Portada - Últimas noticias

ANKARA (Sputnik) — Turquía podría responder a posibles sanciones de Estados Unidos por la compra de los sistemas antiaéreos rusos S-400 incluso cerrando la base aérea de Incirlik, usada por aviones estadounidenses, declaró el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

"Evaluaremos el peor escenario y tomaremos una decisión. Si Estados Unidos impone sanciones contra Turquía, el tema de las bases Incirlik y Kurecik puede aparecer en la agenda", dijo Cavusoglu a la cadena A Haber.

Tras lograr un acuerdo con Turquía en julio de 2015, Washington usaba la base aérea de Incirlik en la provincia turca de Adana para llevar a cabo bombardeos sobre las posiciones de los yihadistas en Siria e Irak; de momento la base almacena arsenal nuclear de EEUU, compuesto por unas 50 bombas termonucleares B61.

La estación de radar Kurecik, ubicada en la ciudad homónima en la provincia de Malatya en el sureste de Turquía, fue instalada en 2012 para su uso por la OTAN como un radar de alerta temprana contra ataques con misiles balísticos.

Turquía firmó en diciembre de 2017 el primer contrato para la compra de los S-400 por un valor equivalente a 2.500 millones de dólares.

Rusia empezó a entregar los S-400 a Turquía en julio pasado, la adquisición de estos sistemas provocó tensión en las relaciones entre Ankara y Washington.

Erdogan anunció que los S-400 se pondrán en servicio operativo en abril de 2020.

Washington había exigido que Ankara renunciara a esa transacción y comprara los Patriot estadounidenses, amenazó con demorar o cancelar la venta a Turquía de novísimos cazas F-35 e imponer sanciones de acuerdo con la Ley Caatsa (Ley para Contrarrestar a los Adversarios a través de Sanciones).

Pero Ankara se negó a hacer concesiones, y aseguró que su propósito de adquirir los sistemas rusos sigue siendo firme.

Ankara condiciona su apoyo al plan de la OTAN para el Báltico

ANKARA (Sputnik) — Ankara no apoyará el plan de defensa de la OTAN para los países del Báltico hasta que la Alianza Atlántica apruebe el plan antiterrorista de Turquía, declaró el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

"Nos vemos obligados a bloquear la decisión sobre el Báltico, tanto nuestro plan como el del Báltico están en espera de aprobación, el otro plan no se aprobará mientras no se apruebe el nuestro, ambos planes deben ser aprobados de manera simultánea", dijo Cavusoglu a la cadena de televisión A Haber.

La OTAN "tiene la obligación de defender a Turquía tanto como defiende al Báltico", subrayó.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que los países de la Alianza lograron aprobar el plan renovado de defensa de los Estados del Báltico en la cumbre celebrada a principios de diciembre en Londres.

Turquía había rechazado aprobar el mencionado documento, apuntando a la falta de apoyo por parte de la OTAN en su lucha contra las Unidades de Protección Popular (YPG) a las que Ankara vincula con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que considera terrorista.

Diputados de EEUU apoyan eliminación de Turquía del programa F-35

Los legisladores de EE.UU. están considerando la compra de cazas F-35 ordenados por Ankara, por parte de las Fuerzas Aéreas del país norteamericano.

La Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) para el año fiscal 2020, un presupuesto conjunto de defensa preparado por el Senado y la Cámara de Representantes publicado el lunes, propone la asignación de un fondo de 440 millones de dólares para que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) compre aviones F-35 encargados por Turquía debido a la adquisición por parte de Ankara de los sistemas antimisiles rusos S-400.

“Los congresistas apoyan la eliminación del Gobierno de Turquía del programa F-35 debido a la compra del sistema de defensa aérea ruso S-400. Como tal, los congresistas apoyarían la adquisición por el Departamento de Defensa de todos los aviones F-35 adquiridos por el Gobierno de Turquía”, se lee en la normativa.

El comité diseñador de esta ley alentó al secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, a maximizar la cantidad de adquisición de aviones F-35 destinados a Turquía durante el año fiscal 2020 utilizando los fondos adicionales, según recogieron el martes los medios turcos.

Los legisladores estadounidenses también pidieron al Pentágono que no transfiera la propiedad intelectual, los datos técnicos o el soporte material para, o relacionado con, cualquier mantenimiento del avión F-35, a fin de impedir que Ankara obtenga el conocimiento necesario al respecto.

Ankara rubricó en diciembre de 2017 un contrato con Rusia para comprar varios escudos antiaéreos S-400 por valor de 2500 millones de dólares y, conforme a ese pacto, Moscú ha entregado dos unidades de estos misiles.

La adquisición de los S-400 desató tensiones entre Ankara y Washington, ambos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). La Casa Blanca no cesa de amenazar a Turquía con sanciones e incluso la eliminó del programa de suministro de cazas de quinta generación F-35.

Desde entonces, Washington ha ofrecido una y otra vez sus sistemas antiaéreos Patriot, sin embargo, se enfrenta con el rechazo de Ankara. En esta línea, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró el lunes a Washington que no quiere los misiles estadounidenses, sino el sistema S-400.