Portada - Últimas noticias

Los cambios que se producen en la Antártida, con el quiebre de sus capas heladas y su llegada a los océanos puede provocar un descenso de la temperatura, lo que generaría las condiciones para una nueva era de hielo, afirmó un estudio publicado en Nature.

Tras realizar simulaciones por computadora, los especialistas sugirieron que el aumento del hielo en el mar alteraría la circulación del océano, provocando así una inversión en el efecto invernadero, ya que los niveles de dióxido de carbono se incrementarían en el agua y disminuirían en el aire.

En ese sentido, Malte Jansen, profesor de la Universidad de Chicago (EE.UU.) y uno de los autores de la investigación, señaló que es clave determinar por qué la Tierra atraviesa ciclos periódicos de eras de hielo, en las que los glaciares avanzan y cubren el planeta hasta que retroceden. Para que esto pudiese ocurrir, el clima debió sufrir importantes cambios.

"Estamos bastante seguros de que el equilibrio de carbono entre la atmósfera y el océano debe haber cambiado, pero no sabemos muy bien cómo o por qué", explicó Jansen.

El rol de los océanos

Para tratar de explicar esos cambios, los investigadores desarrollaron un modelo en el que la atmósfera se enfría lo suficiente como para generar hielo marino antártico. En ese sentido, Jansen aseguró que el océano Antártico tiene un papel fundamental al condicionar "la circulación de los océanos" y al funcionar como una 'tapa' que impide el intercambio de dióxido de carbono con la atmósfera.

Por su parte, Alice Marzocchi, del Centro Nacional Oceanográfico del Reino Unido y autora principal del estudio, explicó que se trata de un bucle que se retroalimenta. "A medida que la temperatura baja, menos carbono es liberado a la atmósfera, lo que desencadena un mayor enfriamiento", detalló.

Además, definió al océano como "el mayor reservorio de carbono en escalas de tiempo geológicas", por lo que "estudiar su papel en el ciclo del carbono" permite "simular con mayor precisión el cambio ambiental futuro".

El nivel del mar creció ya una vez 3 metros por siglo y puede volver a subir a ese ritmo

El nivel del mar llegó a estar 10 metros por encima del actual durante el último período interglaciar, hace aproximadamente 125.000 años. El aumento era de unos tres metros por siglo, superando con creces el registrado durante los últimos 150 años, que ronda los 30 centímetros.

Durante ese intervalo climático, que duró cerca de 10.000 años, el derretimiento de los hielos antárticos fue la mayor fuente para la subida de las aguas oceánicas.

Tales estimaciones pertenecen a un grupo de climatólogos australianos que este miércoles publicó su estudio al respecto en la revista NatureCommunicatios.

 

NASA GoddardSpace Flight Center

Sin embargo, los autores admiten que la naturaleza y las causas de la desglaciación histórica siguen siendo un enigma, aunque esta información puede ser crítica para comprender lo que nos espera en el futuro por parte del océano.

La Antártida, por largo tiempo considerada como el "gigante durmiente" del actual calentamiento global, ha sido en realidad un "jugador clave" en los aumentos del nivel del mar, recoge TheConversation. La contribución de la capa de hielo que cubre Groenlandia es insuficiente para explicar el máximo alcanzado en la subida de los mares.

Los investigadores calcularon cifras exactas sobre esos enormes cambios a partir de la datación radiométrica de corales del mar Rojo, las islas Seychelles, Bahamas y la costa oeste de Australia. Destacan que las temperaturas eran solo 1ºC más altas que hoy, o sea, similares a las proyectadas para el futuro próximo.

Estudio del pasado con visión al futuro

Las capas de hielo antárticas pueden derretirse con rapidez y con graves implicaciones para las comunidades y la infraestructura costera, advierte el equipo australiano. Pero en las estimaciones de estos riesgos hay que tener en cuenta que el último interglaciar "no es un escenario perfecto para el futuro".

Por un lado, la radiación solar entrante era más alta que hoy, debido a las diferencias en la posición de la Tierra con respecto al Sol. Por el otro, los niveles de dióxido de carbono eran de solo 280 partes por millón, en comparación con más de 410 partes por millón en la actualidad.

Como dato crucial, en el último interglaciar las temperaturas no crecieron simultáneamente en los dos polos, sino primero en el sur y miles de años más tarde en el norte. Ahora, bajo el actual cambio climático, provocado por los gases de efecto invernadero, el calentamiento y el deshielo están sucediendo en ambas regiones al mismo tiempo.

Ello significa que si el cambio climático continúa sin cesar, el drástico aumento del nivel del mar en el pasado podría ser una pequeña muestra de lo que está por venir. En particular, se prevé que la tasa de incremento del nivel del mar se acelere y para el año 2100 alcance los 70-100 centímetros, en función de la escala de emisión de los referidos gases.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS