Portada - Últimas noticias

El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) ha obtenido más del 25% de los votos en las elecciones al Parlamento Federal o Bundestag, celebradas el domingo, luego de que finalizara el escrutinio en todas las 299 circunscripciones.

El bloque de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) y su 'hermana', la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), cuyo candidato a canciller es Armin Laschet, logró el 18,9% y 5,2% de los votos respectivamente, mientras el tercer lugar lo ocupó la Alianza 90/Los Verdes, liderada por Annalena Baerbock, con el 14,8%.

Detrás en el conteo se ubican el Partido Democrático Libre (FDP) y Alternativa para Alemania (AfD), que ha ganado en muchas circunscripciones de la Alemania Oriental, cerrando la lista La Izquierda, que no obtendría el 5% necesario, pero podría entrar en el Parlamento.

"Eso es un gran éxito"

Previamente, tras el anuncio de los resultados a pie de urna, el secretario general de los socialdemócratas, Lars Klingbeil, dijo que tras la votación su partido "tiene el mandato para gobernar" e indicó que quiere postular como canciller al actual vicecanciller, Olaf Scholz.

Poco después, Scholz apareció en un evento de su partido en el que agradeció a los votantes y expresó su satisfacción por los resultados. "Eso es un gran éxito", señaló el político. "El hecho de que las primeras proyecciones sean tan positivas es un mandato para implementar aquello por lo que hizo campaña el SPD", agregó.

Significado de las elecciones

Los comicios de este año ponen fin a los 16 años de Angela Merkel al frente de la mayor economía de Europa.

El сanciller federal no lo elige directamente el pueblo, sino el Bundestag a propuesta del presidente del país: el candidato del partido que ha obtenido la mayoría absoluta de los diputados (más del 50 %) se convierte en el jefe del Gobierno.

¿Cómo se eligen los diputados y cómo se distribuyen los escaños?

La mitad de los diputados del Bundestag son elegidos directamente en las 299 circunscripciones de Alemania, y la otra mitad a través de las listas de los partidos en los 16 estados federados del país. Por lo tanto, cada votante emite dos votos: el primero permite elegir a los representantes locales en el Parlamento, es decir, decide qué candidatos se envían al órgano legislativo desde las circunscripciones, mientras que con el segundo se elige una lista de partido. Y es este segundo voto el que determina la fuerza relativa de los partidos representados en el Bundestag. Al menos 598 diputados son elegidos de esta manera.

Estos 598 escaños se asignan entre los partidos que han obtenido más del 5 % de los segundos votos (a la lista de partido) o al menos tres escaños en la circunscripción. A cada uno de estos partidos se le asignan escaños en el Bundestag en proporción al número de votos que ha obtenido.

En las elecciones federales de Alemania de 2021 participaron 47 partidos: 40 de ellos con listas estatales, mientras que los miembros de otros siete se presentaron como candidatos de las circunscripciones.

Análisis: El lío que deja Merkel podría eventualmente conducir al colapso de la UE. Ahora bien, ese sería un legado del que estar orgulloso

Paul A. Nuttall*

¿Qué legado deja Merkel a la Unión Europea? Es uno de resentimiento, vallas fronterizas, partidos anti-UE en aumento, una división cultural entre el este y el oeste, y quién sabe cuántos aspirantes a yihadistas hay en nuestras calles.

Una cosa es segura, Alemania tendrá un nuevo canciller la semana que viene. Esto es importante, no solo para Alemania, sino también para Europa y, de hecho, para el mundo.

El canciller alemán no solo es el político de más alto rango en Alemania, el presidente es en gran medida ceremonial, sino que también tiene el título de ser el político más poderoso de la Unión Europea.

De hecho, cuando se trata de política europea, lo que quiere el canciller alemán, casi siempre lo consigue. Siempre ha sido así.

Esto significa que la canciller alemana tiene la capacidad de enmarcar la política europea, y lo que decidan o hagan tiene un efecto en cadena para todos los demás.

Entonces, cuando Angela Merkel se adentre en el ocaso político de la próxima semana, ¿qué legado dejará para la Unión Europea?

Ahora, antes de revelar mi propia opinión, permítanme decir que cuando un político ha estado en la cima durante mucho tiempo, y en el caso de Merkel, ha sido canciller desde 2005, habrá aspectos buenos y malos. Después de todo, nadie es perfecto y los políticos cometen errores.

Sin embargo, mi problema con Merkel es que lo bueno es superado con creces por lo malo; y vaya, ha tomado algunas decisiones catastróficas con las que el continente se verá obligado a vivir para siempre.

Su error más grande y duradero lo cometió en 2015 cuando alentó a las hordas de migrantes a viajar desde África y Oriente Medio a Europa. En ese momento, anunció "Podemos hacer esto", que básicamente equivalía a una invitación a una cantidad gigantesca de refugiados y migrantes económicos para tratar de llegar a Europa con la esperanza de una vida mejor.

El resultado inmediato fue que más migrantes decidieron hacer su camino desde el norte de África hasta las costas europeas, y para lograrlo, tuvieron que cruzar el mar Mediterráneo. Esto causó estragos en Grecia, Italia y otros países mediterráneos que sufrieron la peor parte de esta ola bíblica de migrantes.

Luego estaba la salud de los propios migrantes. Entre 2015 y 2017, más de 12.000 migrantes perdieron la vida al intentar cruzar el Mediterráneo.

Ahora bien, ¿realmente cree que este habría sido el caso si Merkel hubiera dejado en claro que Europa no estaba dispuesta a aceptar a todo el mundo? Creo que todos sabemos la respuesta.

Solo en 2015, 1,3 millones de migrantes intentaron solicitar asilo en Europa. Estoy seguro de que muchos de ellos eran auténticos refugiados, pero sugerir que todos lo fueron es francamente ilusorio.

Luego vino el problema de dónde colocar a estos recién llegados. Alemania se llevó la mayor parte, y así debería haberlo hecho, ya que fue su canciller quien invitó a todos en primer lugar. En 2015, unos 500.000 inmigrantes llegaron a Alemania y otros 750.000 al año siguiente.

Pero, francamente, no tengo ninguna simpatía por Alemania, ya que permitió a Merkel hacer estas declaraciones y luego pasó a reelegirla en 2017. Siento pena por los países que han sufrido por las declaraciones de Merkel. Y particularmente a aquellos que no tenían otra opción porque un gran número de migrantes estaban aterrizando en sus costas o cruzando sus tierras. Me refiero a Italia, Grecia, los estados balcánicos y países en el camino hacia el oeste, como Hungría.

No es de extrañar que los partidos políticos que son hostiles a la inmigración masiva estén prosperando en estos países hoy en día. Tomemos a Italia, por ejemplo, donde la Liga del Norte antiinmigración de Matteo Salvini encabeza las encuestas.

Y luego tenemos países como Hungría, que ahora tienen líderes decididos a no repetir los errores de Merkel. De hecho, están tan asustados por lo que sucedió en 2015-16 que a principios de esta semana los húngaros, checos, eslovenos y serbios se reunieron y celebraron una Cumbre Demográfica en Budapest, que fue, en efecto, un rechazo al merkelismo.

Además, en los últimos años, muchos de estos países han erigido muros en sus fronteras para garantizar que la crisis migratoria inspirada en Merkel nunca vuelva a suceder.

La valla fronteriza sur de Hungría tiene 325 millas (523 km) de largo y está custodiada por 4.500 oficiales. Los griegos también han erigido recientemente una valla a lo largo de su frontera con Turquía. Y ahora hay informes de que Serbia está construyendo una cerca de alambre de púas a lo largo de su frontera.

Y finalmente, tenemos el tema de la seguridad. Sabemos que los yihadistas utilizaron la crisis migratoria creada por las declaraciones de Merkel para "colarse" en Europa, como dijo el entonces primer ministro francés Manel Valls en 2015.

De hecho, el cabecilla del ataque terrorista en el Teatro Bataclan de París en noviembre de 2015 había explotado el caos para regresar a Europa, al igual que algunos de los terroristas islamistas nacidos en Bélgica que participaron en el ataque de Bruselas de 2016 .

Frau Merkel, ha causado estragos en los últimos 16 años y ha causado división entre los estados miembros de la UE. El norte y el sur de Europa están tan divididos por la economía como el este y el oeste por la cultura. Y el canciller alemán saliente ha intervenido en ambos.

En mi opinión, lo mejor que se puede extraer del legado de Merkel es que eventualmente podría conducir al colapso de la UE. Ahora, ese sería un legado del que estar orgulloso, ya sea que se pretendiera o no.

* historiador, autor y ex político. Fue miembro del Parlamento Europeo entre 2009 y 2019 y fue un destacado activista a favor del Brexit.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS