió Arreaza en la red social Twitter.

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, anunció que solicitaron al Ministerio Público una investigación contra el líder opositor Juan Guaidó, autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, por los planes de entregar el Esequibo a empresas trasnacionales.

"Dicen que el Esequibo es de Guyana y que van a cambiar la posición de Venezuela para entregar el Esequibo a la Exxon Mobil y a otras empresas trasnacionales, entregar negando los legítimos derechos que tiene Venezuela sobre el territorio Esequibo y sobre el cual existe una controversia que se dirime en el marco del Acuerdo de Ginebra de 1966", expresó.

Además, Rodríguez acusó a Guaidó de liderar una organización criminal, que busca despojar a ese país sudamericano de sus activos y recursos financieros.

En julio pasado, el Gobierno venezolano también responsabilizó a Guaidó de la decisión de un tribunal de EEUU que autorizó a la minera canadiense Crystallex a hacerse de las acciones de la red venezolana de refinerías Citgo para cobrar una deuda de 1.400 millones de dólares.

En ese entonces, Rodríguez acusó al partido de Guaidó, Voluntad Popular, de encabezar un plan para despojar a la estatal Petróleos de Venezuela de todos sus activos.

Información falsa sobre Venezuela

Desde agosto de 2018, los grandes medios de la prensa internacional “reportan” la existencia de ‎un éxodo masivo de venezolanos, que supuestamente huyen del hambre y de la “dictadura” del ‎presidente constitucional Nicolás Maduro, dirigente del chavismo. ‎

También según esa prensa, la cantidad de venezolanos que cruzaban diariamente la frontera ‎se elevaba a 18 000. La ONU afirmaba entonces que a finales de 2019 habría 5,3 millones de ‎migrantes y refugiados venezolanos dispersos por toda Latinoamérica y se hablaba de una grave ‎‎«crisis migratoria» causada por el «régimen chavista». ‎

Sin embargo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) acaba de ‎publicar sus estadísticas oficiales, contabilizadas hasta el 31 de diciembre de 2018, y resulta que:‎
el 57% de los refugiados a nivel mundial provenían de Siria (6,7 millones), de Afganistán ‎‎(2,7 millones) y de Sudán (2,3 millones);

los refugiados venezolanos son sólo 341 800 personas, muchas de las cuales han regresado a ‎su país, decepcionadas por la acogido francamente hostil que han encontrado en el exterior. ‎

La campaña mediática de propaganda contra Venezuela, fielmente repetida en todos los países ‎aliados de Estados Unidos, fue lanzada para preparar la operación de desestabilización contra el ‎Estado venezolano, operación iniciada en diciembre de 2018. El objetivo de esa ‎campaña era convencer a los venezolanos de que no había futuro para ellos en su propio país y ‎convencer a la vez a la opinión pública internacional de la “ilegitimidad” del presidente Nicolás ‎Maduro. ‎

El caso de Venezuela es un claro ejemplo de la aplicación de la teoría de las «migraciones como ‎arma de guerra» [1].‎

[1] “Strategic Engineered Migration as a Weapon of War”, Kelly M. Greenhill, ‎‎Civil War Journal, Volume 10, Issue 1, julio de 2008. Understanding the Coercive Power of ‎Mass Migrations” in Weapons of Mass Migration: Forced Displacement, Coercion and Foreign ‎Policy, Kelly M. Greenhill, Ithaca, 2010. “Migration as a Coercive Weapon: New Evidence from ‎the Middle East”, in Coercion: The Power to Hurt in International Politics, Kelly M. Greenhill, ‎Oxford University Press, 2018.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS