Portada - Últimas noticias

Mucho antes de que el libro del exasesor de Seguridad Nacional de EEUU John Bolton viera la luz, ríos de tinta corrieron, y horas y días de aire se consumieron en radios y televisoras para comentar algunos de los capítulos filtrados. 'The Room Where It Happened: A White House Memoir' ya está en las bateas de las librerías, y también en digital.

Llegó y se puso a la venta

Más cerca de una revista del corazón que de un vademécum. Así podría considerarse la obra literaria de la autoría de Bolton. En un intento de abrir la tierra debajo de los pies del presidente, Donald Trump, las infidencias plasmadas en este libro están lejos de convertirle en una versión aggiornada de 'Garganta profunda'.

"Que alguien saque conversaciones privadas de un gabinete es muy lamentable. Entre otras cosas, porque además va ser muy difícil de probar que eso ha sido así. Si Bolton se ha inventado diez cosas para envenenar e intoxicar, pues va a ser muy difícil de saber si exactamente ha sido así, o no", reflexiona respecto al libro el analista internacional Juan Aguilar.

El experto sostiene que "esto hay que tomarlo siempre con pinzas. Habrá cosas que sean contrastables, y otras, es lo que ha interpretado Bolton que ha sido, y cómo Bolton lo pone en un texto según él ha creído que ha sido, como ha sido. Es un poco complicado. Aquí lo que importa son los documentos oficiales y los hechos", zanja Aguilar.

En la mayoría del texto no cabía esperar otra cosa que no fuera una caída en lugares comunes: Rusia, Venezuela, China, Corea del Norte… o lo que es lo mismo, los mandatarios Vladímir Putin, Nicolás Maduro, Xi Jinping o Kim Jong-un, y por supuesto, el propio Trump.

De Trump, dijo lindezas tales como que es un adicto al caos, que ofrece favores a dictadores, o que no tiene una estrategia a largo plazo para las relaciones con Rusia y China. Asimismo, afirmó que Putin puede manejarlo como si fuese un violín; que le pidió ayuda a China para ganar las elecciones de este año; que cedió ante Kim Jong-un sin consultárselo a nadie; o que considera a Maduro un hombre más duro y fuerte que Guaidó.

Al respecto, Aguilar manifiesta que a lo primero que llamaría es a una reflexión acerca de quién es el autor "¿Quién es John Bolton? Porque los que somos críticos con Donald Trump y hemos afirmado desde el principio que este hombre convertía a la Casa Blanca en un manicomio, nos puede hacer mucha gracia empezar a leer cosas de las interioridades de lo que han sido estos tres años de su mandato hasta ahora. Pero también hay que ser rigurosos y honrados con uno mismo y decir, 'este señor [Bolton], aparte de ser desde la perspectiva de Trump un auténtico traidor, es un belicista neocon responsable de la acción criminal y genocida contra Irak', porque él era subsecretario de Defensa con [George W.] Bush".

"Es un halcón que está siempre dispuesto siempre a lanzar operaciones militares y así se lo ha exigido a Trump durante el período que estuvo trabajando para él", sentencia el experto sobre Bolton.

Paracaidista Trump

En otro pasaje del libro, Bolton afirma que "Trump no tenía la competencia necesaria para ser presidente, y el pueblo estadounidense debe saberlo".

"Fíjate si es ignorante e incompetente Trump, que eligió como asesor de Seguridad Nacional a John Bolton", ironiza al respecto Aguilar. Añade que en democracia no hay que olvidar que es el pueblo el que elige. "¿Por qué lo eligieron? Eso es lo que tendrán que responderse los analistas, los sociólogos, y el propio pueblo estadounidense. […] ¿Qué tenía Trump que era bastante mejor que todos los demás?".

De acuerdo al también periodista, el hecho de "que ahora mismo, personajes como George W. Bush, Colin Powell, James [Perro Rabioso] Mattis o John Bolton, que son lo más granado del halconismo militarista norteamericano, se pongan en contra de Trump, pues si tenemos la cabeza fría diríamos que esto habla muy bien de Trump. […] Las críticas vienen de unos personajes tienen las manos manchadas de sangre".

"Lo más importante es encajar en el contexto en el que este libro aparece. Venimos del fracaso del Russiagate, del fracaso del impeachment, y entonces a pocos meses de las elecciones se planifica lo que podríamos denominar un golpe blando contra Trump. El acelerador es la pandemia, […] y el disparador ha sido la muerte de John Floyd. […] Todo esto crea una imagen de caos, de desgobierno", concluye Juan Aguilar.

Elite TikTok: así fue el sabotaje contra Donald Trump en plena campaña

Una nueva tendencia en la red social TikTok fue utilizada por miles de usuarios para sabotear de manera colectiva al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y arruinar uno de sus actos de campaña de cara a las elecciones nacionales de 2020.

El ansiado acto de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la ciudad de Tulsa, estado céntrico de Oklahoma, fue un inesperado fracaso de cara a las elecciones presidenciales a celebrarse el 3 de noviembre.

Realizado en el Bank of Oklahoma Center (BOK), con una capacidad de 19.000 espectadores, asistieron al evento poco más de 6.000 personas, a pesar de que el equipo de campaña había afirmado que más de un millón de interesados se habían postulado online para tener su entrada gratuita.

El motivo sorprendería a cualquiera. La aplicación de posteo de vídeos de origen chino TikTok ha alcanzado una fuerte popularidad en el país desde su lanzamiento en 2018, y dentro de ella crece cada vez más una corriente conocida como Elite TikTok.

Qué es Elite TikTok

Como la información que aparece a los usuarios se modifica a partir de algoritmos que codifican los intereses de cada consumidor, no es extraño que se generen tendencias a partir de gustos e intereses. Por ello, se le llama Elite o Alt a aquella área de la red social que reúne a personas con intereses en política y derechos humanos, particularmente vinculada a contenidos LGBTTIQ, lo que hace que muchos le llamen "el TikTok gay".

A partir del anuncio de que las inscripciones al evento eran gratuitas, cientos de miles de usuarios comenzaron a difundir y sugerir la idea de inscribirse con datos ficticios para ocupar los lugares disponibles y sabotear el acto. Así lo hicieron y, sorprendentemente, funcionó.

"Sería una pena que la gente supiera que los tickets al acto de Trump en Tulsa son gratuitos. Y también sería triste saber que la única información real que tienes que brindar para asistir es el código postal, que es 74103", ironizaba uno de los tantos usuarios de TikTok que a través de la plataforma convocaron a participar de la treta.

​"Definitivamente sería una vergüenza saber que creando una cuenta de Google Voice puedes obtener un número de teléfono nuevo para no tener que usar tu verdadero número en la inscripción y que puedes acompañarlo con una cuenta de gmail vieja que ya no utilices. ¿No sería, acaso, una pena que Trump se presentara a un acto completamente vacío?", ilustraba el joven, cuyo video tuvo más de 200.000 likes y fue compartido casi 18.000 veces.

Entrevista de The Federalist a Trump: "El complejo militar-industrial es increíblemente poderoso. Ni te imaginas..."

Sean Davis y Mollie Hemingway

El presidente Donald Trump calificó de "terrible" al exsecretario de Defensa James Mattis, criticó el poder del "complejo militar-industrial" y defendió su decisión de reducir la presencia militar estadounidense en Siria tras la exitosa destrucción del Estado islámico por “parte” de los Estados Unidos.

Los comentarios de Trump sobre Mattis se produjeron antes de que Mattis publicara una declaración en la que atacaba a Trump y afirmaba falsamente que los militares nunca habían sido utilizados para apoyar a las fuerzas del orden en la respuesta a disturbios violentos. Trump dijo que la oposición por parte de figuras del establishment como Mattis no fue impulsada por desacuerdos tácticos sino por visiones del mundo completamente diferentes.

El presidente criticó el fracaso de Mattis en lograr la victoria en Afganistán y retirar las tropas de allí después de luchar desde 2001. "Mira, hemos estado allí por 19 años - Mattis fue terrible, sabes, no fue muy bueno", dijo Trump a The Federalist durante una entrevista en la Oficina Oval a finales de mayo.

Trump también criticó la demanda de Mattis de una presencia militar estadounidense permanente en la frontera de Siria y Turquía, y señaló que las terribles predicciones de una matanza de kurdos tras la retirada de las tropas estadounidenses nunca se materializaron. Después de que anunciara su plan de retirar las tropas estadounidenses de la región, los medios de comunicación atacaron con saña a Trump, afirmando que su plan daría lugar al genocidio inmediato del pueblo kurdo una vez que se retiraran las fuerzas militares estadounidenses.

"¿Recuerdas la forma en que la prensa me atacó? La prensa me atacó", sobre la decisión de retirar las tropas de la frontera Turquía-Siria, dijo Trump. "Adivina qué, no pasó nada. No hablan de ello. No me dan ningún crédito por ello".

La política exterior de EE.UU. en el Medio Oriente fue un motivo clave de la fricción entre Trump y Mattis durante la permanencia de Mattis en el Pentágono, y según se informa llevó a la abrupta salida de Mattis de su puesto.

Trump y el condecorado exgeneral de la Marina, que fue despedido por el expresidente Barack Obama, se enfrentaron repetidamente sobre si los Estados Unidos tenían la responsabilidad de servir como presencia policial permanente moderando las disputas sectarias en Iraq, Afganistán, Siria y Turquía.

"Han estado vigilando la frontera durante 2.000 años. ¿Por qué deberíamos tener a nuestra gente vigilando la frontera entre Turquía y Siria?" preguntó Trump. "Nos importa una mierda lo que pase. Depende de ellos."

Durante la entrevista, Trump dijo que gran parte del odio del establishment a su presidencia se debía a su política exterior y a su deseo de desplegar sólo hombres y mujeres del ejército estadounidense en misiones directamente relacionadas con los intereses de la seguridad nacional estadounidense.

"El complejo militar-industrial es increíblemente poderoso", dijo Trump, utilizando la frase acuñada por el expresidente Dwight D. Eisenhower para describir a las personas e instituciones que dependen de los billones de dólares que el Departamento de Defensa gasta cada década para mantenerse a flote. "Ni te imaginas. Algunos son legítimos y otros no", dijo.

"En los consejos de gobierno, debemos protegernos contra la adquisición de influencia injustificada, ya sea buscada o no, por el complejo militar-industrial", dijo Eisenhower, que comandó a las tropas estadounidenses el Día D en la Segunda Guerra Mundial, durante su discurso de despedida en 1961. "El potencial para el desastroso ascenso de un poder equivocado existe y persistirá".

 

Después de la declaración de Mattis, otros generales retirados como John Kelly y Colin Powell se unieron a los ataques a Trump. Powell fue a la televisión para anunciar que apoyaría la candidatura de Joe Biden a la presidencia. Según sus propias declaraciones públicas, no ha votado por un candidato republicano a la presidencia desde 2004 a más tardar, poco después de que dijera falsamente a las Naciones Unidas que el expresidente iraquí Saddam Hussein tenía un alijo de armas de destrucción masiva y que los Estados Unidos debían iniciar una guerra para eliminarlo.
Aunque casi 41.000 soldados estadounidenses murieron o resultaron heridos en la guerra preventiva en el Iraq que la presentación de Powell ante las Naciones Unidas ayudó a lanzar, nunca se encontraron las armas de destrucción masiva denunciadas por Powell.

 

Las falsas garantías de la comunidad de inteligencia de EE.UU. de que las armas de destrucción masiva existían y necesitaban una guerra preventiva para derrocar al régimen de Hussein siguen siendo uno de los mayores fracasos de Inteligencia en la historia de EE.UU.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19