Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Varios oficiales de la Policía de Armenia expresaron su apoyo a la solicitud de renuncia del primer ministro y del Gobierno del país, formulada este jueves por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas armenias y secundada por la oposición.

"Instamos a los agentes de la Policía a no obedecer las órdenes ilegales de Nikol Pashinián y no usar la fuerza contra el pueblo", reza un comunicado, firmado por 30 generales, coroneles y tenientes coroneles y citado por medios locales. "Instamos al público a no responder a las provocaciones y abstenerse de todos los pasos, dirigidos al mantenimiento del poder. La única solución en la situación generada en el país es la renuncia de las autoridades, instamos a las autoridades actuales a salir pacíficamente, sin perturbaciones, absteniéndose de la desestabilización de la situación en el país", destacaron.

Por su parte, Pashinián calificó la exigencia del Estado Mayor de "un intento de golpe militar". Tras la solicitud, dos manifestaciones se realizaron en el centro de Ereván en apoyo y en contra del primer ministro armenio.

El primer ministro armenio denuncia un intento de golpe de Estado militar en el país

EREVÁN (Sputnik) — El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, denunció un intento de golpe militar luego de que el Estado Mayor armenio exigiera su dimisión.

"Califico la declaración del Estado Mayor como un intento de golpe militar. Convoco a todos nuestros seguidores a la Plaza de la República ahora mismo. Pronto me dirigiré a la nación en una transmisión en vivo", escribió Pashinián en Facebook.

Este mismo 25 de febrero Pashinián declaró que intervendrá con un discurso a las 13:00 horas GMT.

"Hablaré en la Plaza de la República a las 16:00 de la tarde. Antes de eso vamos a congregarnos en la plaza. La Policía y las fuerzas del orden velarán por la seguridad del mitin", afirmó.

Asimismo, Pashinián despidió al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas del país, coronel general Onik Gasparián, después de que el organismo exigiera su dimisión.

"Estamos en una situación difícil, ayer y hoy [24 y 25 de febrero] tomé la decisión de destituir al primer subjefe del Estado Mayor [Tigrán Jachatrián] y al jefe del Estado Mayor", dijo Pashinián en una transmisión en vivo en Facebook.

Además, Pashinián, al reunirse con sus partidarios en la Plaza de la República en el centro de Ereván, calificó de tensa la situación que vive el país después de que la cúpula militar exigiera su renuncia.

"La situación es tensa, siempre hay peligro de enfrentamientos", dijo Pashinián.

Sin embargo, Pashinián señaló que la situación en el país está controlada y que no hay "enemigos dentro de Armenia" sino que existen problemas que deben ser solucionados.

En este contexto el primer ministro añadió que el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas tomó una decisión emocional al exigir su renuncia.

El primer ministro, además, refutó los rumores de que junto con su familia planea huir de Armenia y subrayó que no lo hará "bajo ninguna circunstancia".

Pashinián añadió que el pueblo armenio no permitirá que en el país se produzca un golpe militar.

"Ordeno a todos los militares que hagan su trabajo y protejan las fronteras de Armenia. El pueblo no permitirá un golpe de Estado en Armenia. Estoy seguro de ello", dijo Pashinián.

El primer ministro declaró que "el Ejército no puede participar en los procesos políticos, el Ejército debe obedecer al pueblo y a las autoridades elegidas por el pueblo".

"Solo el pueblo puede decidir mi dimisión", dijo.

Según el primer ministro, él propuso a la oposición barajar la posibilidad de celebrar elecciones parlamentarias anticipadas, pero la oposición se aprovechó de la situación en torno a su posible dimisión para radicalizar los desacuerdos.

"Solo el pueblo puede resolver estos problemas. Que el pueblo exija, que el pueblo me condene, que me fusilen en la plaza", resaltó.

Por su parte, el partido opositor Armenia Próspera instó a Pashinián a renunciar a su cargo para evitar una guerra civil.

"Llamamos a Nikol Pashinián a abstenerse de una guerra civil, que no derrame sangre armenia dentro del país y no siembre la hostilidad entre los armenios, Nikol Pashinián tiene la última oportunidad para irse tranquilamente por la vía política", dijo el partido en su declaración.

También calificó de "crucial" la declaración de las Fuerzas Armadas y el Estado Mayor de Armenia de estar al lado del pueblo y el Estado.

Poco después, el expresidente de Armenia Robert Kocharián, afirmó que los ciudadanos armenios deben apoyar a los militares que exigen la dimisión del primer ministro.

El expresidente llamó en su canal en Telegram a los ciudadanos a "ser dueños de nuestro Estado, estar al lado de las Fuerzas Armadas y el Ejército armenio en ese momento crítico".

"Las autoridades que perdieron una guerra y cedieron tierras, deben irse y esa será la garantía necesaria para nuestro renacimiento nacional", dijo Kocharián.

A su vez, la agencia Sputnik Armenia comunicó que el grupo parlamentario del partido gobernante armenio Mi Paso expresó su apoyo a Pashinián, y calificó los llamamientos a destituirlo como una amenaza para la seguridad nacional.

Los parlamentarios de Mi Paso tacharon de inadmisible ese llamamiento lanzado por unos militares y declararon que "es un paso anticonstitucional dado para apoderarse del poder del pueblo y socavar el Estado en una frágil situación postbélica, en la que existe una amenaza exterior para su seguridad".

"Los que están llamados a garantizar la seguridad del país se portan de un modo irresponsable. El grupo parlamentario Mi Paso se siente unido y preparado para apuntalar la estabilidad del país y el poder del pueblo y expresa su apoyo al primer ministro", declararon los diputados e instaron a los ciudadanos a salir a la Plaza de la República "para realizar de modo pacífico y no violento su derecho constitucional".

Medidas para disminuir la tensión

El presidente de Armenia, Armén Sarkisián, aseguró que está tomando medidas para bajar la tensión en el país frente a la crisis de Gobierno por los llamados a la dimisión del primer ministro.

"Estoy tomando medidas con urgencia para disminuir la tensión y buscar una solución pacífica a la situación", indicó el mandatario en un comunicado.

Este 25 de febrero los detractores y los seguidores de Pashinián que se congregaron en la capital armenia, protagonizaron fuertes choques esporádicos callejeros.

Sarkisián, con funciones esencialmente representativas, llamó a la población a no ceder a las provocaciones.

"Nuestro pueblo no puede permitirse la división, tiene que rechazar cualquier intento de desestabilizar el Estado", remarcó, tras pedir a las instituciones públicas, las estructuras policiales y militares, fuerzas políticas y a todos los ciudadanos mostrar moderación y prudencia.

Reacción de Rusia

A su vez, el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, declaró que el Kremlin llama a los armenios a la calma.

Rusia, indicó, "sigue con preocupación la situación en Armenia".

"Por supuesto, llamamos a todos a la calma, suponemos que la situación debe mantenerse en el marco constitucional", dijo Peskov.

A la vez subrayó que la crisis política en Armenia "es un asunto interno" del país.

El portavoz del Kremlin dijo que Moscú y Ereván todavía no han tenido contactos sobre la situación pero pueden organizarlos de manera operativa.

También destacó la importancia de Armenia para Rusia en la cooperación en la Unión Económica Euroasiática, la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva y la Comunidad de los Estados Independientes de las que ambos países forman parte.

"Es una línea de colaboración importante, claro que ahora queda pendiente la tarea muy importante de seguir ejecutando las cláusulas del documento trilateral para solucionar el conflicto en Nagorno Karabaj firmado hace unos meses", agregó Peskov.

Hace unos días, Pashinián dijo en una entrevista que los misiles de sistemas Iskander "no detonaron del todo o lo hicieron al 10%" durante la reciente escalada del conflicto en Nagorno Karabaj.

"Lo dejamos sin comentarios, los equipos rusos han mostrado su eficacia en varias partes del mundo", dijo Peskov al respecto.

Por su parte, la Cancillería rusa informó que el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una conversación telefónica con su par armenio, Ara Aivazián, confió en que la crisis política en la república se resuelva por la vía pacífica.

"Rusia subrayó que ve la situación como un asunto interno de Armenia, esperamos una solución pacífica", comunicó el organismo diplomático.

A su vez, Aivazián puso al tanto a Lavrov de lo que está ocurriendo en Armenia.

Mediación karabají

Por su parte, el presidente de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj, Araik Arutiunián, se ofreció para mediar en la resolución de la crisis política en Armenia.

"Recomiendo a todas las partes actuar con sentido común y sangre fría; de lo contrario, nuestra derrota va a ser todavía más profunda y fatal. ¡Basta ya! Con la cantidad de sangre que se ha derramado, es hora de paliar la crisis y emprender el camino de la consolidación y el desarrollo a largo plazo", exhortó Arutiunián, quien se encuentra actualmente en Ereván.

Comentarios de Turquía

Turquía condena enérgicamente la intentona golpista en Armenia, declaró el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

"Dondequiera en el mundo que se produzca un golpe, lo condenamos. También condenamos enérgicamente esa intentona" en Armenia, dijo Cavusoglu en una transmisión en vivo en su cuenta de Twitter.

El ministro añadió que "es normal" criticar o exigir la dimisión del gobierno, sin embargo "es inaceptable" no solo el derrocamiento del Gobierno, sino también el llamado del Ejército a que el jefe del Gobierno abandone su cargo.

Este 25 de febrero el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Armenia exigió la dimisión del primer ministro en protesta por la destitución del primer subjefe del Estado Mayor armenio Tigrán Jachatrián "por motivos miopes e irrazonables y sin tener en cuenta los intereses nacionales".

El 24 de febrero, el presidente armenio Armen Sarkisián, por sugerencia del primer ministro, apartó a Jachatrián, quien, según medios, se mofó de las palabras de Pashinián sobre los sistemas de misiles Iskander que "no llegaron a estallar" en el reciente conflicto con Azerbaiyán.

Análisis: Fuerzas desiguales: ¿estaba Armenia destinada a perder la guerra contra Azerbaiyán?

Denis Lukyanov

En la reciente guerra por Nagorno Karabaj, Armenia fue derrotada porque las fuerzas de Azerbaiyán y las suyas propias eran muy desiguales. Bakú tenía más soldados, más armamento y una logística organizada. Sputnik publica la tercera parte de la entrevista con el periodista argentino Leo Moumdjian. ¿Por qué Ereván perdió la guerra?

Armenia es un país pequeño. Tiene tres millones de habitantes, y en Nagorno Karabaj vivían solo 150.000 armenios. Azerbaiyán, sin embargo, tiene 9 millones de habitantes, y en Turquía, que apoyó activamente a Bakú, viven unos 80 millones de personas.

"Turquía es una potencia regional. No debemos olvidar eso. Turquía puede asistir a Azerbaiyán con armamento, militares y tecnología. Además, tenían el tiempo a su favor. Armenia no lo tenía: tiene recursos limitados. Armenia tampoco pudo entrar en un conflicto abierto".

Moumdjian admite que en ningún momento creía que Armenia pudiese ganar la guerra. El bando opuesto a Armenia tenía más tecnología y más fuerzas a su disposición. El poderío de Turquía es indudable, destaca. Y el país otomano recurre también a su poder blando en otras partes del planeta. Incluso en Argentina tiene intereses económicos.

Para el entrevistado, Turquía es un país que piensa en sus movimientos de manera estratégica. Armenia, dice, no, ya que carece de un poderío económico capaz de proyectar su poder blando en terceros países.

Hoy Armenia tiene que elegir entre dos opciones, cree el argentino. Seguir discutiendo sobre el genocidio armenio u optar por sentarse en la mesa a negociar con el presidente turco. Por ahora, el Estado armenio carece de organización, algo que se refleja en el estado de su Ejército, sostiene.

Los ejemplos más patentes de la desorganización en el Ejército armenio se perciben en los problemas que sufrió su logística durante la guerra. El suministro de armas y de alimentos al frente se encontró con muchas trabas y obstáculos. Para prueba, que el mando militar enviase soldados a las trincheras y que estos no fuesen capaces de comunicarse con otras unidades.

Moumdjian pone también en duda la labor de los servicios de inteligencia de las fuerzas armenias. Sostiene que carecían de la capacidad necesaria para obtener información secreta del enemigo.

Los armenios, un obstáculo en el sueño panturquista

La revolución de 2018 trajo a Nikol Pashinián al centro de la escena política de Armenia. El nuevo primer ministro contó con el apoyo de la población del país, y dio un giro a la situación interna de Armenia. Y sin embargo, ahora es visto como el principal culpable de que su país haya perdido la guerra. Muchos exigen su renuncia.

A pesar de aquellos contrarios a Pashinián, el primer ministro goza de un apoyo sólido entre la población. "Es una situación bastante rara", apunta el argentino.

Con o sin Pashinián, los armenios ahora tienen que elegir el lugar que ocupará el país en el mundo y redibujar las relaciones con su principal vecino, Turquía. En este sentido, es de esperar que Armenia pronto haga frente al concepto del panturquismo, es decir, a la idea de la unidad de todos los pueblos túrquicos, cuyos territorios alcanzan China y la India, pone de relieve.

Según Moumdjian, Armenia es "un obstáculo natural" que impide a Ankara tener un vínculo directo con el resto del mundo túrquico. Motivo por el que actualmente se baraje la posibilidad de construir un paso entre Azerbaiyán y Turquía a través del territorio armenio. Así lo estipulan las cláusulas del acuerdo que firmaron ambos países en noviembre de 2020 y que puso fin al conflicto de 2020.

Tal y como explica Moumdjian, Armenia se está erigiendo como un Estado independiente desde 1991. Durante su época como república de la Unión Soviética, Ereván estuvo convencido de que no sería atacado por nadie. Algo que cambió cuando el país comunista empezó a desmoronarse.

Los armenios sí ganaron en la guerra que se libró entre 1988 y 1994 contra los azeríes, pero el precio que pagaron en la de 2020 es casi idéntico al del conflicto de finales del siglo XX. Hay dos diferencias principales, esgrime. La primera, que la reciente contienda duró solo 45 días, y, la segunda, que esta vez los armenios sufrieron una derrota.

La intensidad de los combates determinó el triste desenlace para Armenia.

Esta guerra también destacó por la gran cantidad de armamento que fue usado: drones, aviones, artillería... Y son muchas las razones que hay que analizar para entender por qué Armenia salió malparada en 2020. Aunque, en cualquier caso, prosigue, la poca preparación de los armenios abocó a su país a la derrota desde el principio.

Armenia, en una posición débil

El argentino es partidario de que Armenia se siente a negociar con Azerbaiyán y Turquía "para ver qué lugar ocupa Ereván en esa relación". Y es que, a día de hoy, esa relación es bastante peligrosa. "Dos amigos y su enemigo", resume. Las dos naciones hermanadas, Turquía y Azerbaiyán, poseen un considerable poderío económico al cual los conflictos armados parecen no haber afectado.

Sin embargo, la república autoproclamada de Artsaj —como también es llamado Nagorno Karabaj— ha pasado por tres guerras en tres décadas: una entre 1988 y 1994, la de 2016 y la más reciente, de 2020. Para Armenia, protectora de Artsaj, es muy difícil desarrollarse como país porque destina una gran parte de su presupuesto a la compra de armamento, enfatizó Moumdjian.

Tal como recuerda Moumdjian, el Estado armenio posee recursos naturales limitados, si bien sí se abastece de la energía casi por completo gracias a su central atómica. Si Turquía ve que Armenia opta por el desarrollo y que se arma demasiado rápido, a Erdogan "no le costará mucho lanzar una campaña militar contra Ereván para que el Estado armenio quede atrasado unos 15 años", asegura.

La reducida población de Armenia juega en contra de los intereses del país. Y es que casi cada década Ereván envía a sus jóvenes a la guerra, a pesar de sus tres millones de habitantes. Si el país envía al frente a jóvenes que ni siquiera se han graduado de la universidad, se verá privado de su principal fuerza motriz e incapaz de crecer económicamente.

"Vi placas en los cementerios donde están enterrados los fallecidos en la guerra de 2020 y había gente nacida entre 1999 y 2002", recuerda.

Sostiene que se debe prestar más atención a la región, y agrega que Rusia ha de tener una estrategia para ella.

¿Es posible una revancha a largo plazo?

Si bien podríamos ver a uno de los beligerantes en Nagorno Karabaj buscar la revancha, el papel de Rusia como mediadora es una garantía. Para los dos bandos será difícil llevar a la práctica sus planes, explica. Y es que a día de hoy la seguridad de Artsaj está en manos de Moscú. No está claro, dice Moumdjian, si se pondrá del lado de los armenios, pero algo sí es seguro: que las fuerzas rusas están en Armenia y en Artsaj, advierte.

Por otra parte, el futuro de Nagorno Karabaj como entidad administrativa, recuerda el argentino, no se abordó ni, de hecho, se menciona en los acuerdos firmados por Armenia y Azerbaiyán.

Por ahora lo que sí es cierto es que un ataque contra Azerbaiyán no está entre los planes de Armenia. Para invadir, explica, es necesario poseer una fuerza tres veces mayor que la del bando contrario. Y Armenia nunca tendrá un Ejército tan numeroso. Atacar a Azerbaiyán en Karabaj se convierte, por tanto, en misión imposible para los armenios.

Bakú tampoco podrá atacar sin el apoyo de Turquía. Su capacidad para atacar dependerá completamente de los planes de Ankara, concluye.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES