Portada - Últimas noticias

El buque petrolero iraní 'Petunia' arribó este martes a aguas jurisdiccionales de Venezuela, escoltado por el patrullero oceánico Yekuana PO13 de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), para abastecer la demanda interna de gasolina en el país suramericano, según informó VTV.

Mientras tanto, el segundo buque iraní, 'Forest', que arribó a Venezuela el pasado 25 de mayo, podría llegar a su destino final en las próximas horas tras cruzar por el norte de la isla Margarita rumbo a la refinería El Palito.

Por su parte, el buque 'Fortune', el primero de los cinco buques petroleros iraníes, llegó este lunes al Palito, donde fue recibido por el Ministro de Petróleo venezolano, Tareck El Aissami, y los trabajadores de la estatal petrolera, PDVSA.

Las tres embarcaciones fueron custodiadas por la Armada y la Aviación Militar Bolivariana, luego que EE.UU. amenazara con usar la fuerza militar para impedir la llegada de los buques iraníes a las costas venezolanas.

Se espera que los otros dos barcos — Faxon y Clavel— lleguen a las costas venezolanas, el miércoles 27 de mayo y el próximo 1 de junio, respectivamente. Entre los cinco buques transportan un total de 1,53 millones de barriles de gasolina y alquilato a Venezuela.

Venezuela registra problemas con el abastecimiento de gasolina debido a "las medidas unilaterales coercitivas" y unilaterales aplicadas por EE.UU., según informó la semana pasada el canciller venezolano, Jorge Arreaza.

El hashtag #GraciasIran se ha convertido en la tendencia número uno de Twitter en Venezuela

a medida que los petroleros iraníes comienzan a entregar la gasolina que tanto necesita el país latinoamericano, que enfrenta una crisis de combustible.

A la llegada del primer petrolero iraní, los venezolanos irrumpieron en Twitter para expresar su gratitud hacia Teherán por los envíos.

Las autoridades venezolanas también celebran que los petroleros iraníes cargados con gasolina y otros productos derivados del petróleo estén atracando uno por uno en el país.

El ministro venezolano de Petróleo, Tareck El Aissami, agradeció a Irán el lunes por enviar combustible y repuestos para aumentar la producción de una refinería venezolana, después de que el primero de una flotilla de cinco petroleros iraníes atracara en un puerto venezolano.

“Somos afortunados de poder contar con Irán en estos tiempos”, dijo El Aissami desde el puerto de la refinería El Palito en el centro de Venezuela, donde llegó el petrolero Fortune durante la noche.

El petrolero Fortune, cargado con 43 millones de litros de gasolina, llegó a la refinería de El Palito, al oeste de la capital venezolana, Caracas.

El segundo petrolero iraní, Forest, también ha entrado en la zona económica exclusiva del país sudamericano.

La red de televisión venezolana Telesur dijo el lunes que el barco iraní Forest había llegado a las aguas territoriales del país latinoamericano y que, al igual que Fortune, el primer petrolero iraní, fue escoltado por la Armada venezolana hasta su destino.

“El barco iraní Forest se acerca a las costas venezolanas. Las fuerzas militares de ese país afirman que en las próximas horas pasará al norte de la isla de Margarita para continuar rumbo a la refinería de El Palito”, dijo Telesur en una publicación en su cuenta de Twitter.

Arribo de petroleros iraníes a Venezuela, un nuevo revés para Trump

La llegada de los petroleros iraníes a las costas de Venezuela supone una nueva afrenta para Trump, además de una manifestación del poderío de Irán.

Desde que se conociera que la República Islámica de Irán había enviado cinco buques cisterna a Venezuela para paliar la gran escasez de combustible que sufre el país caribeño a raíz de las medidas coercitivas impuestas por la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, en el marco de su campaña de presión contra el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, el mundo entero estaba a la expectativa de si asistiría a un nuevo prólogo de un episodio de enfrentamiento entre Washington y Teherán, así inicia un artículo recientemente publicado en el portal digital del diario Rai al-Youm.

Mucho antes de la llegada del primer petrolero iraní, llamado ‘Fortune’, a las aguas territoriales de Venezuela, un alto funcionario del Gobierno de EE.UU. aseguró, en un comunicado, que Washington estaba sopesando una serie de medidas para impedir el traslado del combustible fósil al país sudamericano.

Dicho y hecho, EE.UU. envió varias flotas de su Armada al mar de Caribe para bloquear el paso de los buques cisterna, cargados de combustible iraní, con destino a las refinerías venezolanas, y como era de esperar, la medida chocó con el apercibimiento de las autoridades persas a sus contrapartes estadounidenses de que se atuviesen a las consecuencias si procedían a hacer realidad su amenaza de abordar sus petroleros, que, conforme a Teherán, constituiría un acto de piratería a la luz del día.

Al respecto, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, remitió una carta al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, en la que le alertaba de que Teherán se reservaba su derecho a responder ante cualquier acción injerencista de EE.UU. en la región del mar Caribe que derivase en una acción ilegal con el bloqueo de sus petroleros.

Por su parte, el vicecanciller persa para Asuntos Políticos, Seyed Abás Araqchi, convocó al embajador suizo en Teherán (capital iraní), Marcos Lightner, —representante en Irán de los intereses de EE.UU.— para expresar oficialmente la protesta de la República Islámica por las amenazas lanzadas por Washington contra los buques cisterna, de pabellón iraní, que están en ruta hacia Venezuela.

No sabemos qué siente el presidente Donald Trump al monitorear la llegada del primer petrolero iraní a un puerto venezolano, una iniciativa (de Teherán) que representa un claro desafío a sus amenazas y una derrota del brutal asedio que ha impuesto a Venezuela, pero lo que sí sabemos a ciencia cierta es que se siente un hombre frustrado y fracasado”, con estas palabras el Rai al-Youm elogia la referida medida de Irán.

Es más, es la primera vez que Irán exporta combustible a América Latina, y lo está haciendo en el marco de la alianza entre Teherán y Caracas, que busca abastecer a Venezuela en medio de las medidas coercitivas de EE.UU. a este país para derrocar el Gobierno de Maduro.

El ‘Fortune’, el primero de los cinco petroleros iraníes que, en total, transportan más de 1,5 millones de barriles de gasolina a Venezuela en momentos en los que el país sudamericano atraviesa una escasez de combustible debido a las sanciones de EE.UU., atracó el domingo en el puerto de la refinería de El Palito, situada en el municipio de Puerto Cabello, en las costas del estado venezolano de Carabobo.

El segundo buque cisterna de pabellón iraní, de nombre ‘Forest’, se adentró el lunes en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Venezuela y navega escoltado por la Armada del país caribeño para evitar cualquier provocación proveniente de los navíos estadounidenses presentes en la región del mar de Caribe y el tercer petrolero, de nombre ‘Faxon’, se espera que su llegada se produzca el miércoles.

El Rai al-Youm prosigue resaltando que la medida de Teherán de apoyar al pueblo y Gobierno venezolanos en estos momentos constituye una derrota sonada para el bloqueo económico de EE.UU. sobre la nación bolivariana. “La principal diferencia entre Irán y EE.UU. estriba en que Teherán ha enviado productos petroquímicos a una nación sitiada, cuyos líderes han expresado un ‘No’ rotundo a los intentos de EE.UU. por doblegar su férrea voluntad de ser soberanos y, en cambio, Washington ha enviado a sus mercenarios para derrocar al presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro, a fin de poner a uno de sus mercenarios al mando de la nación bolivariana”, acentúa el texto.

De acuerdo con el artículo, el dirigente arrogante y coercitivo de EE.UU. se ha dado cuenta perfectamente de que, cuando Irán lanza una amenaza a fin de preservar sus intereses nacionales, que podrían ser objeto de agravios de parte de sus adversarios, a sus autoridades no les tiembla el pulso a la hora de materializarla.

El magnate neoyorquino es consciente de que, cuando el presidente iraní, Hasan Rohani, le advirtió que Irán se vengaría, con consecuencias devastadoras, de EE.UU. si este país creaba problemas a los petroleros con bandera iraní en aguas internacionales, no se estaba marcando un farol, añade el escrito.

El mandatario iraní, agrega, fue muy preciso al dejar en claro a su homólogo estadounidense que cualquier acción injerencista de acoso a los buques cisterna de su país conllevaría una dura respuesta por parte de las Fuerzas Armadas de Irán a los intereses estadounidenses presentes tanto en las aguas del mar de Caribe como en el Golfo Pérsico y el mar de Omán, donde cientos de barcos de bandera norteamericana navegan a diario, pues son vías marítimas de suma importancia para el comercio del crudo a nivel mundial.

En su apercibimiento, Rohani recalcó a su interlocutor republicano que un posible bloqueo del paso de los buques cisterna de bandera iraní en las aguas tropicales del Caribe constituiría una flagrante violación del derecho internacional, del principio de libertad de navegación en alta mar y, por ende, Teherán tomaría las medidas que creyera oportunas en base a su derecho a preservar la soberanía e integridad de sus buques mercantes.

Según el informe, cuando hace un año la Armada británica se apoderó de un petrolero iraní, llamado ‘Adrian Darya 1’, con destino a las costas de Siria en el estrecho de Gibraltar, a petición de las autoridades estadounidenses, la Marina del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán detuvo un buque del Reino Unido en las aguas del Golfo Pérsico por contrabando de combustible.

Las fuerzas iraníes retuvieron, a mediados de julio de 2019, al petrolero británico, llamado ‘Stena Impero’, en el estrecho de Ormuz por “haber violado las normas internacionales del transporte marítimo”.

Esta medida supuso un sonado descrédito para la imagen de una flota naval de EE.UU, presente en las aguas del Golfo Pérsico y el mar de Omán, so pretexto de garantizar la seguridad marítima de la región, por lo que no se atrevió a intervenir en la operación iraní de la retención del buque británico, anota el texto, para luego proseguir explicando que, en aquel entonces, Trump salió diciendo que la flota de buques militares de su país solo obedecían al orden de salvaguardar la seguridad de los navíos de pabellón estadounidense que transiten por las referidas vías marítimas de la región de Asia Occidental.

Las declaraciones del líder republicano supusieron un duro revés para su aliado británico, ya que Londres había retenido al buque petrolero iraní ‘Adrian Darya 1’ a instancias de la Casa Blanca.

Las políticas punitivas de EE.UU. en contra de Venezuela, Irán y Siria han caído en saco roto y pronto fracasarán esas mismas medidas con China y Rusia, augura el Rai al-Youm, puesto que, conforme señala, esta política evidencia la intimidación arrogante del Occidente, liderado por Washington, que, no obstante, ha perdido su eficacia y ha provocado que todo el mundo se una contra esta política hostil dirigida en perjuicio de todos aquellos países que han decidido proteger y preservar su soberanía e independencia respecto al yugo del imperialismo de EE.UU.

De hecho, el portal digital resalta que esta resistencia de los pueblos soberanos del mundo representa una gran sacudida para las políticas imperialistas y hegemónicas de Washington.

De acuerdo con el medio digital, “la solidaridad de Irán con su socio y aliado venezolano pone de relieve que existen países que no se amilanan con las amenazas de EE.UU. y están listos para luchar militarmente para defender la dignidad de sus socios y aliados”.

Así pues, destaca que el arribo de los cinco petroleros iraníes a los puertos venezolanos es la mayor derrota de la arrogancia estadounidense, y si EE.UU. osa provocar a Irán, sin duda alguna ello constituirá el preludio de una serie de derrotas similares, especialmente en las aguas del Golfo Pérsico y el mar de Omán.

“No nos olvidemos de cómo el dron (aeronave no tripulada) estadounidense ‘Global Hawk’ fue derribado por un misil iraní, y si EE.UU. sigue empeñado en escalar las tensiones regionales con Teherán, volveremos a atestiguar un escenario de mayor humillación para los estadounidenses, protagonizado por las fuerzas de Irán”.

A modo de colofón a su informe, el artículo anota que el mundo está viviendo un momento histórico al ser testigo de cómo Irán ha propinado un nuevo revés, en toda regla, a Trump, dejando en evidencia que las naciones sitiadas por EE.UU. pueden, si poseen la suficiente voluntad, plantar cara y resistencia a los planes hegemónicos e imperialistas de Washington, cuyos halcones de la Casa Blanca les tienen reservados para someterles y apoderarse de sus recursos naturales.

Tribunal Supremo de Venezuela ratifica a Luis Parra como presidente de la Asamblea Nacional

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela declaró como "válida" la Junta Directiva de la Asamblea Nacional (AN), designada el pasado 5 de enero y liderada por el diputado opositor Luis Parra, para el período parlamentario 2020-2021.

De acuerdo con el fallo jurídico, no existe actuación fuera del marco constitucional por parte de la nueva Junta Directiva de la AN, ni violación al derecho constitucional por parte de sus "legítimos integrantes".

En este sentido, la sentencia prohíbe "la instalación de un parlamento paralelo o virtual", en alusión al conformado por el diputado opositor Juan Guaidó en la sede del diario El Nacional, el cual, según el texto, "no tiene ningún efecto jurídico".

Además, la sentencia determina que "cualquier persona pública o privada" que preste algún espacio como sede para este parlamento paralelo, "será considerado en desacato".

Asimismo, ordena enviar copia certificada del expediente y del fallo al Ministerio Público, "a los fines legales correspondientes en relación a las actuaciones de Juan Guaidó".

Delcy Rodríguez: Guaidó quiere robar las reservas de oro que Venezuela tiene en el Reino Unido

CARACAS (Sputnik) — La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció que el diputado opositor, Juan Guaidó, pretende robar el oro de su país depositado como reservas del Estado en el Reino Unido.

"Juan Guaidó pretende robarse el oro que tiene Venezuela en el Banco de Inglaterra. Pensaban hacer acá lo mismo que en Libia si hubiese sido exitosa la incursión del 3 de mayo", indicó la vicepresidenta a través del canal estatal Venezolana de Televisión.

La funcionaria señaló que después de varios meses ordenándole en 2018 al Banco de Inglaterra el retorno de más de 30 toneladas de oro de su nación depositadas en ese país, la oposición comenzó a sugerir a la nación británica que se quedara con el metal en su poder.

El Gobierno de Venezuela reiteró que el pasado 14 de mayo introdujo una demanda ante tribunales ingleses para intentar resolver la situación, ante la negativa del Banco de Inglaterra de devolver las reservas depositadas por el Banco Central de su país.

"¿Por qué lo demandó?, porque se estaba dando una situación inexplicable, violatoria del derecho internacional público; se ha dado una situación donde el Banco de Inglaterra decidió desatender las órdenes que le está dando su cliente, el Banco Central de Venezuela", agregó Rodríguez.

Además, las autoridades venezolanas señalaron que anexaron un documento en el que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) insta al Banco de Inglaterra a entregarle a esa agencia los casi mil millones de dólares en reservas de oro para que a través del organismo Venezuela pueda atender la situación humanitaria derivada de la pandemia por COVID-19.

Todos los países que tienen sus reservas en oro depositadas en el Reino Unido deben estar alertas, "porque en cualquier momento ese banco decide desconocerlos como clientes para quedarse con su oro, eso debe repercutir en el mundo financiero internacional", advirtió la vicepresidenta venezolana.

El referido banco inglés en conjunción con Guaidó, decidió no entregar el oro a Venezuela, aseguró Rodríguez.

"Es una cosa pública, no es de Guaidó, no es de Julio Borges [diputado opositor, prófugo de la justicia], no es de Leopoldo López [dirigente opositor prófugo], es de Venezuela, que existe, porque somos un Estado soberano (…) formamos parte de la Organización de Naciones Unidas (…) y ese oro pertenece al patrimonio de la República, es inalienable, es inembargable", expresó.

Este jueves 28 de mayo se realizará una audiencia en los tribunales ingleses, apuntó Rodríguez.

"Nosotros esperamos el mayor apego de estos tribunales a la legalidad (…) que se respeten las leyes de los mercados financieros internacionales, donde el Banco de Inglaterra solo puede actuar como custodio (…) no para derrocar un Gobierno institucional", dijo.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha solicitado que se inicie una investigación a través de los órganos judiciales de su país y advirtió que se llevarán ante Corte Penal Internacional a quienes están intentando despojar del oro a la nación.

De igual forma, el Gobierno de Venezuela indicó que cada vez que retrasan la entrega de las reservas de su país se convierten en responsable de las muertes que se registren por la pandemia de COVID-19 y del estado de necesidad de la nación, "por ello los delitos que aquí se están cometiendo son delitos de exterminio y de lesa humanidad", indicó Rodríguez.

En reiteradas ocasiones el Gobierno venezolano ha denunciado el robo de sus activos en el exterior, los cuales busca recuperar en medio del bloqueo que mantiene EEUU.

La entidad estatal británica retiene al parecer más de 1.200 millones de dólares en lingotes de oro que fueron depositados durante la presidencia de Hugo Chávez (1998-2013) y que forman parte de las reservas del Banco Central de Venezuela (BCV).

El Banco de Inglaterra se habría negado a devolver el oro, toda vez que en enero de 2019 el Reino Unido se sumó a EEUU y los otros países que reconocieron a Juan Guaidó, diputado opositor, como "presidente encargado" de Venezuela.

Durante años el oro ha formado parte crucial de las reservas que Venezuela mantiene en el extranjero.

"Fabricación mediática": el porqué de los informes sobre el Cártel de Sinaloa en Venezuela

Laura Itzel Domart

Expertos opinan sobre el tratamiento mediático en torno a la supuesta presencia de grupos del narcotráfico en Venezuela. ¿Es cierto que el Cártel de Sinaloa llegó al país gobernado por Nicolás Maduro?

Días después de que el Gobierno de Estados Unidos anunciara el inicio de las operaciones antidrogas en el Pacífico Oriental y el Caribe —con énfasis en Venezuela—, la fundación estadounidense Insight Crime emitió un informe sobre la presencia del Cártel de Sinaloa en la comunidad de San Felipe, en el municipio Machiques de Perijá, en Venezuela.

"El régimen de Maduro, así como de otros países, se basan en las ganancias de las drogas para obtener ingresos. El pueblo venezolano está sufriendo muchísimo, los narcotraficantes están aumentando sus actividades", señaló Mark Esper, secretario de Defensa de Estados Unidos, en el anuncio de abril.

Sin embargo, esta nueva acusación contra el Gobierno de Nicolás Maduro llama la atención, porque, por ejemplo, en el Informe Mundial sobre las Drogas 2019 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), no aparece Venezuela como protagonista en el flujo de narcóticos.

Respecto a las acusaciones de la Administración Trump contra Venezuela, Pino Arlacchi, director ejecutivo de la UNODC de 1997 a 2002, señaló que en su experiencia en el seguimiento de las investigaciones en relación al tráfico de drogas no ha habido registros de Venezuela como un punto clave en el narcotráfico.

"Es ridículo porque los mismos documentos de Estados Unidos muestran que esto no es verdadero. Si tú lees los últimos reportes de la DEA [Administración para el Control de Drogas​], solo unos meses atrás, no se menciona a Venezuela. Entonces, no se sostienen las acusaciones contra el Gobierno de Venezuela", expresó Arlacchi en entrevista con Sputnik sobre las acusaciones del gobierno estadounidense.

La presencia del crimen organizado en Venezuela

Dado que los últimos informes de la UNODC no registran presencia de flujo de drogas al interior de Venezuela, no es descabellado pensar que el reporte de Insight Crime sobre la presencia del Cártel de Sinaloa en un pueblo venezolano —en San Felipe, en el municipio Machiques de Perijá— forme parte de las acciones del Gobierno estadounidense contra la administración de Nicolás Maduro.

Para Carlos Fazio, especialista en temas de terrorismo mediático, los informes que exponen la presencia de grupos del narcotráfico en Venezuela corresponden a una suerte de "fabricación jurídico-mediática", cuyo objetivo es deslegitimar al Gobierno de Nicolás Maduro.

"Dirigido por un par de periodistas profesionales con amplia experiencia de campo en la región andina, Colombia en particular, lo singular de los trabajos de 'investigación' de Insight Crime (…) es que están alejados de los principios académicos y periodísticos, que indican que una investigación debe estar basada en información veraz y contrastada que proporcionen fuentes legítimas", explicó Fazio para Sputnik.

Del mismo modo refiere que el reportaje de la fundación estadounidense, Sinaloa: Un visitante que llegó para quedarse en Venezuela, "no contenía fuentes confiables y verificables, y buscaba posicionar mediáticamente la idea de que el Cártel de Sinaloa se mueve a sus anchas en el estado Zulia, muy rico en hidrocarburos, donde manejaría cerca de 400 pistas clandestinas de aterrizaje y salida de narcoaviones con destino a islas del Caribe y Centroamérica".

Por su parte, Edgardo Buscaglia, asesor de unidades contra la delincuencia organizada e investigador de la Universidad de Columbia, señaló en conversación con Sputnik que el Cártel de Sinaloa tiene presencia en más de 50 países alrededor del mundo —incluido Venezuela—, pero que hay un interés particular del Gobierno de Donald Trump en este país latinoamericano.

"Venezuela no es el único. Se focalizan en Venezuela debido a que Insight Crime y el Gobierno norteamericano tienen un sesgo político antivenezolano. Eso no exime de culpa al Gobierno venezolano, pero me refiero a que hay que relativizar. Están presentes [el Cártel de Sinaloa] en 69 países haciendo más o menos lo mismo que hacen en Venezuela", expuso para Sputnik.

Respecto a este punto, la Evaluación Nacional de Amenazas de Drogas 2019 de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) describe que las Organizaciones Criminales Trasnacionales de origen mexicano tienen representaciones en tres puntos estratégicos: Colombia, Ecuador y Venezuela, desde donde se coordinan los envíos de cocaína.

En contraste, la única referencia que se hace en la UNODC a Venezuela está en su último reporte —que vió la luz en mayo de 2020— sobre los efectos de COVID-19 en la producción y tráfico de drogas, en el que se expone que la producción de cocaína en Colombia se ha visto afectada por la escasez de gasolina —que se introducía ilegalmente desde Venezuela— por el cierre de las fronteras.

Los objetivos de la política antidrogas de Estados Unidos

Para entender el cambio en la política antidrogas de Estados Unidos, con eje en Venezuela, es necesario recordar que este ha realizado diversas acciones para desestabilizar al Gobierno venezolano. El objetivo es, según Fazio, producir un cambio de régimen en el país sudamericano que sea afín a las políticas estadounidenses.

De acuerdo con un artículo que Pino Arlacchi publicó en sus redes sociales el pasado 12 de mayo, las acusaciones de Estados Unidos contra Venezuela corresponden a una antigua estrategia del país norteamericano para desestabilizar gobiernos populares.

Carlos Fazio, a su vez, recordó también el factor de hidrocarburos que atrae a los estadounidenses en Venezuela, que, según la lista elaborada por la misma Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), es el país con las reservas más grandes de hidrocarburos a nivel mundial, las cuales ascienden a 309.000 millones de barriles de petróleo.

"Los objetivos de las políticas de cambio de régimen de la Administración Trump en Venezuela son básicamente tres: beneficiar al gran capital empresarial y financiero estadunidense mediante la privatización de la industria petrolera y otros recursos geoestratégicos que posee el país; abortar el modelo alternativo de nación que se viene llevando a cabo a través del proceso revolucionario bolivariano con base en la unión cívico-militar (…) y, tercero, por razones geopolíticas, recuperar un espacio de lo que históricamente Washington ha llamado con desprecio su patio trasero, donde a últimas fechas potencias emergentes como China y Rusia han estado incursionando económicamente", concluyó Fazio.