Portada - Últimas noticias

Irán atacó la madrugada de este miércoles con 22 misiles balísticos dos bases aéreas iraquíes que albergan tropas estadounidenses en respuesta al reciente asesinato del general iraní Qassem Soleimani.

La Guardia Revolucionaria de Irán inicialmente confirmó la autoría de un ataque contra la base aérea de Al Asad en Irak donde se encuentran tropas de EE.UU., pero poco después funcionarios norteamericanos confirmaron los dos ataques.

De momento no se han reportado detalles sobre los daños materiales ni de víctimas producto del ataque.

Venganza iraní

El ataque fue confirmado por Teherán afirmando que fue una venganza por el crímen contra el mayor general iraní Qassem Soleimani, asesinado en un ataque aéreo de EE.UU. en Bagdad (Irak) la semana pasada.

"Esta mañana, valientes combatientes de la Fuerza Aérea del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica lanzaron la exitosa Operación Mártir Soleimani, con el código 'Oh Zahra' al disparar decenas de misiles tierra-tierra sobre la base de las fuerzas terroristas e invasoras de EE.UU.", señaló la Guardia Revolucionaria iraní en un comunicado citado por los medios locales.

Además, la organización armada aseveró que los aliados de Estados Unidos en la región serán atacados si se emprende alguna acción agresiva desde su territorio, advirtiendo particularmente a Kuwait, Baréin, Arabia Saudita, Jordania e Israel.

Reacción de Washington

El Pentágono señaló en un comunicado que Teherán lanzó un ataque con una docena de misiles balísticos contra las fuerzas estadounidenses ubicadas en la provincia de Anbar y en la ciudad de Erbil, en Irak y se están evaluando los daños.

"Irán lanzó una ataque con una docena de misiles balísticos contra las Fuerzas Militares de EE.UU. y de la coalición en Irak. Está claro que esos misiles fueron lanzados desde Irán e impactaron contra al menos dos bases iraquíes que albergan militares estadounidenses", afirmó en un comunicado el asistente del secretario de Defensa para Asuntos Públicos, Jonathan Hoffman.

"Mientras evaluamos el situación y nuestra respuesta, tomaremos las medidas necesarias para proteger y defender al personal estadounidense, a nuestros socios y aliados en la región", reza el texto.

Al respecto, la Casa Blanca señaló que está al tanto de los ataques y que el presidente Trump ha sido informado de la situación mientras se monitorea la situación.

Misiles iraníes alcanzan base aérea de EEUU en Erbil, en Irak

El Aeropuerto de Erbil de Irak suspende los vuelos después de que misiles iraníes alcanzaran una base aérea de EE.UU. en el área.

Según ha informado la cadena de televisión libanesa Al-Mayadeen, el aeropuerto de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, ha suspendido sus vuelos después de que una base aérea norteamericana, ubicada cerca del aeropuerto, fuera atacada por misiles iraníes.

Este miércoles de madrugada, el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán informó del ataque con misiles a la base estadounidense de Ain Al-Asad, sita la provincia del occidente iraquí Al-Anbar.

Los valientes soldados de la unidad aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica han lanzado un ataque exitoso con decenas de misiles contra la base militar de Ain Al-Asad en nombre del mártir (Qasem) Soleimani”, dice el comunicado del CGRI, en el que se precisa que los ataques eran en represalia por el asesinato del teniente general y comandante de la Fuerza Quds, del CGRI, en un atentado perpetrado por EE.UU.

En redes sociales han aparecido los primeros videos y fotos del ataque iraní contra la base militar Al Asad, en la provincia iraquí de Al Anbar, que alberga Fuerzas Armadas de Irak y de Estados Unidos.

Según los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica —fuerza de élite iraní—, los miembros de su Fuerza Aérea dispararon "decenas de misiles tierra-tierra" contra la base.

En el comunicado de la Guardia Revolucionaria, difundido por la agencia estudiantil iraní ISNA, se precisa que el ataque fue lanzado en la madrugada de este miércoles (hora local) y se califica a los soldados estadounidenses como "invasores" y "terroristas".

También se detalla que se trata de un acto de "venganza" en respuesta al "cobarde asesinato" del general Qassem Soleimani, considerado como la segunda persona más poderosa de Irán y matado en un ataque aéreo estadounidense el 3 de enero.

VIDEO

Los soldados estadounidenses de la base atacada habrían detectado los misiles de Irán justo a tiempo para refugiarse

El ejército estadounidense estacionado en la base aérea de Ain al-Assad, en Irak, habría detectado a tiempo los misilies lanzados contra ella por Teharán, en respuesta al reciente asesinato del general iraní Qassem Soleimani, informa Los Angeles Times.

En la madrugada de este miércoles, el Ejército iraní atacó con misiles dos bases aéreas en Irak con efectivos militares estadounidenses acuartelados, la de Al Asad y la de Erbil, capital del Kurdistán iraquí.

Según el medio, radares estadounidenses detectaron los misiles en vuelo, pudiendo el personal de la base refugiarse a tiempo. "EE.UU. no hizo ningún esfuerzo por interceptar los misiles", señaló un funcionario de defensa citado por el diario.

Respuestas al ataque

Irán ha asegurado que "terroristas estadounidenses" murieron en los ataques, que equipos militares de Estados Unidos quedaron "severamente dañados", al tiempo que asegura que tiene listos otros 100 objetivos por si Washington decide tomar alguna medida de represalia.

Una segunda ola de misiles impacta contra la base Al Asad en Irak, que alberga fuerzas de EE.UU.

Alrededor de una hora y media después del inicio del ataque de Irán contra la base militar Al Asad –que en la provincia iraquí de Al Anbar alberga Fuerzas Armadas de Irak y de Estados Unidos–, el bombardeo con misiles se intensificó y cerca de las 3:30 de la madrugada (hora local) una nueva ola de misiles cayó sobre esas instalaciones militares, informa la agencia iraní Tasnim.

De acuerdo con una fuente de seguridad iraquí, reportada por Reuters, al menos siete misiles impactaron contra la base.

El número exacto de los misiles lanzados por Teherán desde el inicio del bombardeo se desconoce hasta el momento. El Departamento de Defensa de EE.UU. afirmó que Irán ha lanzado más de una docena de misiles, tanto contra la base de Al Asad como contra la de Erbil, capital del Kurdistán iraquí.

Por su parte, los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica —fuerza de élite iraní—, señalaron que los miembros de su Fuerza Aérea dispararon "decenas de misiles tierra-tierra" contra la base de Al Asad. También advirtieron a todos los países aliados de EE.UU. en la región que, en caso de ataques desde su territorio contra Irán, serán blanco de "represalias militares".

Imágenes captadas en la provincia iraquí de Anbar muestran el momento en el que Irán atacó con decenas de misiles balísticos, en la madrugada de este miércoles, la base aérea de Al Asad, en Irak, que alberga tropas estadounidenses, en respuesta al reciente asesinato del general iraní Qassem Soleimani.

En el video, grabado con un dispositivo móvil, se puede ver cómo se producen varias explosiones a la distancia, una tras otra, mientras un grupo de hombres que presencia con temor el ataque hace comentarios en árabe. "Viene el segundo, el tercero, no hay más Dios que Alá", dice un hombre y precisa que "están apuntando a los estadounidenses".

Teherán reivindica su derecho a la autodefensa consagrado por la carta de la ONU

MOSCÚ/ONU (Sputnik) — Irán lanzó ataques contra bases de Estados Unidos en Irak en legítima defensa ejerciendo sus derechos consagrados por la Carta de la ONU, afirmó el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif.

"Irán aplicó y concluyó las medidas proporcionadas de autodefensa en virtud del artículo 51 de la Carta de la ONU contra una base de donde se lanzó un ataque cobarde contra nuestros ciudadanos y altos funcionarios", escribió Zarif en su cuenta de Twitter.

El canciller persa aseguró que Irán "no busca una escalada ni una guerra, no obstante se defenderá de toda agresión".

Por su parte, el embajador de Irán ante la ONU, Majid Takht Ravanchi, declaró en una carta a disposición de Sputnik dirigida al secretario general de la organización, António Guterres, y al Consejo de Seguridad que la ONU debe "condenar las amenazas ilegales y las acciones desenfrenadas de EEUU y hacerlo responder por todas sus acciones ilícitas".

El artículo 51 de la Carta de la ONU reza que "ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales".

Las medidas tomadas por los Miembros de la ONU "en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme a la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales", dice el máximo documento de las Naciones Unidas.

Ravanchi advirtió en su misiva que después del asesinato del general Qasem Soleimaní el presidente de EEUU, Donald Trump, lanzó amenazas contra Irán y afirmó que Washington ya tiene designados los blancos para ataques en territorio iraní.

"En total, en el transcurso de apenas tres días el presidente de EEUU amenazó en cinco ocasiones, en términos provocativos y bruscos, con usar la fuerza contra uno de los miembros fundadores de la ONU", denunció el embajador iraní.

Asimismo, llamó a la comunidad internacional a exigir la retirada de las fuerzas de EEUU de la región de Oriente Medio.

Irak confirma que ha recibido una carta de EE.UU. con el borrador sobre la retirada militar de su territorio

Así lo ha comunicado este martes el primer ministro iraquí, Adil Abdul Mahdi.

El primer ministro de Irak, Adil Abdul Mahdi, confirmó este martes que el lunes recibió de EE.UU. un borrador sobre la posible retirada de sus tropas del territorio del país árabe, informa Reuters.

Abdul Mahdi dijo haber recibido una carta del Ejército del país norteamericano sobre la salida de los soldados estadounidenses de Irak. Asimismo, detalló que las versiones en inglés y en árabe no son idénticas, por lo que el Gobierno iraquí ha solicitado explicaciones.

La situación en la región se ha vuelto explosiva desde que el pasado jueves un ataque aéreo lanzado por el Pentágono en Bagdad acabara con la vida de 12 personas, entre ellas el general iraní Qassem Soleimani y el líder de Kataib Hezbolá y de las Fuerzas de Movilización Popular, Abu Mahdi al Muhandis.

Situación explosiva

En respuesta, el presidente del país persa, Hasán Rohaní, aseguró un día después que "Irán y oros países que buscan la libertad en la región vengarán" la muerte de Soleimani, considerado un héroe nacional.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció que Washington "ha establecido como objetivo 52 sitios iraníes […] algunos de muy alto nivel y muy importantes para Irán y la cultura iraní", y prometió que "serán golpeados muy rápido y muy duro" si intereses o ciudadanos estadounidenses son atacados por Teherán.

Tres días después del asesinato de Suleimani, el Parlamento de Irak aprobó una resolución que pone fin a la presencia de tropas extranjeras en suelo iraquí y les prohíbe "usar su suelo, espacio aéreo o aguas por cualquier razón". En respuesta, el presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazó con imponer al país árabe "sanciones como nunca antes han visto" en el caso de se concrete una retirada forzada de los militares del territorio iraquí.

Misiva filtrada

Este lunes se filtró una carta que el general de brigada y comandante de la misión especial militar de EE.UU. en Irak, William Seely, envió al jefe del Comando de Operaciones Conjuntas del país árabe en la que informaba de la retirada de los efectivos estadounidenses con el fin de reposicionarse.

Sin embargo, el Pentágono desmintió posteriormente dicha información. Un general de alto rango precisó que la cara en cuestión no era más que un borrador "mal redactado" y sin firmar que tenía como objetivo recalcar el aumento de los movimientos de las ropas. En la misma línea, el presidente del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, reiteró que no existen planes de retirada.

Sobre esta cuestión, Abdul Mahdi declaró que si realmente se trata de un borrador —como aseguran los funcionarios estadounidenses—, Washington debería enviar otra misiva para aclarar esta situación.

Se estima que en territorio iraquí actualmente hay alrededor de 5.200 soldados estadounidenses. Si EE.UU. retira finalmente sus tropas de Irak, pondrá fin a una presencia militar de 17 años en ese país. En 2011 Washington ya retiró a sus militares de Irak, pero regresaron en 2014 bajo invitación del Gobierno iraquí para que ayudaran a sus militares a combatir el Estado Islámico.

Trump podría haber matado a Soleimani a pesar de los datos de la inteligencia

El presidente de EEUU, Donald Trump, quizás ordenó el asesinato del general iraní Qasem Soleimani desafiando los datos de la inteligencia estadounidense, según los cuales el alto cargo militar no representaba ningún peligro en especial.

Según cita The New York Times fuentes de la Administración estadounidense, varios altos cargos militares le presentaron al presidente la opción de asesinar a Soleimani entre varias otras sin pensar que la aceptaría. Después de rechazar inicialmente la propuesta el 28 de diciembre y, en su lugar, autorizar ataques aéreos contra un grupo de milicias chiíes apoyados por Irán, unos días después Trump finalmente dio luz verde a la respuesta más radical.

Las agencias de inteligencia de EEUU habían concluido que los ataques a los militares estadounidenses que, según Washington, Soleimani estaba planeando no eran inevitables, apunta el periódico. El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, no aprobó los planes del militar sobre ninguna acción contra Estados Unidos y necesitaba discutirlos una vez más.

El 30 de diciembre, los informes de inteligencia sobre la situación en Oriente Medio mostraban que la situación en la región era la habitual. Las visitas de Soleimani y de su unidad de las Fuerzas Quds a Siria, el Líbano e Irak no eran inusuales y no representaban ninguna amenaza, asegura el periódico.

"El secretario de Estado, Mike Pompeo, y el vicepresidente, Mike Pence, fueron dos de las voces más agresivas que abogaron por una respuesta a la agresión iraní, según los funcionarios de la administración. La oficina de Pence ayudaba a vigilar las reuniones y conferencias telefónicas celebradas por los funcionarios en el período previo al ataque aéreo", afirma el texto de NYT.

Trump decidió liquidar a Soleimani en represalia por un ataque del 27 de diciembre a una base militar estadounidense que se llevó la vida de un civil. El Congreso no estaba al tanto de la operación, tampoco las autoridades extranjeras ni los funcionarios de la Casa Blanca a cargo de las relaciones públicas. El ataque provocó una escalada en el conflicto entre Washington y Teherán.

La OTAN retira temporalmente a su personal de Irak

La alianza de la OTAN está retirando "una parte del personal de Irak" en medio de preocupaciones por su seguridad.

"Estamos tomando todas las precauciones necesarias para proteger a nuestro personal. Esto incluye el reposicionamiento temporal de parte del personal en diferentes lugares dentro y fuera de Irak", dijo a Reuters un funcionario de la OTAN.

Canadá, uno de los paises miembros de la OTAN, trasladará temporalmente parte de sus tropas conformadas por 500 soldados de Irak a Kuwait, comunicó el Departamento de Defensa Nacional en un comunicado firmado por el general Jonathan Holbert Vance.

"En respuesta a últimos acontecimientos, la CAF, trabajando en colaboración con nuestros socios internacionales, ha pausado temporalmente nuestros esfuerzos en Irak (...) La situación en Irak es compleja y es mejor pausar nuestro trabajo para concentrar completamente nuestra atención y esfuerzos hacia la seguridad de nuestro personal mientras se desarrolla la situación (...) una parte de nuestros compatriotas será trasladada temporalmente de Irak a Kuwait", señaló Vance.

La misión de la OTAN en Irak, compuesta por varios cientos de entrenadores, asesores y personal de apoyo de la Alianza de 29 miembros y países socios no pertenecientes a organización, incluye personal militar y civil.

Las “fuerzas terroristas y agresoras” de EE.UU. impiden a las fuerzas iraquíes acercarse a la base ocupada de Ain Al-Asad, informa la agencia turca Anadolu.

La madrugada de este miércoles, la División Aeroespacial del CGRI ha golpeado con misiles tierra-tierra en un ataque de represalia por el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, entre otros militares, la base aérea Ain Al-Asad, ocupada por el “Ejército terrorista y agresor” de EE.UU. en la provincia de Al-Anbar (oeste de Irak), y luego lanzaron una segunda ola de ataques en el mismo país contra objetivos estadounidenses.

Al respecto, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri, ha afirmado que “la orgullosa operación de la madrugada representa solo parte del poderío de las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán, que se realizó en respuesta al acto terrorista de EE.UU. en asesinar al teniente general Qasem Soleimani”.

Estados Unidos no logra interceptar ni un misil iraní

 

La defensa antimisiles estadounidense no ha logrado interceptar ni un misil iraní lanzado contra sus bases en el territorio iraquí.

La cadena de televisión libanesa Al-Manar, citando unas fuentes iraníes, ha informado que los sistemas de defensa aérea de EE.UU., desplegados en Irak, no han alcanzado a interceptar ni derribar ninguno de los misiles lanzados la madrugada de este miércoles (hora local) por el país persa.

La Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán ha atacado con misiles tierra-tierra la base aérea Ain Al-Asad, ubicada en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar y utilizada por las tropas norteamericanas desde la invasión de Irak en 2003, y otra en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí.

Una fuente militar de la República Islámica ha anunciado que los ataques han causado grandes bajas. Eso mientras el presidente de EE.UU., Donald Trump, en un tuit ha indicado: “¡Hasta aquí, todo bien!”.

El ataque es una represalia al asesinato por Washington del comandante de la Fuerza Quds del CGRI, el teniente general Qasem Soleimani. El Cuerpo de Guardianes de Irán ha advertido en un comunicado a Washington de que recibirá una “respuesta más firme” que la dada este miércoles, en caso de nueva agresión.

A su vez, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, ha asegurado que la República Islámica no busca una guerra, pero se defenderá de cualquier agresión: está en su derecho.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri, ha afirmado que “la orgullosa operación de la madrugada representa solo parte del poderío de las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán, que se realizó en respuesta al acto terrorista de EE.UU. en asesinar al teniente general Qasem Soleimani”.

Israel pone en alerta máxima su ejército tras ataques de Irán

El ejército israelí ha puesto en alerta máxima su aviación y sistemas antiaéreos después del ataque de represalia de Irán contra bases de EE.UU. en Irak.

La fuerza aérea y los sistemas de defensa antiaérea de Israel fueron puestos en alerta máxima”, según recoge el canal de televisión Al-Arabiya.

De acuerdo con la cadena, el régimen israelí ha movilizado sus aviones de combate, que se encuentran en el espacio aéreo de El Líbano.

Irak informa al embajador de EE.UU. en Bagdad de las medidas que deben facilitar la retirada de las tropas estadounidenses

El primer ministro de Irak, Adil Abdul Mahdi, ha convocado al embajador de EE.UU. en Bagdad, Matthew Tueller, para informarle de las medidas conjuntas que deben facilitar la retirada de las tropas estadounidenses desde el territorio del país, informan medios locales.

Este domingo, el Parlamento iraquí aprobó una resolución para "poner fin a la presencia de tropas extranjeras en suelo iraquí" y prohibirles "usar su suelo, espacio aéreo o aguas por cualquier razón". Según el primer ministro de Irak, para llevar a efecto la decisión del Parlamento iraquí ambos países tienen que dar pasos conjuntos.

"El primer ministro destacó la importancia de la cooperación mutua para implementar la retirada de tropas extranjeras, en línea con la resolución del Parlamento iraquí, y para establecer las relaciones con Estados Unidos sobre un fundamento adecuado", dijo su oficina a través de un comunicado.

Asimismo, Adil Abdul Mahdi subrayó la gravedad de la situación actual que vive la región y sus posibles consecuencias, al tiempo que añadió que Irak hace todo lo posible para evitar que estalle un conflicto abierto en la zona.

Además, reiteró el deseo del Irak de que las relaciones internacionales se basen en la cooperación, el respeto mutuo y en la preservación de la seguridad, la estabilidad y soberanía nacional.

Según el primer ministro, la fortaleza del Gobierno iraquí es una cuestión que interesa a todos.

Preparativos en marcha para la retirada

Este lunes las autoridades iraquíes han anunciado que los preparativos para retirar las tropas extranjeras de Irak ya están en marcha, según lo ha anunciado un portavoz de las fuerzas militares iraquíes.

"El Gobierno iraquí ha comenzado a restringir el movimiento de las fuerzas de la coalición por tierra y mar, que se limitarán únicamente a patrullar y a armar y entrenar al personal", ha comentado el portavoz. Asimismo, añadió que Washington no informó al Comando General de las fuerzas armadas iraquíes de sus operaciones.

La medida fue una respuesta al ataque lanzado el 2 de enero por Washington cerca del aeropuerto de Bagdad, la capital de Irak, que acabó con la vida de Qassem Soleimani, líder de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní; de de Abu Mahdi al Muhandis, jefe de las Fuerzas de Movilización Popular y comandante de la milicia Kataib Hezbolá; así como de otras 10 personas.

En respuesta a la iniciativa de Irak, Trump amenazó con imponerle "sanciones como nunca antes han visto" si llega a producirse la retirada forzada de los militares estadounidenses del territorio iraquí.

LA GUERRA IRANÍ DE TRUMP COMIENZA

Jason Reza Jorjani

El asesinato del general iraní Qassem Soleimani en un ataque con aviones no tripulados ordenado por el presidente Donald Trump es probable que los historiadores lo consideren un catalizador comparable al asesinato del archiduque Franz Ferdinand.

El 28 de junio de 1914, el archiduque Francisco Fernando, heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro, fue asesinado por conspiradores serbios que buscaban la secesión de los eslavos de su reino. Austria-Hungría respondió dando un ultimátum a Serbia y, poco después, declarando la guerra al reino eslavo. Una alianza francesa de 1892 forjada con la Rusia zarista ordenó la movilización en caso de acción militar por parte de cualquier miembro de la Triple Alianza de Alemania, Austria-Hungría e Italia. En consecuencia, el asesinato de Francisco Fernando desencadenó una reacción en cadena que, en muy poco tiempo, sumió a Europa en el inhumano infierno de la Primera Guerra Mundial. El asesinato del general iraní Qassem Soleimani en un ataque con drones ordenado por el presidente Donald Trump el 2 de enero de 2020, es probable que sea visto por los historiadores, en retrospectiva, como un catalizador comparable, aunque con consecuencias aún más catastróficas.

Incluso un asesinato estadounidense del Líder Supremo Ayatolá Alí Jamenei no habría desencadenado el tipo de represalias que todo el mundo debería esperar de Irán y sus proxis en los días venideros.

El general Soleimani (de 62 años) fue el líder de la Fuerza Qods de Irán, el ala expedicionaria de élite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI). "Haj Qassem" era de una familia campesina pobre de la provincia de Kermán en Irán. Pasó su juventud como obrero de la construcción pagando las deudas de su padre. Veterano condecorado de la guerra entre Irán e Irak que -en sus raras entrevistas- habló con nostalgia de querer ser martirizado para poder reunirse con sus amigos y camaradas caídos, Soleimani se negó a llevar una armadura corporal o incluso un chaleco antibalas cuando comandaba la Fuerza Qods en sus numerosas batallas contra daesh y otros combatientes islamistas suníes en Irak y Siria. Aunque es conocido por su humildad, en diciembre de 2017, Soleimani se negó incluso a abrir una carta del jefe de la CIA que le fue entregada en mano. Por ese entonces la revista Time lo nombró entre las 100 figuras más influyentes del mundo y lo describió como el "James Bond" y "Erwin Rommel" de los "chiítas de Oriente Medio"1. Foreign Policy lo nombró como uno de los "Pensadores Globales" más influyentes y "el general más poderoso del Medio Oriente en la actualidad"2.

Tras su asesinato, el general Soleimani ha sido caracterizado como el segundo hombre más poderoso de la República Islámica de Irán. Sin embargo, la verdad es que incluso un asesinato estadounidense del Líder Supremo Ayatolá Alí Jamenei no habría desencadenado el tipo de represalias que todo el mundo debería esperar de Irán y sus apoderados en los próximos días. A diferencia del Líder Supremo, el general Soleimani fue ampliamente considerado como un héroe nacional por los iraníes en todo el espectro político. Incluso aquellos patriotas más vehementemente opuestos a la ideología islámica del actual régimen iraní albergaban en sus corazones una furtiva admiración por "Sardar Soleimani". Es probable que su martirio logre lo que apenas podría concebirse como la consecuencia de la muerte de cualquier otro líder iraní: La solidaridad de facciones religiosas y nacionalistas hasta ahora enfrentadas y amargadas contra la agresión extranjera.

Es probable que la reacción fuera de Irán sea aún más vehemente. Después de que el derrocamiento estadounidense de Saddam Hussein y la invasión estadounidense de Irak en 2003 abrieran un vacío de poder en Oriente Medio que se llenó rápidamente con el surgimiento del Estado Islámico de Irak y el Levante (daesh), fue Soleimani quien dirigió la resistencia árabe chiíta contra el daesh en Irak y Siria. Desempeñó un papel fundamental en la unificación de las milicias chiítas iraquíes en la organización paraguas Hashd al-Shaabi o "Fuerzas de Movilización Popular". El líder del grupo, Abu-Mahdi Al-Muhandis, iba en el mismo vehículo que Soleimani cerca del aeropuerto de Bagdad cuando ambos murieron a causa del ataque con un dron de Trump. Fue Hashd al-Shaabi quien organizó las protestas contra la continua ocupación estadounidense de Irak frente a la embajada de Estados Unidos en Bagdad el 31 de diciembre de 2019, que el presidente Trump ha utilizado como casus belli para asesinar a Soleimani y Muhandis.

Cuando el presidente Obama y la secretaria de Estado Clinton envalentonaron al naciente Califato al desestabilizar el régimen de Bashar al-Assad en Siria, el alcance de Soleimani también se profundizó desde Bagdad hasta Damasco. Ha trabajado estrechamente con el Hizbolá libanés, que lo admira tan ardientemente como los combatientes árabes que comandó en Irak y Siria. De hecho, la primera respuesta significativa al asesinato de Soleimani ha sido una declaración de la milicia de Hizbolá que intenta tomar represalias atacando todas las bases americanas en la región. Israel ha entrado en plena preparación para la guerra en respuesta a esta amenaza. Es un secreto a voces que los israelíes tuvieron más de una oportunidad de asesinar a Soleimani mientras estaba operando en Siria, pero fueron advertidos de que no lo hicieran por los militares y los funcionarios de inteligencia de EEUU, que comprendieron la catastrófica escalada que se produciría con este acto de guerra. Por las mismas razones, la orden de Trump ya está siendo ampliamente criticada por los analistas geopolíticos y condenada por algunos miembros del congreso estadounidense.

Estos últimos no deberían sorprenderse de que su exclusivo poder constitucional para declarar la guerra haya sido socavado. Este es exactamente el tipo de cosas que la designación del Secretario de Estado Mike Pompeo, el 8 de abril de 2019, del CGRI como organización terrorista tenía la intención de facilitar. Bajo la Autorización del Uso de la Fuerza Militar en la Guerra Global contra el Terrorismo de 2001, aprobada por el Congreso después del 11 de septiembre, el Presidente de los Estados Unidos está investido de la autoridad para atacar a los "terroristas" en cualquier lugar y en cualquier momento. No importa que 15 de los 19 secuestradores del 11 de septiembre fueran saudíes que actuaban con el respaldo de las élites dentro del régimen de Arabia Saudita, el aliado musulmán más cercano de Estados Unidos - y el mayor adversario regional de Irán. No importa que, después del 11 de septiembre, el general Soleimani estuviera entre los funcionarios iraníes que se ofrecieron clandestinamente a colaborar con Estados Unidos en operaciones militares contra los talibanes y Al-Qaeda en Afganistán. No importa que Irán rescindiera esa oferta de buena voluntad sólo después de que Estados Unidos tuviera la intención de colonizar Irak, una región que sirvió como distrito capital de Irán por más de mil años durante tres sucesivos imperios persas. Bagdad o Bogh-Dâd es un antiguo nombre persa que significa "Dado por Dios" o "Justicia de Dios". Incluso después del advenimiento del Islam, la mayor parte de "Irak" fue parte del Irán chiíta hasta alrededor de 1750.

La orden de Trump ya está siendo ampliamente criticado por los analistas geopolíticos y condenado por algunos miembros del Congreso de los Estados Unidos.

Es probable que una bandera iraní vuelva a ondear sobre esa ciudad originalmente persa en un futuro muy próximo. El hecho de que los manifestantes de la embajada estadounidense en Bagdad hayan podido abrirse paso a través de numerosos puestos de control y entrar en el corazón de la supuestamente segura "zona verde" establecida por los colonizadores estadounidenses atestigua la profundidad y la amplitud de la influencia iraní dentro del gobierno de Irak. Hashd al-Shaabi, la coalición de milicias que organizó las protestas, está formada por chiítas iraquíes tan devotos que durante la guerra Irán-Irak desertaron al lado de Irán y lucharon por la República Islámica contra Saddam Hussein. La mayoría del gobierno iraquí dominado por los chiítas que fue elegido democráticamente después del derrocamiento de Saddam en 2003, está formado por políticos iraquíes que pasaron las décadas de 1980 y 1990 viviendo bajo asilo político en Irán y forjando estrechas relaciones de trabajo con la élite teocrática de Irán. Gran parte de esta élite teocrática iraní, a su vez, nació o se crió en ciudades sagradas chiítas como Najaf y Karbala que están situadas en el artificial estado-nación de "Irak".

Una semana antes del asesinato de Soleimani y Muhandis, la edición del 27 de diciembre de Newsweek publicó un dramático artículo de portada titulado "Si Irán cae, daesh podría levantarse de nuevo"3. El artículo identifica acertadamente a Irán como la principal fuerza que se opone al ascenso del supuesto califato fundamentalista suní. Lo que Newsweek no se atreve a admitir es que ISIS -o DAESH como prefiero llamarlo (por respeto a la antigua diosa egipcia)- fue efectivamente creado, armado y financiado por Estados Unidos y su principal aliado regional, Arabia Saudita. Este monstruo de Frankenstein del complejo militar-industrial estadounidense no sólo llevó a cabo un genocidio de las minorías étnicas y religiosas en Iraq y Siria, sino que DAESH también intentó borrar el patrimonio artístico y arquitectónico preislámico iraní destrozando, perforando y dinamitando monumentos "paganos" en Nínive, Mosul y Palmira, ciudades que habían formado parte de los imperios aqueménida, parto y sasánida de Irán. Lejos de la grotesca caricatura promulgada en los medios de comunicación estadounidenses, las milicias chiítas efectivamente dirigidas por Soleimani y Muhandis en Irak no eran simplemente grupos sectarios fanáticos. Hashd al-Shaabi incluía a cristianos árabes e incluso a kurdos yezidis, y el general Soleimani rescató repetidamente a los kurdos del norte de Irak (que son étnicamente iraníes) de la opresión genocida de DAESH, sin importar si eran suníes, chiítas o incluso yezidis "satanistas".

El artículo de Newsweek está en el punto cuando concluye que un intento liderado por Estados Unidos de efectuar un cambio de régimen derribando la República Islámica no sólo paralizaría la principal fuerza de resistencia a DAESH, permitiendo que el Califato se levante de nuevo, sino que también abriría el camino para las operaciones de DAESH dentro de un Irán cada vez más balcanizado. Las minorías sunitas del Juzestán (o como estos árabes lo llaman "Al-Ahwaz"), el Kurdistán y las regiones de Baluchistán en las fronteras occidentales y sudorientales de Irán intentarían secesionarse de "Persia" y convertir sus territorios en refugios para los terroristas sunitas.

Esto demostrará, tanto en sangre como en tesoro, ser la guerra más costosa que los estadounidenses han librado en la corta historia de Estados Unidos.

Los elementos más militantes anti-persas dentro de estas minorías han sido durante mucho tiempo los favoritos de los partidarios neoconservadores del cambio de régimen en Irán, como el ex-asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton. A pesar de la destitución de Bolton, desempeñaron un papel significativo en el fomento de los violentos disturbios que sacudieron a Irán a mediados y finales de noviembre de 2019. Estos insurgentes secuestraron las protestas de hasta 200.000 iraníes contra el aumento de los precios de los combustibles (o el recorte de los subsidios estatales a la gasolina), medida que tenía por objeto salvar la economía iraní frente a las paralizantes sanciones de Trump. Para cuando el régimen apagó los incendios, 731 bancos y 140 edificios gubernamentales habían sido destruidos por pirómanos. De los 1.500 manifestantes muertos, muchos fueron disparados por agentes provocadores sospechosamente vestidos o francotiradores ocultos. El grupo islamista-marxista popular Mojahedin de Irán, para el cual John Bolton era un cabildero, admitió su papel en los disturbios, pero los insurgentes sunníes armados sin duda también desempeñaron un papel significativo. Los funcionarios del Gobierno interceptaron numerosos alijos de armamento que se introducían de contrabando en el país con el fin de lograr la "sirianización" del Irán. Pero Irán no es otra Siria, y mucho menos otro Irak.

"Irak y Siria son, como la mayoría de los países del mundo islámico, Estados totalmente artificiales diseñados por los colonialistas europeos. Irán es una nación cohesionada de 3.000 años de antigüedad que ha dominado Oriente Medio y Asia Central durante el curso de cuatro imperios persas, el primero de ellos fundado alrededor del 500 a.C. por los aqueménidas y el último de ellos surgido en el 1500 d.C. bajo los safávidas. El último de estos imperios, el Irán Safávido, fusionó la identidad nacional iraní con la espiritualidad chiíta de una manera que cimentó el papel de Irán dentro de la región como bastión de resistencia contra el concepto califal de los musulmanes suníes -un papel que Irán comenzó a desempeñar en serio cuando, en el siglo XII, la Orden de los Asesinos luchó contra el califato mientras que simultáneamente defendía sus territorios- incluyendo los de los actuales "Irak" y "Siria" contra los cruzados occidentales.

La República Islámica de Irán sería mucho más resistente ante un esfuerzo de cambio de régimen armado que Bashar al-Assad de Siria. El propio Assad no es más que un cliente de Irán. La llamada "oposición" iraní consiste en una variedad de facciones afligidas por rabiosas luchas internas, carentes de legitimidad, organización, competencia y visión. La mayoría de ellos son francamente traidores. Aquellos que no son defensores de la balcanización de Irán están en la nómina de la CIA, la MOSSAD, o los saudíes, todos los cuales quieren esculpir un Estado de "Persia" castrado a partir del cadáver mutilado de cualquier nación iraní que sea capaz de resistir el neoliberalismo, el sionismo y el wahabismo.

El ataque con drones iraníes que incapacitó a la mitad de la producción de petróleo saudí el 14 de septiembre de 2019, por el cual el representante chiíta de Irán en Yemen estaba dispuesto a asumir la responsabilidad, es sólo un indicio de lo que Irán podría desencadenar en todo el mundo islámico si se enfrentara a una amenaza existencial. Ningún hombre encarnó y personificó el alcance transnacional y extraterritorial de Irán en todas las regiones chiítas del mundo islámico más que el general Qassem Soleimani. Al asesinar a Haj Qassem, Trump ha declarado la guerra, no sólo a Irán, sino también a los chiítas de Irak, Siria, Líbano y Yemen. Como en el caso del asesinato del Archiduque Francisco Fernando, este acto de guerra es probable que catalice un conflicto internacional que eventualmente se volverá global en su alcance de destrucción. Es ese crisol o fragua ardiente lo que permite que la eufemísticamente velada "Guerra Global contra el Terrorismo" revele su verdadera forma como la Tercera Guerra Mundial. Esta probará, tanto en sangre como en tesoro, ser la guerra más costosa que los estadounidenses hayan librado en la corta historia de los Estados Unidos. Puede que incluso resulte ser para Estados Unidos lo que la invasión de Afganistán fue para la Unión Soviética - un presagio de fatalidad, decadencia terminal y desintegración. Apuesto a que del otro lado de esta guerra, el orgulloso pueblo persa seguirá en pie en defensa desafiante de su civilización de 3.000 años de antigüedad.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19