Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

China está avanzando en el desarrollo de su potencial espacial "al doble del ritmo" que EE.UU. y podría convertirse en el líder mundial en ese ámbito hacia el final de esta década, expresó este sábado el general David Thompson, jefe adjunto de operaciones espaciales de la Fuerza Espacial estadounidense, según cita el portal Defense One.

"El hecho de que, en esencia, en promedio [los chinos] están construyendo, desplegando y actualizando sus capacidades espaciales al doble del ritmo que nosotros, significa que muy pronto, si no comenzamos a acelerar nuestras capacidades de desarrollo y entrega, ellos nos superarán", manifestó el alto cargo militar durante un panel de discusión en el Foro Reagan de Defensa Nacional en California.

Y expresó que, para tal escenario, "el 2030 no es una estimación irrazonable".

Las palabras de Thompson fueron recibidas con aprobación por parte del congresista demócrata Jim Cooper, actual jefe del subcomité de fuerzas estratégicas del Comité de Servicios Armados.

"Demonios que sí", exclamó el legislador al ser preguntado sobre si Washington y Pekín se encuentran actualmente compitiendo en una carrera espacialrecoge la CNN.

Por otra parte, Cooper lamentó que la Fuerza Espacial estadounidense no esté avanzando a la par que el sector espacial privado del país, instando a esa rama de las FF.AA. a demostrar mucha más creatividad.

"Para ser realmente superiores, tenemos que ir más allá de la imaginación de Elon Musk, de la imaginación de Jeff Bezos, más allá de sus billeteras. El presupuesto [de la Fuerza Espacial] ahora mismo es de 17.000 millones de dólares, eso es mucho dinero, pero considerando cuán crucial es el espacio, ¿estamos haciendo lo suficiente?", cuestionó.

EEUU alerta: China busca erigir base naval y rearmarse en Atlántico

China trata de convencer a Guinea Ecuatorial que le permita construir una base militar frente a sus costas, un proyecto que le quita el sueño a EE.UU.

Informes clasificados de la Inteligencia estadounidense sugieren que China tiene la intención de tener presencia militar permanente en el océano Atlántico, mediante el establecimiento de una base militar en Guinea Ecuatorial, informó el domingo un grupo de funcionarios de EE.UU. al diario Wall Street Journal (WSJ).

Según dicho grupo, el presidente chino, Xi Jinping, intenta convencer a su par de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, que permita la expansión del puerto de la ciudad de Bata para convertirlo en una instalación militar.

WSJ enfatizó que la posibilidad de que los buques de guerra chinos puedan rearmarse frente a la costa oriental del país norteamericano, está haciendo sonar las alarmas en la Casa Blanca y el Departamento de Defensa (el Pentágono).

De hecho, el presidente estadounidense, Joe Biden, envió en octubre a su asesor adjunto de Seguridad Nacional, Jonathan Finer, a Guinea Ecuatorial para tratar de convencer al presidente de este país que rechazara la iniciativa de China.

Como parte de nuestra diplomacia para abordar los problemas de seguridad marítima, le hemos dejado claro a Guinea Ecuatorial que ciertos pasos potenciales incluidos los de la actividad [china] allí plantearían preocupaciones de seguridad nacional”, aseveró a WSJ uno de tales funcionarios.

Las autoridades estadounidenses alertaron previamente que el establecimiento de una base militar en aguas del Atlántico constituiría una pesadilla para Washington, en medio de las tensiones entre las dos naciones sobre varios temas como la isla de Taiwán y los orígenes del coronavirus, causante de la COVID-19.

La Armada del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China construyó en 2017 su primera base militar fuera de sus territorios en Yibuti, en el este de África.

Conforme al Mando África de Estados Unidos (Africom, por sus siglas en inglés), Pekín se ha propuesto establecer bases adicionales en el continente para vincular “sus inversiones en puertos comerciales en África oriental, occidental y meridional, con la participación de sus fuerzas militares a fin de promover sus intereses geoestratégicos”.

De hecho, EE.UU. ha hecho hincapié en que China se ha convertido en la fuerza económica exterior dominante en África, donde sus inversiones superan a las de Washington y sus aliados. “Están literalmente en todas partes del continente”, alertó en abril Stephen Townsend, un general del Ejército norteamericano, quien también avisó que “la más significativa amenaza” de China sería una “base naval de uso militar en la costa atlántica de África”.

La próxima ministra de Exteriores alemana empieza soliviantando a China

La designada como próxima ministra alemana de Exteriores, la verde Annalena Baerbock, ha causado su primer desencuentro diplomático antes incluso de jurar el cargo. En una entrevista con el diario berlinés TAZ, que se caracteriza por la agitación desde la extrema izquierda, se mostró el jueves partidaria de una diplomacia más firme frente a los regímenes autoritarios como el de China, evitando descartar un boicot de los próximos Juegos Olímpicos de invierno de febrero de 2022 en Pekín. «A la larga, un silencio elocuente no es una forma de diplomacia, aunque algunos lo hayan visto así en los últimos años», criticó sin citarlos tanto a la conservadora Angela Merkel como a su último ministro de Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas.

«Nosotros los europeos no deberíamos hacernos más pequeños de lo que somos, tenemos uno de los más grandes mercados domésticos del mundo, que China necesita», justificó. En el texto del acuerdo de coalición, socialdemócratas liberales y verdes mencionan las violaciones de derechos humanos en la provincia de Xinjiang, donde según organizaciones no gubernamentales China ha encerrado a más de un millón de uigures en campos de concentración y se declara a favor de pedir el retorno del principio de autonomía de Hong Kong. Baerbock, en la entrevista, puso sobre la mesa una posible prohibición de importación de productos de la región china de Xinjiang y no descartó un boicot a los Juegos Olímpicos

La respuesta china no se ha hecho esperar y la Embajada en Berlín publicó ayer un comunicado en el que lamenta que la futura ministra no vea las relaciones entre Alemania y China «de manera integral». «Lo que necesitamos son constructores de puentes en lugar de constructores de muros», escribió una portavoz, que en tono soliviantado lamentaba que «algunas personas, con miras a las relaciones chino-europeas y chino-alemanas, traigan cada vez más diferencias y diferencias a primer plano y hablen de competencia sistémica. «Espero que los políticos alemanes individuales miren a China y las relaciones entre China y Alemania de manera objetiva y holística, respeten activamente los intereses centrales y las principales preocupaciones de China, así como que dediquen más energía a promover la cooperación práctica entre las dos partes en varias áreas«, seguía el texto, que daba perfectamente a entender que la diplomacia china no permanecerá impasible mientras Baerbock inyecta sus soflamas a la diplomacia alemana. China está dispuesta a ampliar los intereses comunes con el nuevo gobierno federal «sobre la base del respeto mutuo, la igualdad y el beneficio mutuo», zanjaba.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES

RECOMENDAMOS