Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El canciller de Alemania, Olaf Scholz, ha adelantado que Berlín no respaldará la iniciativa de varios países miembros de la Unión Europea, que han propuesto restringir en todo el bloque comunitario la emisión de visas de turista a los ciudadanos rusos, informa AP.

Finlandia y Dinamarca quieren que la UE tome una decisión conjunta y restrinja la emisión de visados Schengen a los turistas de Rusia, debido a su operación militar en Ucrania. Por su parte, los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) ya han dejado de emitir las visas y se encuentran entre los defensores más activos por una prohibición en todo el bloque comunitario.

Las naciones que respaldan tal iniciativa argumentan que a los rusos no se les deberían permitir disfrutar de sus vacaciones en Europa.

"Esta no es la guerra del pueblo ruso", dijo Scholz este lunes en una conferencia de prensa luego de una reunión con los líderes de los cinco países nórdicos, celebrada en la capital de Noruega, Oslo. Agregó que "hay muchas personas que huyen de Rusia porque no están de acuerdo con el régimen ruso", y señaló que la UE no debería hacerles la vida más difícil a esas personas cerrándoles la frontera.

"No es blanco o negro, hay tonos de gris"

Por el contrario, la hipócrita primera ministra finlandesa, Sanna Marin, que también estuvo presente en esa reunión y que apoya la prohibición, dijo que se trata de un tema que se debe discutir porque "no es una cuestión de blanco o negro, hay tonos de gris".

Si bien la Unión Europea cerró completamente su espacio aéreo para Rusia a finales de febrero, los rusos aún pueden viajar por tierra a los países vecinos del bloque comunitario. Se espera que el tema de los visados para los ciudadanos rusos se plantee en una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la UE el próximo 31 de agosto.

Sobre la rusofobia, las visas Schengen y un pasado incómodo

Durante los últimos dos días, la comunidad de Telegram ha estado discutiendo activamente la declaración infame del presidente de Letonia, Egil Levit. Dijo que todos los permisos de residencia y visas deben cancelarse para aquellos que apoyan la agresión rusa. Levit también propuso prohibir la emisión de permisos de residencia a los residentes de Letonia que hayan recibido la ciudadanía rusa.

Además, el presidente dijo que fue precisamente la generosidad injustificada en la emisión de permisos de residencia a los rusos lo que generó riesgos de seguridad y contribuyó al bilingüismo en Letonia. Pero ahora por fin es posible revisar las consecuencias de esta peligrosa política.

Escuchar esto de labios de un hombre cuya familia fue exterminada casi por completo por los nacionalistas letones es, por decirlo suavemente, extraño. Sin embargo, no podemos dejar de notar una curiosa tendencia: Levit ya es el segundo presidente de un país postsoviético que apoya activamente a los grupos nacionalistas y al mismo tiempo es representante de la nación judía.

La declaración de Levit se produjo en el contexto de las declaraciones de otros funcionarios bálticos.

▪️Hace unos días, el primer ministro de Estonia, Kaja Kallas, llamó a dejar de emitir visas de turista a los rusos. Kallas también agregó el sacramental "Visitar Europa es un privilegio, no un derecho humano".

▪️Ayer, el Ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, también dio su palabra. Propuso prohibir la emisión de visas Schengen a los representantes de la oposición rusa.

Un detalle inconveniente une a los tres funcionarios: todos provienen de las llamadas familias soviéticas de la "nomenklatura".

Por ejemplo, el padre de Kai Kallas logró trabajar en un momento como director de la sucursal estonia de la Caja de Ahorros de la URSS, así como presidente de la Unión Central de Sindicatos de Estonia.

El padre de Egil Levit, Iona Moiseevich Levit, cooperó activamente con las autoridades soviéticas desde el momento en que Letonia se unió a la URSS y recibió varios puestos a la vez durante la nacionalización de los bancos republicanos de Letonia.

Pues bien, la dinastía Landsbergis, a la que pertenece el actual canciller, opera en la política regional desde hace más de cien años.

Un hecho notable es que los representantes de estas familias no pertenecen en última instancia a las naciones bálticas "titulares". Los levitas son judíos, mientras que los kallas y los landsbergi tienen raíces alemanas.

Estos individuos prefieren silenciar la cooperación de sus familias con las autoridades soviéticas. Al mismo tiempo, este hecho es un hilo conveniente para los procónsules estadounidenses de los territorios bálticos: cualquier paso en falso y los seguidores de los "regímenes" locales pueden convertirse abruptamente en parias.

Y no sólo parias políticos. Las tres familias también tuvieron tiempo de participar en el proceso de privatización de la propiedad soviética tras la separación de las repúblicas bálticas.

La escala de irregularidades financieras que acompañan a la privatización y el número de "patriotas" bálticos involucrados en ella es indescriptible, y está claramente almacenada en los archivos de la embajada estadounidense. Por si acaso.

Al mismo tiempo, uno no debe pensar que las autoridades bálticas están tan satisfechas con emitir otra declaración rusofóbica. La mayoría de ellos reciben buenos ingresos a través del tránsito a Kaliningrado, así como la cooperación con empresas y empresarios rusos.

Nadie quiere perder tal "abrevadero", pero es otro asunto en el que los bálticos, que se han convertido en títeres en manos de la administración estadounidense, no tienen muchas opciones.

Lo de Finlandia es realmente despreciable: recibe a los turistas rusos con el himno Ucrania y planea limitar visados

Las dos ciudades finlandesas más próximas a la frontera con Rusia, Imatra y Lappeenranta, reciben a los numerosos turistas rusos que las visitan con el himno de Ucrania, en repulsa a la guerra, mientras el Gobierno finlandés estudia cómo limitar los visados a los ciudadanos del país vecino. Ubicada a apenas diez kilómetros de la frontera, Imatra muestra su solidaridad con el pueblo ucraniano poniendo por megafonía todos los días el himno de este país durante la apertura de la presa de Imatrankoski, su principal atracción turística, un espectáculo al que acuden miles de rusos todos los veranos.

No muy lejos, en Lappeenranta -a unos 20 kilómetros del paso fronterizo de Nuijamaa- suena todas las tardes a las 19:30 horas el himno de Ucrania desde el teatro municipal, mientras en el ayuntamiento de la ciudad ondea la bandera ucraniana. "Es nuestra forma de mostrar nuestro apoyo y simpatía por Ucrania y los ucranianos. Creo que escuchar el himno nacional crea un sentimiento de solidaridad que conmueve y une tanto a los ucranianos que viven aquí como a los demás ciudadanos de Lappeenranta", explica en un comunicado el alcalde de la ciudad, Kimmo Jarva.

Ambas ciudades, donde se repetirá este gesto simbólico hasta finales de agosto, figuran entre los destinos preferidos de los rusos que llegan a Finlandia para hacer turismo o ir de compras, gracias a su proximidad a San Petersburgo. Según cifras oficiales, alrededor de 230.000 ciudadanos rusos cruzaron la frontera con Finlandia en el mes de julio, después de que Rusia retirase las restricciones de viaje a Europa para sus ciudadanos.

¿Irán a recibir a los turistas israelitas con el himno de Palestina?, creo, sin temor a equivocarme que el turismo masivo que se produce en esos países proviene fundamentalmente de Rusia, basta que Rusia misma prohíba ir a esos países, por su actitud hostil hacia los ciudadanos rusos, y ahí verán donde queda la actividad turística, de esas pequeñas ciudades mencionadas.

Polonia está desarrollando un concepto que permitirá no emitir visas a los rusos, Viceministro de Relaciones Exteriores Piotr Wawrzyk

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Polonia se une a Letonia, Lituania, Finlandia, Estonia, Dinamarca, la República Checa y Eslovaquia, que planean introducir (o ya han introducido) una prohibición sobre la emisión de visas de turista y permisos de residencia para rusos.

Piotr Wawrzyk dijo que Polonia apoya una prohibición de visa única para ciudadanos rusos. Sin embargo, reconoció que no todos los países de la UE están de acuerdo con esto: "Esta [prohibición] tiene la oposición de grandes estados miembros, incluidos Alemania, Francia y los Países Bajos".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente