Portada - Últimas noticias

PEKÍN (Sputnik) — Las declaraciones de varios políticos estadounidenses que acusan a Pekín de haber intentado ocultar la escala real de la propagación del coronavirus son mentirosas y amorales, declaró la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying.

Más temprano la agencia Bloomberg informó, citando a unas fuentes anónimas, que Pekín supuestamente presta datos subestimados sobre el número de contagios y muertes por coronavirus.

También el 20 de marzo el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, acusó a China de poner en riesgo miles de vidas al ocultar información sobre la enfermedad, también el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, Robert C. O'Brien, indicó que Washington no puede confirmar si los datos chinos sobre la propagación del virus son correctos.

"Estos comentarios de los políticos estadounidenses son descarados e inmorales, esta difamación, los insultos y la denigración de otros no ayudarán a recuperar el tiempo perdido, sino que causarán pérdidas aún mayores de tiempo y vidas humanas", dijo Hua Chunying en una rueda de prensa.

En este contexto la portavoz de la Cancillería llamó a los políticos estadounidenses a "dejar de politizar los problemas sanitarios".

Destacó también que desde el principio China ha mantenido una postura transparente y responsable en la publicación del número de casos del COVID-19 y está dispuesta a ayudar a EEUU a la medida de su capacidad.

"En lo referente a las evaluaciones de la situación epidemiológica internacional, es la OMS y los epidemiólogos los que preservan la credibilidad en este ámbito y no los políticos que difunden mentiras", agregó.

Al ser preguntada si Pekín seguirá el ejemplo de los países europeos e incluirá en su estadística a los infectados que fallecieron en casa, la diplomática contestó que China "publica todos los datos necesarios de forma regular".

Según los últimos datos oficiales de las autoridades chinas, en el país se han confirmado más de 81.500 infectados por el COVID-19, 3.318 de ellos fallecieron y más de 76.400 personas ya superaron la enfermedad.

El 29 de marzo, la Comisión Nacional de la Salud de China anunció que había logrado frenar la propagación de COVID-19 en el país, que comenzó a fines de diciembre en la ciudad china de Wuhan.

Al contrario, Estados Unidos es, desde la semana pasada, el epicentro mundial de la pandemia de COVID-19 con el mayor número de casos confirmados.

The Atlantic: La presidencia de Trump ha terminado

“Tardaron mucho más de lo que deberían, pero los estadounidenses ahora han visto al hombre detrás de la máscara”, dijo Peter Wehner.

Peter Wehner, analista del diario estadounidense The Atlantic, escribió en un artículo publicado el 13 de marzo en la edición electrónica de esa publicación, que Donald Trump era fundamentalmente incapaz (intelectual, moral y psicológicamente) para ejercer su funciones.

“Para mí, esta es la consideración principal al elegir un presidente, en parte porque en algún momento es razonable esperar que un presidente se enfrente a una crisis inesperada, y, en ese momento, el juicio y el discernimiento del presidente, su carácter y su capacidad de liderazgo cuentan mucho”.

El autor agrega: “En cuanto a Trump, la combinación virulenta de ignorancia, inestabilidad emocional, demagogia y venganza no harán más que conducir al fracaso de la presidencia. Esto bien podría conducir a un desastre nacional. La perspectiva de Donald Trump como comandante en jefe debería asustar a todos los estadounidenses”.

Peter Wehner continúa: “Tomó hasta la segunda mitad del primer mandato de Trump, pero la crisis se produjo en forma de una pandemia de coronavirus, y es difícil hablar de un presidente que se vio abrumado por una crisis como esta. Dicho esto, el presidente y su administración son responsables de los graves errores que nos costaron caro, en particular los fallos épicos en la fabricación de las pruebas de diagnóstico, la decisión de evaluar a muy pocas personas, la demora en extender las pruebas a laboratorios fuera de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades así como los problemas en la cadena de suministro.

Estos errores nos dejaron ciegos y ajenos a la curva y, durante algunas semanas cruciales, crearon una falsa sensación de seguridad. Lo que sí sabemos ahora es que el coronavirus se ha estado propagando en silencio durante varias semanas, sin que nos diéramos cuenta y mientras no hacíamos nada para detenerlo. Los esfuerzos de contención y mitigación podrían haber disminuido significativamente su propagación en una etapa temprana y crítica, pero hemos perdido esta oportunidad”.

“Simplemente perdieron un tiempo que no se puede compensar. No se pueden recuperar de seis semanas de ceguera”, dijo al Washington Post Jeremy Konyndyk, quien ayudó a supervisar la respuesta internacional al ébola durante el gobierno de Obama y es un investigador principal de políticas en el Centro para el Desarrollo Global. “En la medida en que haya alguien a quien culpar aquí, la culpa proviene de la mala gestión caótica de la Casa Blanca y su incapacidad de reconocer el panorama general”.

El analista estadounidense continúa: “A principios de esta semana, Anthony Fauci, el muy respetado director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, cuya reputación de honestidad e integridad solo mejoró durante esta crisis, admitió en un testimonio ante el Congreso que EEUU que aún no se proporcionan a los potenciales afectados pruebas adecuadas para detectar el coronavirus. “Es un fallo. Admitámoslo”, añadió: “La idea de que alguien se haga la prueba fácilmente de la forma en que lo hacen las personas en otros países no se da aquí. No estamos preparados para eso”.

“También sabemos que la Organización Mundial de la Salud ha realizado pruebas efectivas que EEUU ha rechazado, y los investigadores de un proyecto en Seattle intentaron realizar pruebas tempranas para el coronavirus, pero se les impidió hacerlo por los funcionarios federales”.

Y agregó: “Pero eso no es todo. Según los informes, el presidente ignoró las advertencias tempranas sobre la gravedad del virus y se enojó con un funcionario de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que en febrero advirtió que una epidemia era inevitable. La administración Trump desmanteló la Oficina de Salud Global del Consejo de Seguridad Nacional, cuyo propósito era combatir las pandemias mundiales. Ahora estamos pagando el precio”.

Wehner dice que “la desinformación y las mentiras del presidente Trump sobre el coronavirus llevaron a la situación actual”.

“Trump afirmó que el virus había quedado frenado en EEUU a medida que este se propagaba. Dijo que lo habíamos “limitado” cuando no lo habíamos hecho. Dijo que las pruebas estaban disponibles cuando no lo estaban. Afirmó que el coronavirus algún día desaparecería “como un milagro”, pero este no será el caso. Dijo que una vacuna estaría disponible en unos pocos meses, pero Fauci dice que no estará disponible hasta dentro de un año o más”.

“En general, este es un fracaso de liderazgo que se deriva de una gran fallo de carácter. Trump es un mentiroso tan inteligente que es incapaz de ser honesto, incluso si ser honesto sirve a sus intereses. Es tan impulsivo, miope e ingobernable que no puede planificar ni pensar más allá en el tiempo. Es un personaje que tiende a sembrar la división y la discordia tanto que durante mucho tiempo ha perdido la capacidad de unir a la nación en todas las circunstancias y por cualquier causa. Y es tan narcisista e irreflexivo que es completamente incapaz de aprender de sus errores. La personalidad caótica del presidente lo hace estar muy mal equipado para enfrentar una crisis. Con algunas excepciones, lo que dijo Trump no solo es inútil; es francamente dañino”.

Según Peter Wehner, “la nación reconoce esto, tratándolo como un espectador y los directores de escuelas, los comisionados deportivos, los rectores de las universidades, los gobernadores y los propietarios de empresas en todo el país se encargan de cerrar un gran parte de la vida estadounidense sin las claras directivas del presidente”.

Concluyó: “Donald Trump se está empequeñeciendo ante nuestros ojos. El coronavirus es probablemente el punto de inflexión de la presidencia de Trump, cuando todo cambió, cuando la bravuconería, la ignorancia y la superficialidad del 45º presidente estadounidense se volvieron innegables, una realidad empírica tan indiscutible como las leyes de la ciencia o una ecuación matemática”.

Tomó mucho más tiempo de lo que debería, pero los estadounidenses ahora han visto al hombre detrás de la máscara. El presidente, enfurecido por quedar expuesto, se volverá más desesperado, más amargado, más molesto. Él sabe que nada será igual… La presidencia de Trump ha terminado”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19