Nadie duda a estas alturas de la película que el teléfono móvil es una prolongación del cuerpo humano. Se usa para hablar, escribir, escuchar música, ver películas, orientarse, pagar en establecimientos, hacerse fotos, escuchar la radio e incluso de linterna. Todo va bien mientras tengas batería, pero esta no es eterna y actualmente no existe un móvil que dure sin tenerlo que cargar como aquellos Nokia 3310.

¿Existen todavía personas que quedan en un punto a una hora y no necesitas actualizar información por WhatsApp para decir que llegan tarde o que quedan en otro lugar? Ahora probablemente parece impensable, algo de otra época, años locos en los que la gente se cardaba el pelo y escuchaba a los Poison.

Si te quedas sin batería, de golpe y porrazo retrocedes a los 80. Como Stranger Things solo que el Demogorgon es el vacío que te devora cuando te percatas de que debes sobrevivir sin música, vídeos de Facebook o WhatsApp hasta que llegues a casa o encuentres un puerto de carga público.

En lugares como restaurantes, transporte público o aeropuertos hay puertos de carga USB que parecen ser una máquina del tiempo que pueden devolverte al 2020 (aunque echando la vista atrás, no sé si apetece mucho).

CÓMO EVITAR QUE TE HACKEEN

Tan sólo necesitarás de un cable para devolver a la vida a ese trozo de plástico y vidrio pasmosamente caro que tienes entre las manos. Sonaría bien si no fuera por el juice jacking. Por muy nombre de bebida de moda vegana alta en proteínas que tenga, su significado es muy diferente.

Esta técnica consiste en modificar uno de estos puertos públicos para que instalen malware a los terminales que los utilicen. De esta forma, el ciberdelincuente graba todo lo que escribes o miras, e incluso puede llegar a descargar programas en tu dispositivo que permitan hasta el seguimiento. La misma finalidad fraudulenta que pueden tener los cables conectados a estos puertos, olvidados aparentemente por despiste, aunque colocados intencionalmente.

La técnica, acuñada en 2011 por el periodista experto en seguridad Brian Krebs, también permitiría copiar datos sensibles desde el terminal como contraseñas o información personal.

Esto es posible gracias al funcionamiento en sí de los puertos USB a través de los cuales, además de cargar un dispositivo, se puede transferir información. Es algo que probablemente hayas experimentado cuando conectas un dispositivo como el móvil, la Tablet o una cámara de fotos al ordenador.

El aparato se sigue cargando mientras puedes navegar por la información que contiene e incluso descargarla al PC. Pues esto mismo hace el ciberdelincuente, pero con tus datos.

BATERÍA EXTERNA

Una batería externa es el complemento perfecto que hará que puedas olvidarte de quedarte sin batería fuera de casa. Las hay de diversas capacidades, algunas que llegan para media carga, una carga completa e incluso varias cargas. Si también olvidaste cargar la batería externa, continúa leyendo.

SÓLO CARGAR, NADA DE TRANSFERIR

Parece evidente pero la primera recomendación sería no utilizar estos puertos. Si no hay alternativa y es eso o estar incomunicado, lo primero es prestar atención al mensaje que aparezca en la pantalla del teléfono móvil cuando lo enchufas al puerto público.

Cuando aparezca el mensaje de "Usar USB para" señala Solo carga, siempre. Nunca marques Transferir fotos o Transferir archivos. En Android suele venir activada por defecto, por si acaso compruébalo cuando enchufes el terminal.

Si en la pantalla aparece un menú que te pregunta si confías en el dispositivo, marca No. De hecho, esta sería la señal inequívoca de que en ese puerto está corrupto, que no es de fiar, vaya.

UN AS EN LA MANGA

En los lugares donde hay puertos de carga USB públicos, también suele haber enchufes, por lo que si llevas tu propio cable y cargador, a través del enchufe será imposible que te roben ningún dato.

Si tu terminal acepta carga inalámbrica, tranquilo, en principio si haces uso de una estación de carga inalámbrica tus datos estarán a salvo.

Por último, conscientes de que llevar una batería externa o el cargador es peso adicional y que si vas con las cosas en los bolsillos del pantalón, cargar con estos objetos es misión imposible, existe otra alternativa. Los preservativos USB.

Este picante nombre alude a un pequeño adaptador la mar de útil que bloquea la posibilidad de transferir datos, habilitando exclusivamente la carga, permitiendo sólo el paso de corriente a través de ellos.