Portada - Últimas noticias

El embajador saliente de Estados Unidos en Berlín, Richard Grenell, arremetió contra un legislador que lo acusó de mostrar una actitud "hostil" hacia Alemania durante su mandato. El diplomático, que también ejerce como director interino de Inteligencia Nacional, esgrimió que, sencillamente, se limitó a seguir las políticas de Washington y a defender los intereses estadounidenses.

Cuando el controvertido embajador estaba a punto de abandonar su cargo, el legislador alemán Andreas Nick, jefe de la delegación de su país en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE), escribió un comentario en Twitter en el que definió el legado que deja Grenell en la capital alemana.

Durante décadas, todos los embajadores de EE.UU. abandonaban su cargo como "una figura muy respetada y un amigo de confianza de Alemania", escribió el parlamentario en su publicación, agregando que Grenell fue el único que renunció mientras "emitía amenazas como si representara a una potencia hostil".

Grenell le respondió inmediatamente, argumentando que Berlín sencillamente quería que "dejara de pedirle públicamente que cumpliera sus obligaciones con la OTAN y pidiera el fin de Nord Stream 2", el proyecto de gasoducto ruso que lleva gas natural a Europa y Alemania en particular. "Pero estas son la políticas de Estados Unidos, y yo trabajo para el pueblo estadounidense", recalcó.

Designado por el presidente estadounidense, Donald Trump, Grenell ha mantenido una relación bastante tensa con Alemania desde el comienzo de su mandato. En marzo de 2019, Wolfgang Kubicki, vicepresidente del Bundestag, pidió que se expulsara a Grenell de Alemania. "Cualquier diplomático estadounidense que actúe como un alto comisionado de una potencia ocupante debe saber que nuestra tolerancia también conoce sus límites", sostuvo Kubicki.

Los comentarios del embajador sobre una serie de cuestiones, como el comercio de Alemania con Irán, las relaciones con Rusia o la insuficiente contribución al presupuesto de la OTAN, no siempre han sentado bien en la clase política alemana. De hecho, en mayo de 2019, el presidente de la Comisión de Economía y Energía del Parlamento de Alemania, Klaus Ernst, acusó a Grenell de comportarse como si estuviera en "una colonia de EE.UU.", después de que intentara convencer a los países europeos de que no compraran gas ruso.

La semana pasada, cuando la decisión de Washington de retirarse del Tratado de Cielos Abiertos despertó preocupación en Berlín, Grenell, fiel a sus formas, reprendió una vez más a los funcionarios alemanes por "quejarse de EE.UU.", aconsejando que presionen a Rusia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19